Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El Rey se planta s Análisis LUNES 12 s 11 s 2007 ABC Zapatero se arropa TODOS LOS FASCISTAS DE MR. Z. con la bandera en Dramático es pensar el tiempo que pasará, en el mejor de los casos, antes de que tanto daño perpetrado en tan poco tiempo pueda tener remedio o consuelo sus mítines de Uruguay y Argentina El presidente del Gobierno proclama ahora su orgullo por la enseña nacional LUIS AYLLÓN. ENVIADO ESPECIAL BUENOS AIRES. José Luis Rodríguez Zapatero apeló al patriotismo en los mítines que ha celebrado en las últimas horas en Buenos Aires y Montevideo. Con el enfrentamiento con Hugo Chávez aún caliente en su cabeza, el presidente del Gobierno se desplazó en la tarde del sábado a Argentina, con un objetivo fundamental: participar en un mitin organizado por el PSOE. Al día siguiente, repitió su plan, esta vez en Uruguay. Antes de acudir a la Casa de Galicia de Buenos Aires, donde se iba a celebrar el acto electoral, Zapatero se reunió en la residencia de Los Olivos con Néstor Kirchner, y su esposa, Cristina Fernández, que le sucederá al frente de la presidencia argentina, y luego pasó como una exhalación por la Embajada española para saludar a representantes de la colectividad de nuestro país. En la Casa de Galicia, engalanada con pancartas y globos del PSOE, le esperaban varios centenares de personas, entre ellas muchos jóvenes con camisetas de Z que le aplaudieron de manera entusiasta. Esta vez sí pudieron verse en un mitin del PSOE muchas banderas españolas, algunas acompañadas por las argentinas. Incluso, en los laterales del escenario, la iluminación reflejaba los colores de la enseña nacional. Una y otra vez, Zapatero tocó la fibra patriótica de los reunidos, especialmente de los nietos de emigrantes o exiliados políticos que van a poder ver reconocida su nacionalidad española. El presidente del Gobierno habló del orgullo de la bandera y afirmó: Hoy hablar de la bandera española y de nuestra patria es hablar de libertad, derechos y ciudadanía, que es la mejor manera de expresarse con patriotismo Ese patriotismo estuvo presente, incluso, cuando explicó por qué unas horas antes había salido en defensa del ex presidente del Gobierno José María Aznar. Los principios democráticos son los que llevan- -dijo- -a que cuando se está en una reunión internacional si alguien ataca o descalifica aun rival, siendo tu compatriota, tú sales a defenderle Zapatero, que ayer en una entrevista en la cadena de televisión argentina Telefé dijo que le había gustado que Aznar le llamara para agradecerle a su vez la defensa que de él había hecho ante Chávez, comentó posteriormente en Montevideo a los periodistas que, desde que le llamó para felicitarle por haber ganado las elecciones en marzo de 2004, esa había sido la primera vez que su predecesor en la Moncloa le había telefoneado. En su escala en Uruguay, Zapatero se reunió en otro mitin con militantes y simpatizantes socialistas que viven en ese país, a quienes volvió a transmitir la idea que parece centrar sus mensajes electorales ante los próximos comicios: presentar a su Gobierno como el que más defiende la unidad de España. En estas tierras, a las que tantos españoles emigraron hace años, a Zapatero no le resultó difícil envolverse en la bandera y ser el gran paladín del patriotismo. Hermann Al otro lado del río un periodista que conozco bien se le ocurrió- -corría, creo recordar, la primavera de 2003- -acudir a una manifestación celebrada en Madrid en contra de la intervención militar que se anunciaba en Irak. Quería calibrar las emociones e intenciones de la inmensa muchedumbre concentrada en contra del ultimátum de la alianza occidental a un dictador sospechoso de acumular armas químicas y conocido por haberlas utilizado contra los kurdos y otros enemigos. Como fórmula de activar las opiniones optó por colgarse un cartel por pecho y espalda, como clásico sándwich publicitario u hombre anuncio, que rezaba algo así como evitemos la guerra, todos unidos contra Sadam Hussein y abajo el dictador iraquí, no a la guerra Este periodista no era un ingenuo. En los 70 había agredido a gran parte de las superficies planas de los edificios de Santuchu, Ocharcoaga, Begoña y las Siete Calles de Bilbao para llamar a movilizaciones contra posibles perpetuaciones de la dictadura, antes e inmedia- A tamente después de la muerte de Franco. Y siempre según las consignas que el Comité Central del EPK (Partido Comunista de Euskadi) distribuía. Volvamos al 2003. El periodista se sumó a la gran manifestación en la que toda la simbología era conocida. Las enseñas eran banderas republicanas, del Frente Polisario, palestinas, iraquíes, cubanas, con el rostro del Che Guevara y pancartas con José María Aznar y George Bush caricaturizados como Hitler y con lemas de Aznar fascista A esa manifestación acudió toda la plana mayor del PSOE, incluido su nuevo secretario general, un oscuro miembro del aparato socialista de nuevo cuño al que, como a todos sus más allegados colaboradores, no se les conocía mayor hazaña que cobrar el sueldo de diputados o funcionarios desde hacía mucho tiempo y haber montado un buen tinglado en el congreso socialista del año 2000. Lo hicieron con éxito y suficiente cambalache como para granjearse los Nos ha hundido en la discordia pero también en el lodo de la irrelevancia despreciada Zapatero es despedido por sus simpatizantes tras participar en un acto electoral en Buenos Aires EFE votos de los tiburones socialistas del ladrillo, se decía que más inspirados por el submundo neoyorquino de los años 30 que por Pablo Iglesias, y por los socialistas nacionalistas de diversas latitudes. El periodista no fue muy comprendido por el núcleo duro de una manifestación por lo demás repleta de ciudadanos pacíficos movilizados por la buena voluntad. La militancia dura no albergaba dudas sobre su posición. Con Sadam contra los fascistas Bush y Aznar. Aun guarda todo un cuaderno de notas sobre las reacciones de los organizadores y líderes hacia su pancarta tan buenista Sadam, evita la guerra, ríndete Pero no se preocupen. Hay precedentes de tanta buena gente junta con tan buena voluntad haciendo tanto daño. Desde entonces a la Cumbre Iberoamericana no ha pasado un día sin que alguien desde el poder socialista llame fascista a alguien que disiente de su política. Paralelo al deterioro de las instituciones del Estado, de la seguridad y la cohesión, simultáneo al envalentonamiento del rufianismo y la omnipresencia de la catadura de esa secta que entonces comenzaba su andadura hacia el poder- -para la que todo lo que le es inalcanzable es perseguible y fascista- se ha hundido, más que perdido, el respeto que nos debemos los españoles por una historia tan convulsa como ennoblecedora. El Rey intentó el otro día hacernos recordar esto. En un movimiento reflejo de dignidad que, en él como en tantos millones de españoles es normal, pero imposible de reclamar al caudillo de la secta, pidió el Rey respeto. Con rabia. Pero muy consciente, cabe pensar, de que la culpa de que no se nos otorgue es nuestra. Porque Z está y estará siempre más cerca del rufianismo de Chávez, Morales, Ortega y Castro que del cuadro moral de los españoles que lo consideramos una tragedia para las perspectivas de futuro de nuestros hijos. Todos los que nos negamos a descender a los niveles de Z y su organización somos fascistas para su tropa. No nos han dicho otra cosa a lo largo de la legislatura. Nos ha hundido en la discordia pero también en el lodo de la irrelevancia despreciada. Dramático es pensar el tiempo que pasará, en el mejor de los casos, antes de que tanto daño perpetrado en tan poco tiempo pueda tener remedio o consuelo.