Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 12 s 11 s 2007 ABC Características Filo Subfilo Superclase Clase Orden Suborden Familia Chordata Gnathostomata Tetrapoda Amphibia Anura Archaeobatrachia Discoglossidae Más charcas para salvar al sapo Un proyecto de la Comunidad y el Museo de Ciencias Naturales fomenta la construcción de fuentes y zonas artificiales de agua para la recuperación de anfibios en el sureste de la región. En los últimos dos años ya han recuperado diez puntos críticos POR MIGUEL OLIVER INFOGRAFÍA CG. SIMÓN E. SEGURA MADRID. El sapo partero y el sapillo pintojo son dos anfibios con hábitos nocturnos. Ambos se encuentran en el sureste de la región y destacan por su afición a asentarse junto a pequeños charcos de lluvia, aliviaderos de fuentes o zonas tranquilas de los arroyos. Es en este tipo de entornos, además, donde suelen reproducirse. La escasez de lluvias y las altas temperaturas de estos últimos meses han puesto en peligro la pervivencia de estos ecosistemas y, por lo tanto, la presencia de estos dos sapos en la región. Por este motivo, el Gobierno regional ha decidido poner en marcha el Proyecto Sapo SOS, junto con el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Este plan prevé la recuperación y acondicionamiento de cinco fuentes y charcas del municipio de Valdilecha y de cuatro de Valdelaguna. El Sapo SOS de la Comunidad recoge acciones específicas destinadas a la restauración de fuentes, albercas, ríos y zonas de agua del sureste madrileño, así como una variedad de actividades de educación, sensibilización y divulgación ambiental para la conservación de anfibios. En definitiva, son trabajos dirigidos a la recuperación de los refugios habituales de estas dos clases de sapos, y otros anfibios, en los que se pretende implicar a la población e instituciones locales. Los participantes profundizarán en el conocimiento sobre las especies de anfibios- -ranas y sapos- -presentes en la zona, analizarán los distintos hábitats y estudiarán las principales amenazas para estas especies. Por ejemplo, el sapillo pintojo cuenta con una larga lista de enemigos Se trata de una especie que puede ser depredada por numerosas clases de aves, pero también por reptiles (culebras de agua) y mamíferos (nutrias, ginetas y visiones) Al sapo partero, por su parte, no se le conocen depredadores de envergadura. La particularidad de este anfibio es que es el macho el que porta los huevos durante un mes pegados a sus patas posteriores- -a veces de varias hembras- para después dirigirse al agua y soltar la puesta para su eclosión. El Proyecto Sapo SOS para el próximo año presentará como novedad la incorporación de equipos de voluntarios, formados por jóvenes de las localidades del sureste de Madrid, que participarán activamente en las labores de recuperación de estas charcas y fuentes. Colaborarán en la mejora de los refugios habituales de las ranas y sapos, así como en la restauración de los accesos a los pilones, la recuperación de la vegetación de ribera mediante reforestaciones, la restauración de zonas húmedas y la creación de barreras antiatropellos. El proyecto de la Comunidad de Madrid y el Museo Nacional de Ciencias Naturales pretende además implicar a todos los ciudadanos del sureste en la conservación y recuperación de anfibios, para lo que se pondrá en marcha una campaña de sensibilización y se llevarán a cabo encuentros sobre la situación de los anfibios en el sureste madrileño. Además, la Consejería de Medio Ambiente cuenta con un Plan de Recuperación de Anfibios que prevé medidas para proteger las diferentes especies de la región y la creación de un centro en cautividad en Peñalara, donde se desarrollarán labores de investigación biológica con estos animales, lo que lo convierte en un proyecto pionero en España. A este centro se le une el hospital del Puerto de Cotos- -ya abierto- donde se llevan a cabo la curación de larvas enfermas y su posterior suelta. El sureste madrileño es una de las zonas con mayor población de anfibios de la región. Pero las altas temperaturas y las escasas lluvias de los últimos meses han vuelto a poner en peligro a esta especie. Zonas de actuación Proyecto Sapo SOS Villar del Olmo Valdilecha Tielmes Perales de Tajuña Valdelaguna Belmonte de Tajo Un hospital para anfibios Anatomía ósea Hueso premaxilar Órbita Hueso nasal Frontal Maxilar Clavícula Falanges Húmero Radicúbito Urostilo Fémur Illion Carpo Metacarpo Grandes amenazas Nueve enclaves del sureste concentran las mayores actuaciones del Proyecto Sapo SOS Jóvenes voluntarios participarán en la construcción de acuíferos para este tipo de anfibios Isquion Tibioperoné Tarso Espolón Metatarso Falanges Pupila acorazonada Discoglossus jeanneae Sapillo Pintojo Caza y presas Mide hasta 6,3 cm y tiene la piel lisa, de colores pardos con dibujos moteados o rayados Lanzan la lengua hacia adelante y su extremo pegajoso atrapa a la presa y la lleva de regreso a la boca. La lengua produce una mucosidad que les ayuda a engullir a sus víctimas Babosas Lombrices Caracoles Crustáceos Escarabajos Saltamontes Hormigas Arañas Las patas posteriores de los sapos están más desarrolladas y adaptadas al salto. Tienen 5 dedos y las anteriores, 4 Para croar, el macho posee una caja de resonancia llamada saco del canto que se hincha amplificando su sonido para que pueda ser escuchado por las hembras, que habitualmente no croan Pupila vertical Aparece un orificio llamado espiráculo y las branquias externas son reemplazadas por las internas (Imágenes a tamaño real) Huevos, protegidos por una envoltura gelatinosa Desaparecen la cola y las branquias internas. Se desarrollan los pulmones y se forman las glándulas de la piel Renacuajo, con cola y aleta y respiración branquial Alytes obstetricans Sapo Partero Metamorfosis Aparecen las patas anteriores y la cola reduce su tamaño Se desarrollan las patas posteriores, que actúan como remos El macho enrolla en sus tibias los cordones de huevos de la puesta, a veces de varias hembras, y los transporta hasta que nacen los renacuajos ABC CG. Simón Elena Segura Mide hasta 5 cm y tiene la piel granulosa, con pequeñas verrugas dispuestas en hileras. Colores pardos y grises