Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 s 11 s 2007 ESPAÑA 17 El Tribunal de Cuentas elige presidente por unanimidad Manuel Núñez logró el apoyo de consejeros avalados por el PSOE ÁNGEL COLLADO MADRID. El Tribunal de Cuentas ha tomado una decisión insólita en los nombramientos de las instituciones del Estado durante esta legislatura: elegir por unanimidad a su presidente. Manuel Núñez, ministro con UCD, diputado por León desde 1977 a 2001- -primero con el partido que pilotó la Transición y después con el PP- se pone al frente del máximo órgano fiscalizador del Estado para los próximos tres años con el voto a favor de todos los consejeros del Tribunal: los cinco elegidos a propuesta del PP, los cinco avalados en su día por el PSOE y el independiente o de consenso Javier Medina. A pesar de que el desenlace fue tan institucional, la sombra del bloqueo que sufren el TC y del Consejo General del Poder Judicial planeó sobre el Tribunal de Cuentas en los últimos días y hasta la misma reunión del pleno que debía elegir al sucesor de Ubaldo Nieto, que dejaba el cargo después de ejercerlo durante diez años. El fallecimiento la semana anterior de Antonio de la Rosa Alemany, consejero procedente del cupo del PP, produjo una situación de empate que el PSOE quiso utilizar para hacerse con la presidencia. La actual composición del órgano fiscalizador- -que se renueva totalmente cada 9 años- fue decidida en 2001 de común acuerdo PP- PSOE y dejaba en manos del hombre de consenso el relevo en el cargo- -que se hace cada tres años- -en el caso de que no hubiera un pacto entre los consejeros. Visto que Medina se iba a atener al mandato de las Cortes de 2001 que le eligieron, los socialistas plantearon la cuestión de presentar votos particulares e incluso impugnar el nombramiento del nuevo presidente si se hacía por actual mayoría: cinco miembros del Partido Popular más el de consenso frente a los cinco del PSOE. Aspiraban a aplazar la elección de presidente. Después de una larga discusión y antes de votar, los consejeros se percataron de que llevaban el mismo camino que el Tribunal Constitucional y prefirieron pactar, según reconocieron ayer en fuentes del órgano fiscalizador. A puerta cerrada y ajenos a cualquier consigna posible de los dos grandes partidos, el pleno del Tribunal dio el visto bueno para que Manuel Núñez fuera el nuevo presidente. Además, la sección de Fiscalización que llevaba Núñez, pasa a estar encabezada por Lluis Armet, del bloque del PSOE, y la de Enjuiciamiento por Rafael Coronas, consejero propuesto por el PP. El marco legal con que funciona el Tribunal de Cuentas es muy claro y estricto en los nombramientos. Los conseje- ros tienen un mandato de nueve años y cada tres, entre ellos, deben ponerse de acuerdo en el nombramiento de presidente y reparto de secciones. Manuel Núñez se apuntó el tanto doble de ser elegido presidente y de hacerlo gracias a conciliar previamente el acuerdo de todos los consejeros. Aunque el acuerdo PP- PSOE para cubrir la baja de De la Rosa parece imposible antes de las elecciones, en el Tribunal de Cuentas entre todos los consejeros han pactado para mantener el normal funcionamiento de la institución al margen de la pugna preelectoral de los partidos. Manuel Núñez J. PRIETO Al borde del bloqueo