Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 s 11 s 2007 El Rey se planta s Los Príncipes apoyan los intereses españoles en el mundo ESPAÑA 15 Los Príncipes apoyan a las empresas españolas que buscan un hueco en China En su visita que hoy comienzan, Don Felipe y Doña Letizia impulsarán también la cultura española en el gigante asiático ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS ENVIADA ESPECIAL SHANGHAI. Los Príncipes de Asturias empiezan hoy una visita a China con el doble objetivo de apoyar a las empresas españolas que intentan abrirse camino en este país lleno de oportunidades y de impulsar la cultura española en el gigante asiático. Don Felipe y Doña Letizia regresan a Shanghai año y medio después de su última visita y cuatro meses después del viaje de Estado que realizaron Sus Majestades los Reyes. La reiterada presencia de la Familia Real en esta república se enmarca dentro de la celebración del Año de España en China que terminará en febrero de 2008. El Heredero de la Corona y su esposa encontrarán un país que en apenas tres décadas ha experimentado un cambio que a los demás países les cuesta siglos. Su reciente irrupción comercial hace tambalearse las industrias más asentadas del planeta, pero sus más de 1.315 millones de habitantes constituyen un potencial mercado que atrae a las empresas españolas. De hecho, en los últimos cinco años se ha duplicado el número de compañías de nuestro país que operan en China, y ya son unas 450. Los Príncipes acompañarán esta semana a las empresas españolas en dos momentos claves. La primera es mañana en Shanghai, cuando inauguren la feria de agroalimentación más importante de China, la Food Hotel 2007 en la que España mostrará los productos estrella de su gastronomía, como son los vinos de La Rioja o Ribera del Duero, los aceites, el cava o el queso manchego. La novedad de este año será el jamón, que pronto se podrá comercializar en China. La segunda cita clave será el jueves en Pekín, donde se celebrará el Foro de Inversión y Cooperación Empresarial Hispano- Chino, en el que compañías españolas de diversos sectores tratarán de aprovechar las oportunidades de negocio que ofrece el gigante asiático. A este encuentro acudirán unas noventa empresas españolas y 320 chinas. Con la visita de los Príncipes de Asturias también se quiere impulsar la cultura española en China, y mañana inaugurarán en Shanghai lo que se ha bautizado como la sección cultural del Consulado General de España, cuyo objetivo es difundir nuestro idioma en este gigante asiático. Alberto Pérez Giménez DE REYES, GORILAS Y MONOS n esto llegó Juan Carlos, llegó el Rey de España y mandó callar... A la música que tantas veces cantó Hugo Chávez glosando la revolución de su admirado Fidel Castro le han cambiado la letra y le ha estallado al caudillo venezolano en los oídos el otro día en Santiago, cuando a Su Majestad se le agotó la paciencia borbónica y, tras lanzarle primero el dedo acusador, acabó por espetarle el ¿Por qué no te callas? que causa furor en internet (ya hay registrado el dominio www. porquenotecallas. com y se ha convertido en el politono de moda) y que ha sido escogido como lema por los opositores venezolanos. Su Majestad demostró en Santiago con sólo cinco palabras que, a veces, frente a la ver- E borrea disparada es más efectivo un chitón que la diplomacia. Al gesto del Rey se suma casi todo el arco parlamentario español, salvo el pintoresco Llamazares o el republicano Ridao, que no sabe aún que Carlos V y Carlos I son la misma persona. En Iberoamérica. Chile, Perú, El Salvador y hasta la ex mujer de Chávez, la inefable Marisabel, aplaude a Don Juan Carlos y, de paso, pide que se vote a no a la reforma constitucional con la que su ex pretende perpetuarse en el poder. La intervención de Su Majestad, en fin, ha logrado hasta lo que parecía imposible: que Aznar y Zapatero volvieran a hablar por teléfono... Don Juan Carlos ya ha hecho algún que otro gesto similar en España (recuérdese el saludo digital en Vitoria, con total naturalidad, a un grupo de proetarras) en el que despachó con llana displicencia las protestas de los radicales, granjeándose una vez más el aplauso del pueblo llano. Después de varias semanas de pinzas, quemas de imágenes y llamadas a la abdicación, Don Juan Carlos ha vuelto a poner a cada cual en su sitio. Si fuera de nuestras fronteras sacó los colores con cinco palabras a todo un gorila desenfrenado, un mono con frenillo no debe preocuparle.