Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 12 s 11 s 2007 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES DEL CIRCO POLÍTICO ESPAÑOL POR QUÉ NO SE CALLAN LOS AGITADORES El ruido seguirá, porque sobre todo le conviene al PSOE, que lo utiliza para tapiar sus casi cuatro años de disparates institucionales y confederales manecer al frente del Gobierno de Vitoria en plena crisis del PNV En vez de ocu. parse de la falta de libertades, del deterioro democrático y de las víctimas del terror en el País Vasco. En vez de dar cobijo a Batasuna y alas a ETA, que ayer hizo una calculada aparición colocando dos artefactos en Guecho. En España no se admiten amenazas, ni desde fuera ni desde dentro, por más que alcen la voz los agresores en medio del ensordecedor ruido que habita en la política y ciertos medios españoles, y que crece, entre el PSOE y el PP, a medida que se acercan las elecciones generales. Si los dirigentes del PP fueran mudos ya habrían ganado las elecciones de 2008, porque el PSOE no tiene más argumentos que su locuacidad. Buena oportunidad ha perdido Rajoy- -como sobre el cambio climático- -de callar y aplazar para una mejor ocasión su crítica a la política exterior de Zapatero, cuando debía limitarse a agradecer la defensa del presidente en favor de Aznar en las narices de Chávez. Un Aznar que no se calla por nada del mundo- -ni siquiera para facilitar la victoria electoral del PP- que venía de calificar de humillante la diplomacia- -finalmente exitosa- -española en la crisis del Chad, y que mantiene, contra viento, marea y la sentencia, su discurso de lejanas montañas y remotos desiertos agitando las mentiras conspirativas del 11- M. Callado debió estar Aleix Vidal- Quadras sobre Blas Infante, y Mayor Oreja sobre el fran- Pablo Sebastián DEMÁS de golpista y dictador, el presidente Hugo Chávez incluye entre sus habilidades las de mentir, triturar la Historia e insultar a otros gobernantes y dirigentes políticos, con una inagotable verborrea que el Rey de España dejó en el mayor de los ridículos con su oportuno por qué no te callas que ha dado la vuelta al mundo y ha dejado en evidencia a Chávez y su premeditada estrategia de dinamitar la XVII Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile, lo que en cierta manera ha conseguido. Creerá Chávez que sus invectivas refuerzan en Venezuela su caricaturesco liderazgo, cada vez más en entredicho, y se equivoca aunque se empecine en el juego de utilizar la política exterior- -lo hizo el Rey de Marruecos con motivo de la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla- -como un artilugio para la distracción de los problemas que atenazan y preocupan a los ciudadanos de su país. Tampoco hay que alejarse mucho de nuestras fronteras para adivinar que el griterío ha invadido, de un tiempo a esta parte, la vida política española al margen de los problemas reales de nuestra sociedad y de la convivencia ciudadana. Ruido creciente como el que en los pasados días llegó a Madrid, como lamento pedigüeño, de la mano del presidente de la Generalitat, José Montilla, y de la Patronal catalana, Joan Rosell, con amenazas políticas y fiscales tan inaceptables como indignas de dirigentes a los que no hemos visto protestar frente al cúmulo de disparates y agresiones contra España, las instituciones, la legalidad y los símbolos nacionales que han partido de Cataluña a lo largo de la legislatura. Empezando por las diatribas insultantes de Carod- Rovira- -nuestro Chávez catalán- -y de sus compañeros de ERC, un partido que desde la Generalitat ampara a Batasuna, y siguiendo por el acoso, en territorio catalán, al idioma y la bandera de España, la imagen del Rey, el Tribunal Constitucional, etcétera. ¿Acaso pretende Rosell reabrir una nueva guerra comercial con el resto de España? ¿Cree Montilla que, con la bronca, hará olvidar su incompetencia y la de su Gobierno? No ha pasado mucho tiempo desde que el bocazas de Ibarretxe lanzó, para ocultar el fracaso del fallido plan que lleva su nombre, su desafío al Estado, tras anunciar la convocatoria de un referéndum ilegal, con la sola intención de per- A Creerá Chávez que sus invectivas refuerzan en Venezuela su caricaturesco liderazgo, y se equivoca aunque se empecine en el juego de utilizar la política exterior como un artilugio para la distracción de los problemas que atenazan a su país quismo, y Luis Herrero sobre Suárez, Zaplana y Acebes sobre el 11- M, y la lideresa Aguirre, ante el Rey, en vez de pedir trato humano al inhumano y furioso locutor de la Cope, Jiménez Losantos, al que el director de ABC, tras una paciencia infinita, ha decidido llevar a los tribunales en defensa de su honor- -y de cuantos trabajan en el diario- harto de razón y generosidad porque alguna responsabilidad tendrá en todo ello la Conferencia Episcopal. Después de los recientes discursos del Rey sobre la unidad de España, la aportación de la Corona a la Transición, sobre la democracia y la libertad de expresión, después de su viaje a Ceuta y Melilla y del chitón a Chávez, estamos a la espera de que la Cope rectifique su infame campaña contra el Monarca, y su liderazgo como el moderador y defensor de los españoles y del Estado. Pero el ruido seguirá, porque sobre todo le conviene al PSOE, que lo utiliza para tapiar sus casi cuatro años de disparates institucionales y confederales, de ruptura de la convivencia y el consenso nacional. Que son hechos reales y constatables de los que huye el Gobierno y su partido con ayuda de su ventajista muralla televisiva, y apoyados en la lamentable cantinela del PP. Por eso no se callan y provocan Zapatero, Blanco, Bermejo, Rubalcaba, De la Vega, Pumpido y compañía, buscando el cuerpo a cuerpo con el Partido Popular para que los españoles, distraídos, no puedan admirar lo que han deshecho en los pasados años y lo que pueden llegar a destrozar si Zapatero permanece en el Gobierno otros cuatro años más. -Josemari: ¿puedo recordarte que soy yo el candidato a las próximas elecciones?