Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 GENTE www. abc. es gente LUNES 12- -11- -2007 ABC El príncipe Enrique y su entonces novia, Chelsy, durante un partido de cricket el pasado mes de abril AP Chelsy rompe con el príncipe Enrique Chelsy ya no podía soportarlo más. Cree que ya no se quieren. Ella estaba muy enfadada por el hecho de que Enrique no estaba poniendo el máximo esfuerzo en la relación comentó uno de sus amigos al periódico News of the World EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El aguante ha tenido un límite para Chelsy Davy. Que tu novio bese a una guapa presentadora de televisión, aparezca fotografiado con los labios de dos jovencitas bien apretados en su cara o se vaya con su amigos a un local de striptease no ayuda nada en una relación, y Chelsy le ha dicho basta al príncipe Enrique al cabo de tres años de noviazgo. Con lágrimas en los ojos, pero con determinación. La gota que colmó el vaso fue la juerga que se pegó el chico en París tras la final del Mundial de Rugby. Que Inglaterra llegara a la final fue una sorpresa, y Enrique le comunicó de sopetón a Chelsy que no asistiría a la fiesta de su 22 cumpleaños porque se iba a Francia, cuando ella ya la tenía organizada y además contaba también con una celebración personal. La ruptura de la relación fue anunciada ayer por News of the World citando fuentes solventes de la familia real. Simplemente se ha terminado. Enrique continuará con su carrera en el Ejército y Chelsy seguirá con sus estudios indicaron esas fuentes. Chelsy ya no podía soportarlo más. Cree que ya no se quieren. Ella estaba muy enfadada por el hecho de que Enrique no estaba poniendo el máximo esfuerzo en la relación comentó uno de sus amigos al periódico, subrayando también que Chelsy ya no puede confiar en el príncipe Enrique, de 23 años, cuando no está a su lado, porque lleva un estilo de vida de playboy Que algo iba mal entre los dos ya quedó patente en su última salida nocturna, el pasado 26 de octubre, seis días después de la final de rugby. A Chelsy se la vio llorando cuando se subió en el asiento de atrás del coche, mientras que Enrique se sentaba delante junto al chófer. La ruptura quedó finalmente establecida la pasada semana en una serie de llamadas telefónicas entre la ciudad inglesa de Leeds, donde Chelsy está realizando un máster en leyes, y Lesoto, país africano en el que el príncipe estaba colaborando con una ONG. Hija de un millonario de Zimbawe que organiza safaris, Chelsy se había trasladado a vivir este año a Inglaterra para estar más cerca de su novio. Pero el hijo menor del Príncipe de Gales apenas ha ido a verla a Leeds. Ya cuando llegó de Zimbawe para instalarse en el país, Chelsy se enfadó con el príncipe Enrique porque no había ido a esperarla al aeropuerto de Heathrow. Después de llamarle por teléfono, él llegó con 45 minutos de retraso, recien levantado de la cama tras una noche de juerga. La relación que había aguantado una frecuente separación física de miles de kilómetros, no ha sobrevivido a dos meses con la pareja a unas pocas horas en coche o tren. Al príncipe Enrique no se le ha visto muy compungido, y ya ha sido localizado nuevamente de fiesta, gastando con unos amigos 3.700 euros en copas en sólo dos horas (corrió el vodka y una botella de champán de 600 euros) y la compañía de alguna rubia, según segura News of the World Al príncipe Enrique no se le ha visto muy compungido, y ya ha sido localizado nuevamente de fiesta, gastando con amigos 3.700 euros en copas