Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN LUNES 12 s 11 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro EMPRESARIOS CATALANES Y VICTIMISMO LA LECCIÓN DEL REY A pasado tiempo suficiente para empezar a valorar política exterior fracasada en todos y cada uno de sus frentoda la dimensión del grave incidente que protagotes, pero especialmente allí donde se supone que, como una nizó el presidente venezolano, Hugo Chávez, cuya cumbre entre Estados iberoamericanos, España debería contumacia en interrumpir a José Luis Rodríguez Zapatecontar con un ambiente más favorable y con un mayor conro y en insultar a José María Aznar obligó al Rey Don Juan trol diplomático de los acontecimientos. La dirección polítiCarlos a requerirle que se callara. Se ha dicho que la interca de la diplomacia española es un desastre sin paliativos. vención de Su Majestad no tiene precedentes. Tampoco En este contexto de colapso diplomático y de falta de fuercuando abandonó la sala como muestra de rechazo a los za en la persona del presidente del Gobierno- -impotente anataques contra España que perpetraba Daniel Ortega, prete la verborrea de Chávez- la figura del Rey emerge como sidente de Nicaragua. Y es cierto, pero nada de lo que pasó un pilar fundamental e insustituible del edificio institucioen la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile tiene nal, de la imagen internacional de España y como el factor precedentes. Los mandatarios chavistas se adueñaron aglutinante de los sentimientos ciudadanos y de su proyecde este foro para reventarlo, en proceso paralelo al que ción política en los momentos más necesarios, como suceellos- -Hugo Chávez, Daniel Ortega, Evo Morales- -protadiera el 23 de febrero de 1981. La severa intervención de Don gonizan con organizaciones políticas y económicas alterJuan Carlos en la Cumbre Iberoamericana fue tan necesanativas que están impulsando para extender sus ideas soria como notoria fue la ausencia de vigor político del Gobiercialistas totalitarias por todo el continente. Parece que no español. Su decidida interdicción de los insultos de Cháuna vez comprobado que el antiamericanismo ya no recluvez es la propia de un Monarca que se siente, porque lo es, ta tantos adeptos en Iberoamérica como antes, Hugo Chátestigo principal, por legitimación dinástica y constituciovez lidera ahora un nuevo reclamo, el antiespañolismo, en nal, de la unidad histórica de España y valedor de su digniel que combina todos los tópicos más falsos sobre el legado dad. Por esto mismo, la firmeza patriótica de Don Juan Carde España en Hispanoamérica con una peligrosa campalos será decepcionante para la derecha extrema antimonárña de acoso a las empresas españolas, a las que el imaginaquica, siempre huérfana de argumentos para pedir la abdirio izquierdista ha convertido en trasuntos del demonio cacación del Monarca; y será irritante para la izquierda radipitalista norteramericano. cal republicana, que confiaba en el Nada de esto surgió de la nada en debilitamiento de la Corona como la Cumbre de Santiago. Lo que dio efecto de la progresiva desafección la cara con toda su crudeza en prepor la Transición democrática y La intervención directa, sencia de todos los máximos mandalos consensos constitucionales de contundente y enérgica de Su tarios del continente fue un grave y 1978. A todos ha desmentido el Rey acelerado proceso de degradación con el ejercicio oportuno, digno e Majestad el Rey fue el único democrática en la región, al que el histórico de su función constituciogesto de dignidad que se vio en Gobierno español no sólo no ha henal de ostentar la más alta repreun foro herido de muerte por la cho frente como debía, sino que ha sentación del Estado. legitimado al privilegiar las relacioindolencia de las democracias nes con Bolivia y Venezuela, ahora ay, además, una lección que el iberoamericanas ante el empuje tornadas en lastre insoportable paPP y el PSOE deberían anotar de un movimiento socialista, ra su crédito diplomático. Por eso, la para ponerla en práctica cuanto antotalitario y bien financiado por intervención directa, contundente tes. España necesita urgentemente el consenso de ambos partidos en los y enérgica de Su Majestad el Rey el petróleo venezolano asuntos de Estado. Esta petición no fue el único gesto de dignidad que es un tópico. Es una demanda aprese vio en un foro herido de muerte por la indolencia de las democramiante para que el Estado funcione, para que los intereses nacionales estén bien protegidos y para cias iberoamericanas ante el empuje de un movimiento soque las alternativas políticas en el Gobierno no quiebren la cialista, totalitario y bien financiado por el petróleo veneconfianza de los ciudadanos ni lancen mensajes equívocos a zolano, cuya ambición expansionista no va a dar tregua a la comunidad internacional. Rodríguez Zapatero, al margen ninguno de los Estados democráticos de la región. La Cumde los justificados reproches que merece su política exterior, bre Iberoamericana ya no representa un punto de encuensalió en