Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 s 11 s 2007 ECONOMÍA 45 La CNMV francesa reconoce que no puede probar la concertación española en Eiffage Sacyr, favorito para ganar el contencioso ante la insuficiencia de pruebas, podría además acudir a los tribunales comunitarios A. LASO D LOM M. LARRAÑAGA MADRID. Las alegaciones de Sacyr en el trámite judicial que se sigue por la decisión de la AMF (homóloga francesa de la CNMV) de denegar la opa planteada sobre la francesa Eiffage se basarán en que la autoridad bursátil francesa tomó su decisión basándose en la existencia de una concertación entre accionistas españoles de Eiffage que no sólo no ha probado, sino que documentos de la propia AMF consideran no probada. Fuentes cercanas al caso subrayan la existencia de una nota de la dirección de asuntos jurídicos al consejo de la AMF (reproducida junto a esta información) en la que se reconoce literalmente la incapacidad de la AMF, en el estado actual de expediente, para probar directamente que haya habido un acuerdo entre Sacyr y los otros accionistas... En esta nota, párrafos antes, el gabinete jurídico de la AMF recuerda a los consejeros de la institución que la acción de concertación procede de la reunión de dos elementos principales y tanto uno como otro deben ser probados: un acuerdo entre los accionistas encausados y que éste persiga una finalidad concreta consistente en la puesta en marcha de una política común frente a la sociedad Y posteriormente vuelve a abundar en este concepto al recordar a los consejeros de la AMF que aparte de presunciones legales, el acuerdo no se presume y debe ser probado, tal y como el Tribunal de Apelaciones de París ha hecho recordar recientemente Las mismas fuentes consultadas por ABC subrayan que la estrategia judicial de Sacyr debe ir orientada en este sentido y recuerdan que el contencioso ante el Tribunal de Apelaciones de París fue abierto por la propia Sacyr contra la decisión de la AMF de no permitirle lanzar una opa sobre Eiffage por suponer la existencia de un acuerdo de concertación con otros socios españoles de la francesa, extremo este que la propia AMF estima no tener probado. Estas fuentes insisten en que, si se produjera un fallo contrario a Sacyr en el Tribunal de Apelaciones de París en estas condiciones, la sentencia sería de inmediato recurrible ante instancias comunitarias. Hay al menos dos motivos para ello. De una parte, la opa que Sacyr presenta es trasnacional, por lo que encaja en el ámbito de decisión comunitario. De otra, un fallo contrario a Sacyr sin probar la concertación sería recurrible per se Además, indican que para salvar la falta de pruebas, la AMF recurre a una presunción indirecta de la concertación que no es que carezca de base, sino que parte de supuestos falsos, ya que ni Sacyr pretendía en la Junta de Accionistas el control del consejo de Eiffage, ni la española ha actuado nunca de esta forma en su proceso de expansión, como alega la AMF en su resolución El próximo 5 de febrero es la fecha clave para la vista en el Tribunal de Apelaciones. Como se recordará, el proceso ha estado plagado de todo tipo de sorpresas. En primer lugar, Sacyr invirtió 1.700 millones de euros en comprar en distintas fases acciones de Eiffage, que le colocaron como primer accionista con un 33,2 del capital, pero la francesa se negó a aceptar su entrada en el consejo de administración. En un segundo intento, esta oposición llegó al límite de que Eiffage negó el derecho de voto en la junta de accionistas a un 18 del capital por sospechar que actuaba en concierto con Sacyr, sin prueba alguna y por su condición de españoles. Esta negativa es la que ha desencadenado el enfrentamiento judicial y la intervención de la AMF. Pero incluso la interven- Intervino hasta el Senado Documento de la AMF que reconoce la inexistencia de pruebas ción de la AMF resultó viciada por una carta del presidente de la Comisión de Finanzas del Senado francés, Philippe Marini, en la que solicitaba al regulador bursátil que no autorizara la opa que Sacyr lanzó tras la polémica junta. Opa con canje de acciones, compra, reparto de activos o entrar al consejo El episodio judicial en la guerra abierta entre Eiffage y su primer accionista, Sacyr, tiene al menos cuatro posibles escenarios: El primero sería que Sacyr ganara la apelación y que la AMF se viera obligada a aceptar la opa planteada en su momento por canje de acciones de la constructora española. Daría una oportunidad a Sacyr de controlar efectivamente Eiffage. El segundo, que se obligara a los socios franceses de Eiffage a comprar a Sacyr su participación al mismo precio al que ello mismos realizaron sus últimas compras. Sacyr obtendría unas plusvalías millonarias. El tercero consistiría en abrir una negociación para buscar un acuerdo de reparto de activos ante la imposibilidad de gobernar de forma efectiva la sociedad. Y, cuarto, retrotraerse a la situación anterior a la junta de la discordia, otorgar los derechos de voto y que Sacyr entrara con cinco de los doce consejeros de Eiffage. Breves Boeing rescinde el contrato con Calderinox La multinacional norteamericana Boeing ha rescindido de forma definitiva el contrato de trabajo con Calderinox, especializada en la fabricación de componentes aeronáuticos y en el sector de la calderería industrial, debido a la falta de entrega de las piezas que fabricaba para los motores del helicóptero militar Chinook, y ya ha comenzado la búsqueda de otro proveedor. Criteria completa la compra de CaiFor Criteria CaixaCorp ha formalizado por 950 millones la compra de las participaciones que Fortis poseía en CaiFor y SegurCaixa, alcanzando el 100 de las sociedades del Grupo CaiFor (VidaCaixa y SegurCaixa) según informó la sociedad de La Caixa.