Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 13 s 11 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero ZAPATERO AMIGOS DE EL REY Y LOS Chávez, el único desigual Chávez ha proclamado que todos somos iguales y que aquí no hay súbditos. No, señor Chávez, desgraciadamente no todos somos iguales. Qué más quisiéramos que usted fuera igual de educado y de hombre de Estado que el resto de los mandatarios que había en la Cumbre Iberoamericana, a excepción de su compañero de armas nicaragüense. Qué más quisiéramos que usted respetara a los estados asistentes en aquella mesa para que la Conferencia sirviera para algo más que para el circo revolucionario en que usted lo convirtió. Usted no puede insultar a un ex presidente del Gobierno de una nación democrática como es España. No, señor Chávez, usted, por mucho que sea el caudillo revolucionario o el jefe de Estado de Venezuela, no puede insultar a un ex presidente del Gobierno, ni de España ni de ningún país. Nuestro Rey, como sabe el resto, menos usted, no fue para ser reverenciado por nadie, ni para ostentar condición colonialista alguna. Si usted cree realmente eso, me preocupa que esté al frente de una nación tan importante como es Venezuela. Don Juan Carlos no tenía ninguna necesidad ni interés propio en ir a esa Cumbre si no fuera para mediar en el concierto internacional, en beneficio de los países americanos, como es ya costumbre. No valen victimismos colonialistas trasnochados para tapar su mala educación y barbarie verbal demostrada en la Cumbre. Álvaro Díaz de Bustamante Madrid Nuestro apoyo desde Miami Indignación es lo que sentimos todas las personas con ideas democráticas cuando vemos que en la Cumbre Iberoamericana celebrada en Chile nadie tuvo el coraje de detener el largo discurso del presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, porque si todos los representantes de los gobiernos presentes tenían un tiempo aproximado de cinco minutos para hablar, él se tomó casi media hora. Sin embargo, tuvo que ser el Rey Juan Carlos quien llamara al orden a este señor cuando le dijo ¿por qué no te callas? Tuvo que hacerlo alguien que, cuando firma un documento, no tiene que escribir su nombre; le basta con poner Yo, el Rey Es curioso que estos demócratas modernos callen cuando un tiranuelo les habla, y no me refiero a Fidel Castro, quien ya no puede hablar, ni a sus representantes, que, dicho sea de paso, tampoco deberían estar presentes en una reunión de naciones libres, puesto que ellos son la imagen de una dictadura de casi cincuenta años. No, el tiranuelo era Hugo Chávez, el señor que se cansa de despotricar contra todos y cada uno de los gobernates que no bajan la cerviz ante sus exigencias y griterías, desconociendo el soberano derecho de los pueblos que escogieron a estos gobernantes. Dicen que el Rey Juan Carlos defendió al ex presidente José María Aznar, pero yo creo que defendió la democracia y el libre pensamiento. Por eso digo: ¡Viva el Rey! Elsa M. Rodríguez. Miami OR qué no te callas? y ¡Viva el Rey! se han convertido en frases universales, comentadas masivamente en Europa y las Américas. New York Times, Financial Times, Frankfurter Allgemeine Zeitung y Le Monde han informado con precisión sobre el aldabonazo de hombría patriótica de Don Juan Carlos en la XVII Cumbre Iberoamericana. La universalidad del mensaje nacional de Don Juan Carlos contrasta con los severísimos juicios que suscitan la personalidad de Hugo Chávez y la diplomacia ideológica de Rodríguez Zapatero, embarcando a España en desastrosas aventuras. Una sola cita, de Luis Fernando Valero, en El Faro salvadoreño, en este grave contexto internacional: A la izquierda chavista, poscubana, marxista, bolivariana, se le une una izquierda indigenista, ancestral, comunitaria de Evo Morales de Bolivia, a la que ahora también se suma la de Rafael Correa de Ecuador, que es más nacionalista que izquierdista y que es más doctrinaria que política en un país en donde cada día se vacía más de sus nacionales y a los que les urge encontrar una auténtico camino para desarrollar sus países. Aunque mucho nos tememos que con las doctrinas que practican y sus actos van a hundir más a sus países en la miseria por la indefensión jurídica que practican, no