defensa de la figura política de José María Aznar- -altro para el progreso de la libertad y de la democracia, porque quienes debían defender una y otra parecen intimidago que el PP debió reconocer en sus primeras valoraciones del incidente y no hizo- y éste acertó plenamente al agradecer dos por el matonismo verbal, económico y político del régien persona al Rey y al presidente del Gobierno sus recriminamen chavista entronizado como heredero aventajado de la dictadura castrista. De ahora en adelante se impone ciones a Hugo Chávez. A nadie confundirá este gesto de concordia, por ocasional que sea, entre los dos últimos inquilinos una política de intereses bilaterales, en la que España despliegue una estrategia diplomática que vele principalmende La Moncloa, porque las diferencias legítimas entre ambos te por el beneficio de sus relaciones con gobiernos fiables y son inamovibles. Pero al menos ha demostrado que es posible hallar ese punto de encuentro perdido tras una legislatura de no con Estados que cultivan el totalitarismo a caballo del sentimiento antiespañol. discordias y rupturas, en laquenadasale gratis, comonohasido gratis aquella irresponsable acusación que lanzó Moratinos contra Aznar, en noviembre de 2004, de haber apoyado el ara España, su posición política en la zona también ha intento de golpe de Estado contra Chávez en 2002. quedado reflejada en esta Cumbre Iberoamericana porDon Juan Carlos ha demostrado precisamente que las que ningún mandatario, ni siquiera la anfitriona, respaldó funciones de la Corona no están condicionadas a las coyunpúblicamente y en el acto- -porque de nada sirven los menturas que producen las urnas y que los valores que encarsajes privados de apoyo- -al presidente del Gobierno, Jona la Monarquía parlamentaria española no están sometisé Luis Rodríguez Zapatero, cuando estaba siendo intedos al escrutinio de la rentabilidad política. Esto es lo que rrumpido por un injuriante Hugo Chávez. Tiempo habrá de ha acreditado un gran Rey. analizar- -y será imprescindible hacerlo- -el saldo de una H H P OS dirigentes empresariales catalanes parecen dispuestos a alimentar el mito del victimismo, que prende con demasiada facilidad en algunos sectores sociales y políticos. Hace unos días, Joan Rosell, presidente de Fomento del Trabajo, amenazó con una huelga fiscal si persisten las mentiras producto- -a su juicio- -de una campaña organizada. Según Rosell, Cataluña ha recibido un 28 por ciento menos de inversión que Madrid en la última década, y para demostrarlo pretende que se hagan públicas las balanzas fiscales y se concreten mediante datos las inversiones realizadas. Para rematar la faena, aludió a un precedente de hace más de un siglo, el cierre de cajas ante determinadas medidas tributarias, reiterando así las desafortunadas manifestaciones de Jordi Pujol en un sentido similar. El Círculo de Empresarios, encabezado por José Manuel Lara, parece también dispuesto a sumarse a estos planteamientos con la presentación, hoy, del manifiesto La responsabilidad del empresariado catalán Desde el tripartito que dirige José Montilla se alienta un radicalismo social que afecta incluso a quienes, por puro sentido de la responsabilidad, no deberían actuar exclusivamente con criterios emocionales. Si a ello se suma la deriva nacionalista de CiU, la conclusión resulta evidente: el clásico seny que distingue a la sociedad catalana está cediendo su lugar a posturas de confrontación y sectarismo que son impropias de una comunidad moderna y desarrollada. Cada cual debe actuar desde el lugar que le corresponde en función de su capacidad y aptitudes. Cuando en los periódicos los empresarios saltan desde las páginas de economía a las de política nacional es que algo falla en el equilibrio social. ERC ha logrado su objetivo ante la complacencia de un PSC oportunista y de un PSOE inconsciente. Cataluña ha perdido estabilidad, y sus referentes sociales y económicos se deslizan por una pendiente de radicalismo que los ciudadanos contemplan con perplejidad y también con notables dosis de escepticismo, según reflejan los datos bien conocidos sobre la baja participación en las urnas. Como empresarios que son, los líderes de Fomento o del Círculo deben saber que la unidad de mercado es fuente de prosperidad para todos y que las posturas insolidarias terminan por volverse en contra de quienes las provocan. Sería muy triste pensar que todo esto forma parte de una campaña coyuntural de presión hacia el Estado de cara a la sentencia sobre el Estatuto catalán. Pero todavía peor sería admitir que Cataluña ha perdido su tradicional dinamismo para caer en manos de la demagogia de unos y de la imprudencia de otros. Está claro que la política de concesiones hacia las aventuras soberanistas que practica José Luis Rodríguez Zapatero ha producido el efecto contrario al que anunciaba, porque las minorías antisistema están arrastrando a los partidos y a las instituciones sociales catalanas hacia la vía impracticable del desapego la insolidaridad y el recurrente victimismo. L