Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -11- -2007 Carlos Martínez Shaw ingresó ayer en la Real Academia de Historia 69 ce de Ibáñez alguien especial es su capacidad para el trabajo. Es muy cumplidor y muy trabajador- -señala Sánchez- Él es de otra generación en la que todo era trabajo y el ocio no estaba tan extendido como ahora. Eso ha hecho que sea muy responsable en el trabajo De hecho, sólo los datos relativos a Mortadelo y Filemón, ya rozan lo febril: entre tres y seis álbumes por año y una cantidad ingente de aventuras publicadas desde 1958. ¿Sabéis cuál es el matrimonio perfecto? El que hay entre mi taburete y mis nalgas ha llegado a ironizar el propio Ibáñez. Luego están, claro, El botones Sacarino 13 Rue del Percebe Pepe Gotera y Otilio y, sobre todo, Rompetechos el menudo miope hacia el que Ibáñez siente un especial cariño. Él siempre comenta que su personaje favorito es Rompetechos, pero Mortadelo y Filemón han tenido más popularidad señala Sánchez. Todos ellos comparten, sin embargo, la misma paternidad y un modo de trabajo que, como el propio Ibáñez ha señalado en más de ocasión, tiene que ver únicamente con la mano derecha y la cabeza de en medio Siempre a mano, siempre ar- tesanales, sus creaciones no entienden de innovaciones tecnológicas más allá de los disparatados inventos del Doctor Bacterio. Es de una generación a la que le es difícil integrarse en las nuevas tecnologías. Lleva años y años trabajando de forma artesanal asegura Sánchez. Eso no significa que a Ibáñez le sea ajeno cuanto le rodea. Artesano informado Sirva como ejemplo El ordenador... ¡Qué horror! álbum publicado en 2002 en el que el dibujante ya pasaba revista a la amenaza de los virus informáticos, al tiempo que deslizaba en el relato caricaturas de políticos como George W. Bush, Jacques Chirac, Jose María Aznar, Gerard Schröder y Fidel Castro. Es sólo un ejemplo, pero ayuda a calibrar las inquietudes de un creador que, además de hacer reír, siempre se ha enfrentado a temas de actualidad como los juegos olímpicos y los mundiales de fútbol al Tratado de Maastrich, la devolución de Hong- Kong, la ley antitabaco, la especulación inmobiliaria, la irrupción del euro o el fenómeno de los okupas. Se documenta mucho, es un ávido lector- -explica Sánchez- Le preocupa mucho lo que ocurre en el mundo y estar al día, algo que no sé si le viene de fábrica o si procura hacerlo Estupefacto debió de qued a rse el dibujante cuando, después de los atentados del 11- S en Nueva York, mucha gente descubrió que, años antes, él ya había dibujando una viñeta en la que podía verse el morro de un avión agujereando una de las Torres Gemeles detrás de Mortadelo y Filemón. (Pasa a la página siguiente) A los agentes de la TIA no les amedrenta la actualidad ni se cortan alguno de los pocos pelos que les quedan para poner en solfa a los más poderosos entre los poderosos, como en esta jocosa viñeta a la que se asomó Aznar siendo presidente del Gobierno Para sus aventuras, hay que estar en forma y hacer deporte, por ejemplo, lanzar jabalinas Con el tiempo, Mortadelo y Filemón cambiaron de aspecto. No envejecían, virtud de los personajes de papel, sino que reflejaban los tiempos. Así eran cuando Ibáñez los parió A Filemón nunca le ha costado esfuerzo disfrazarse de nada, ése es uno de los más acusados rasgos de su personalidad, que puede medirse hasta con personajes del imperio USA como Spiderman