acorde con las reglas del juego de un mundo cada vez más globalizado Y por último tenemos la izquierdista socialista de pedigrí europeo, cien por cien, que es Rodríguez Zapatero, de un izquierdismo cada día más diluido que observa cómo su partido se está diluyendo en un reino de Taifas socialistas, en que cada barón socialista se convierte en un reyezuelo en su autonomía y, en algunas de ellas, para poder tocar poder, debe aliarse con partidos que son la negación de su ideología, como son los partidos nacionalistas, antítesis del internacionalismo proletario y obrero de su querido PSOE ¿P El clamor de los españoles y el eco en los medios internacionales más prestigiosos es más que elocuente para demostrar el respaldo mayoritario al Rey frente al verborreico dictador Chávez y su camaleónico compañero Ortega. Nos damos cuenta de que Don Juan Carlos tiene anchas espaldas para llevar el peso de la Jefatura del Estado en tiempos difíciles, como los que vivimos. Y nos preguntamos por qué Miguel Ángel Moratinos, Trinidad Jiménez e incluso Zapatero le dejaron solo. Nunca debió ocurrir. Pero ¿sabría manejarse Zapatero sin el coro de asesores? La experiencia nos dice sencillamente que no. Sandra Moreno Luque Cuenca Consideraciones sobre la Cumbre No sé si la actitud del Rey fue la más adecuada mandando callar a Chávez, pero sí creo que hizo bien abandonando la reunión al continuar Ortega in- La soledad del Rey He leído casi todo lo que se ha escrito sobre la impecable actitud de nuestro Rey. Pero no quiero que quede en el tintero que no sólo él, sino todos los representantes españoles que estaban en esa sesión, deberían haberse levantado. Se estaba insultando a España y a todos los españoles, y eso, a mi juicio, es intolerable. María Luisa Gómez Gómez Valencia sistiendo en sus ataques a España. Lo que no entiendo es por qué el resto de la delegación española no le siguió. Además, ante un tema de Estado como éste, me parece rastrero que tanto el PP como el PSOE intenten sacar rédito electoral acusando al otro partido de ser responsable de lo ocurrido por su política en relación con los países iberoamericanos. De las intemperancias de los dictadores y mandatarios populistas sólo son responsables ellos mismos; y por ello todavía es más lamentable que les apoyen partidos como Izquierda Unida y Esquerra Republicana de Cataluña. En cambio, sí me parece un fracaso de la política exterior española que ningún otro mandatario americano interviniera públicamente en favor de España, y que todos se limitaran a una palmadita en la espalda o una llamada de teléfono lamentando lo sucedido. Me pregunto, por último, si los acuerdos tomados en esta Cumbre no son ya papel moja- do y si sirven de algo este tipo de reuniones. Juan Ángel Flores Sandoval Albacete Elegido democráticamente En mis clases procuro dejar claro a mis alumnos que una persona puede ser conservadora, de derechas, y ser tan demócrata como el que más, pero no un fascista, máxime si se trata de un presidente de Gobierno elegido (y vuelto a elegir) democráticamente por un pueblo soberano en unas elecciones generales. Por tanto, sirvan estas líneas para dar las gracias al señor Zapatero por su defensa del anterior presidente del Gobierno y para manifestar mi absoluto e incondicional apoyo a nuestro Monarca por su valiente actitud en la pasada Cumbre Iberoamericana. Ya era hora de que alguien le plantara cara al cantamañanas de Hugo Chávez, y ese alguien ha sido nuestro Rey, el Rey de todos los españoles, el Rey que España se merece. ¡Enhorabuena, Majestad! Andrés López Rubio Málaga Callar a un golpista Mi enhorabuena a Su Majestad por hacer callar a un golpista (últimamente hay varios en el Cono Sur) Sólo un pero a la diplomacia española, ya que considero que tras el abandono del Rey por los continuos ataques de Hugo Chávez y Daniel Ortega al pueblo español, deberían haberse levantado con él. Al fin y al cabo forman parte de su séquito. Otra vez mi enhorabuena a Su Majestad y mi apoyo pleno a toda su actuación. Mónica Silva Sáenz de Buruaga Madrid La responsabilidad de Su Majestad el Rey Por la imagen del Rey abandonando la reunión en la Cumbre Iberoamericana, puede dar la impresión de que estuvo solo. Nada más lejos de la realidad.