Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Parálisis en las altas magistraturas del Estado LUNES 12 s 11 s 2007 ABC El PSOE maniobra para hacerse con el control del Tribunal de Cuentas Aprovecha el óbito de un consejero para abrir otra pugna en los órganos del Estado ÁNGEL COLLADO MADRID. La pugna PSOE- PP por el control de los órganos institucionales que paraliza el funcionamiento del Tribunal Constitucional e impide renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha trasladado ahora al Tribunal de Cuentas, máximo órgano fiscalizador del Estado. El fallecimiento, la pasada semana, del consejero Antonio de la Rosa Alemany, concuñado de Rodrigo Rato y elegido para el cargo a propuesta del Grupo Popular, lleva a un empate entre miembros del Tribunal avalados por uno y otro partido, justo cuando se debe proceder hoy lunes a la elección de nuevo presidente y la redistribución de funciones entre los consejeros. El Tribunal de Cuentas está integrado por doce miembros que son designados, cada nueve años, por las Cortes, seis por cada Cámara. Se requiere una mayoría de tres quintos para los nombramientos, por lo que es imprescindible el acuerdo de los dos grupos mayoritarios. Además, cada tres años y con fecha fija, los doce consejeros deciden quién les preside. Ante la premura de tiempo, el enfrentamiento total PP- PSOE en todos los ámbitos y la inminencia de las próximas elecciones, socialistas y populares han descartado cubrir la vacante de Antonio de la Rosa y serán los once consejeros que siguen en el cargo los que voten al sucesor del actual presidente, Ubaldo Nieto. cién llegado Zapatero a la secretaria general. Aunque la voluntad del legislador fue separar en parte el funcionamiento y la composición de la mera aritmética parlamentaria- -de ahí los nueve años de mandato y la mayoría cualificada para elegir a los consejeros, -el PSOE ya reclamó en noviembre de 2004 la presidencia del Tribunal de Cuentas con el argumento de que el cargo debía ser para uno de sus miembros propuesto por el partido en el poder. Por el contrario, el PP esgrimió que el órgano fiscalizador tenía plena autonomía para decidir sobre su propia organización interna. Ubaldo Nieto fue reelegido con 7 votos a favor. El aspirante avalado por los socialistas, Lluis Armet, sólo consiguió cinco votos. El PSOE quiere aprovechar ahora el fallecimiento de Antonio de la Rosa para insistir en su reclamación. También está en juego el reparto de dos puestos fundamentales como son las presidencias de las secciones de fiscalización y de enjuiciamiento, que tradicionalmente se reparten los dos bloques de consejeros, la primera para el mayoritario y la segunda para la minoría. Los socialistas han maniobrado para hacerse con el favor del consejero de consenso y desequilibrar en su beneficio la composición del Tribunal elegido en 2001, pero en fuentes parlamentarias dan por hecho que Javier Medina será fiel al mandato de las Cortes que lo eligieron. Ubaldo Nieto ha decidido no aspirar a la reelección después de tres mandatos seguidos y será Manuel Núñez, -actual responsable de Fiscalización y diputado por León, la tierra de José Luis Rodríguez Zapatero, entre 1977 y 2001- quien se postule entre los consejeros propuestos en su día por el Partido Popular. Los socialistas también están dispuestos a someter de nuevo a votación a uno de sus consejeros. Después de reclamar en noviembre de 2004, sin ningún éxito, la presidencia El todavía presidente del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto, que deja dicha responsabilidad ABC LA BATALLA POR EL CONTROL DEL TRIBUNAL DE CUENTAS Consejeros a propuesta del PSOE Luis Martínez Noval Ana María Pérez Tórtola Consejeros a propuesta del PP Ciriaco de Vicente Lluis Armet Candidato de consenso Felipe García Ortiz Reparto de responsabilidades Javier Medina Guijarro Ramón Álvarez de Miranda Empate PSOE- PP El empate entre los cinco miembros propuestos en su día por el PSOE- -el ex ministro Luis Martínez Noval, Ana María Pérez Tórtola, Ciriaco de Vicente, Lluis Armet y Felipe García Ortiz- -y los cinco aupados a iniciativa del PP- -Ramón Álvarez de Miranda, Manuel Núñez, Juan Velarde, Rafael María Corona y Ubaldo Nieto- -hace que todas las presiones del Gobierno y de la oposición se dirijan a Javier Medina Guijarro, hombre de consenso pactado como tal en 2001 entre el Partido Popular, por entonces en el poder con mayoría absoluta y el Partido Socialista re- Los socialistas intentan conseguir el favor del consejero de consenso y desequilibrar el órgano fiscalizador Los informes del Tribunal son muy negativos para el PSOE pues airean sus cuantiosas deudas y las condonaciones de la Banca y de las Cajas de Ahorro del Tribunal se llegaron a plantear la reforma de la ley orgánica que regula la institución para jubilar a los consejeros de más edad del PP, pero se les ha pasado la actual legislatura sin acometer esos cambios. Los consejeros gozan o se toman cierto grado de independencia sobre los grupos que los avalan- -quedan economistas de prestigio ajenos a la disciplina partidaria como Juan Velarde- -y se ha dado el caso de tomar decisiones de nombramientos en contra del criterio de los partidos. El PSOE quiso en 2004 que Felipe Ortiz, antiguo colaborador de Zapatero, presidiera la sección de Enjui- Independencia ciamiento, pero los consejeros prefirieron a Ana Pérez Tórtola, también en el organismo a propuesta socialista. Los informes de fiscalización de los partidos que el Tribunal eleva anualmente a las Cortes son especialmente negativos para el PSOE, pues airean sus cuantiosas deudas con la banca y, sobre todo, los millones que les condonan las entidades de crédito privadas y públicas, especialmente las cajas de ahorros a su vez tuteladas por los propios socialistas vía gobiernos autonómicos. El caso más famoso fue el de las deudas que la Caixa perdonó al PSC encabezado por el actual presidente de la Generalitat, José Montilla. ABC Manuel Núñez Juan Velarde Rafael María Corona Ubaldo Nieto