Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 11 de Noviembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.569. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Lakshmi ya sonríe Lakshmi, la diosa india que nació con cuatro brazos y cuatro piernas, vuelve a sonreír. Dos días después de una arriesgada cirugía, la pequeña de dos años ha recuperado la consciencia y respira sin ayuda POR PABLO M. DÍEZ n La metamorfosis de Kafka, Gregorio Samsa amanece un día convertido en un repugnante insecto con varias patas. Algo parecido, pero al revés, le ocurre a la niña india de dos años que nació con ocho extremidades. Coincidiendo con el festival de Diwali que se celebra en su país en honor de Lakshmi, la diosa de la riqueza, la pequeña recobró la consciencia el viernes tras haber sido operada para extirparle la mitad de sus extremidades. Todo un buen presagio porque, curiosamente, a la niña le pusieron de nombre Lakshmi porque, como dicha divinidad hindú, tenía también cuatro brazos. Pero tan horripilante malformación, que la había convertido en una especie de niña araña ya forma parte del pasado y ahora Lakshmi trata de sobrevivir tras haber salido del sueño. Al despertarse, abrió los ojos, reconoció a sus padres y movió ligeramente los dedos de sus manos y pies. Aunque, según los médicos que la atienden en el Hospital Sparsh de Bangalore, su estado es estable y ya se le ha retirado la respiración asistida, su vida aún corre peligro. No en vano, 36 doctores, desde cirujanos plásticos hasta pediatras, llevaron a cabo el miércoles la arriesgada operación, pionera en la India. El objetivo consistía en extirparle de su cuerpo menudo los dos brazos y las dos piernas que, junto a las suyas propias, le habían crecido en la pelvis por culpa de un gemelo parásito al que estaba unida, pero que dejó de desarrollarse en el vientre de la madre. Como ocurre sólo en uno de cada 50.000 casos, la niña absorbió las extremidades del otro feto y vino al mundo convertida en un monstruo humano. De hecho, un circo quiso comprársela a sus Irene Lozano A LA VERDAD EL RESPETO E E Así era el esqueleto de Lakshmi, antes de la cirugía que le devolvió la normalidad padres para enseñarla como atracción de feria durante el tiempo que hubiera vivido, ya que la mayoría de los pacientes que sufren tan graves malformaciones no pasan de la adolescencia. En lugar de venderla, los progenitores, pobres campesinos del estado oriental de Bihar, han hecho todo lo posible para salvar a su hija. Así, llevaron a Lakhsmi a un hospital de Nueva Delhi donde los médicos descartaron la operación por su dificultad y, sobre todo, por costar 2,4 millones de rupias (41.814 EPA euros) En cambio, el Hospital Sparsh de Bangalore, una ciudad del sur de la India que alberga numerosas empresas de alta tecnología y call centers ha realizado el milagro gratis. Las posibilidades de éxito son del 80 por ciento dicen los médicos mientras la pequeña Lakhsmi sonríe a sus padres, Shambhun y Poonam, nada más salir de un extraño sueño en el que, como el protagonista de La metamorfosis se había convertido en una niña araña ntonces, ¿esto va a quedar así? ¿Nadie es responsable de las mentiras de la investigación del 11- M? ¿Nadie en los medios? ¿Nadie en los partidos? ¿Absolutamente nadie y caso cerrado? No tan deprisa, que hay lista de agravios: el joyero acusado de estafa tras vender bisutería por oro macizo pregunta si recibe la misma consideración el caso de los periodistas que vendieron bulos por noticias. Y quienes castigamos a nuestros hijos cuando mienten querríamos estar seguros de que inculcarles el sentido de la verdad no les impedirá ser diputados algún día. ¿Nos damos cuenta de cómo envilece la vida pública el que la mentira no tenga consecuencias? Las urnas no bastan. Aceptar que el político mendaz expía sus culpas cuando pierde unas elecciones equivale a asumir que si un montaje más eficaz le hubiera dado la victoria, ya no sería culpable de mentir, lo cual es perverso. En cuanto a las empresas periodísticas, si miran para otro lado- -el de sus cuentas de resultados- -entendemos que, en adelante, desisten de formar ciudadanos juiciosos y se dedican a otras actividades. Si esto queda así, cuando todo sea un brumoso recuerdo los fabuladores exhibirán su impunidad como legitimación última de su insania. Podrán equiparar su recreación de la realidad, sin parangón en nuestra historia reciente, a esas exageraciones, ocultaciones y disimulos más o menos tolerados en la vida pública. Alguien dirá: todos mienten, y nos despeñaremos por el nihilismo ético. Si no hay media docena de dimisiones políticas y periodísticas, no se restituye el respeto a la verdad, ese frágil hilo sin el cual se desencuadernan los códigos éticos de una sociedad y se tritura la confianza en sus instituciones públicas y privadas. Esto no puede quedar así.