Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos LUNES 12- -11- -2007 ABC La T. I. A. enciende cincuenta velas Con el cincuentenario de Mortadelo y Filemón a la vuelta de la esquina, las viñetas creadas por Francisco Ibáñez cobran vida para perfilar la personalidad de uno de los artesanos más ilustres y trabajadores del mundo del cómic DAVID MORÁN BARCELONA. Las velas comienzan a amontonarse sobre la tarta, Mortadelo anda revolviendo su bául de disfraces en busca del atuendo idóneo para atravesar la barrera de los cincuenta y Franciso Ibáñez (Barcelona, 1936) ha preferido borrarase de la viñeta de la actualidad hasta que la oficialidad de la celebración le obligue a aparcar los lápices. El maestro descansa y coge fuerzas para soplar las velas. La historia manda y el motivo de tanto alboroto es el inminente cincuentenario de Mortadelo y Filemón, onomástica que Ediciones B ha querido celebrar de un modo muy especial con la publicación de dos títulos conmemorativos: Y van 50 tacos una aventura en la que los agentes de la T. I. A. sufren los achaques de la edad, y El gran libro de Mortadelo álbum que recorre la trayectoria del entrañable dúo desde sus inicios. Mucho ha llovido desde entonces y mucho más desde que, atenazado por las apreturas de la posguerra, Ibáñez comenzó a alimentar su afición por los tebeos de la mano de Roberto Alcázar y Pedrín, Juan Centella y El Guerrero del Antifaz, personajes que devoraba aprovechando que el kiosquero de debajo de su casa confiaba las revistas a su familia para evitar que se las robaran. De ahí nacieron su vocación de dibujante y la risa que se le escapa cada vez que sus historietas se hacen un hueco en los estantes de las librerías. El proceso es siempre él mismo: dos meses para dar forma a la historia, otros dos para imprimirla, distribuirla y ponerla a la venta y, entonces sí, la risa. Así ha sido desde que el 20 de enero de 1958, el número 1394 de Pulgarcito presenta- Muy leído por los agentes de la RAE La fama de los dos agentes de la T. I. A. ha llegado incluso a la Real Academia IGNACIO GIL Española. Antonio Mingote, uno de los agentes de la RAE (pero no sólo él, que es del gremio) es un gran defensor de estas historietas. El cincuentenario de Mortadelo y Filemón (un centenario si sumamos a ambos personajes) ha pillado en pleno subidón a la Docta Casa gundo plano, da pistas sobre la personalidad del autor. El mundo de Ibáñez, su Barcelona, está perfectamente retratado en los decorados y en las colillas que aparecen por todos lados, ya que es un fumador empedernido. Rara es la viñeta en la que no aparece una colilla explica el humorista y director de cine Guillermo Fesser quien, junto a su hermano Javier, se encargó de llevar a la gran pantalla las aventuras de Mortadelo y Filemón. Lo que más me sorprendió de Ibáñez es que está emocionado, como si acabare de inventar a Mortadelo y Filemón hace tan solo una semana y, como quien tiene una novia nueva, no ve más allá de eso. Es muy tierno verle tan emocionado después de tanto tiempo añade. El cómic ha sido y es toda su vida. En sus cómics, dibujante y persona van unidos asegura Francisco Sánchez, editor de Ibáñez durante la última década y amigo del autor desde los primeros tiempos de Ediciones B, editorial en la que el creador de Rompetechos se reencontró en 1988 con Mortadelo y Filemón después de tres años ideando nuevos personajes para Grijalbo. Aseguran quienes le conocen que, más allá del sentido del humor, lo minucioso de las viñetas y la innegable habilidad para dar forma a las emisiones de una imaginación desbordante, lo que realmente ha- Víctor Mora Creador del Capitán Trueno ¡Y ENCIMA NOS PAGABAN! JUGO DE COLODRILLO ¡F Portada del volumen especial publicado por Ediciones B con motivo del cincuentenario ra en sociedad a Mortadelo y Filemón, Agencia de Información la más entrañable y disparatada pareja de súperagentes secretos jamás creada. Se rié Ibáñez y, con él, los miles de lectores que, en todo el mundo, escudiñan cada viñeta tratando de descubrir el gag detrás del gag, el chiste que, desde el se- El mundo en una viñeta rancisco Ibañez! ¡Ahí es ná... ¡Y es amigo mío! Cuánto tiempo ha pasado desde que nos vimos por primera vez... Yo, sorprendido por la calidad de tus dibujos y todo lo que prometían; tú, supongo que con un nudo en la garganta esperando un veredicto. Editorial Bruguera, por aquel entonces, era algo importante para alguien que intentaba abrirse camino. Chico, no sé si cualquier tiempo pasado fue mejor, pero lo cierto es que nos lo pasábamos estupendamente. Hemos tenido la inmensa suerte- -prohibida a la mayoría de los seres- -de poder hacer lo que nos gustaba y encima ¡NOS PAGABAN ¡Mal, pero nos pagaban. ¡Felicidades!