Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11 s 11 s 2007 España, puerto franco de la droga ESPAÑA 31 RUTAS DE LA COCAÍNA DESDE IBEROAMÉRICA Transporte oculto Cuando la cocaína va escondida, se introduce en los dobles cascos de los buques. En otros casos, va simplemente en la cubierta del barco 1. Buque nodriza: son cargueros o pesqueros que recogen la droga de embarcaciones go fast o avionetas que, a su vez, las han sacado de la costa Buque nodriza Hamburgo Rotterdam Cocaína decomisada España RUTA EUROPEA 2. Pesqueros: trasladan la droga hasta un punto cercano al destino, donde el estupefaciente es recogido por planeadoras 60 40 Resto de Europa Pesquero Planeadora PORTUGAL ESPAÑA MARRUECOS ARGELIA Hoja de coca cultivada 2004 RUTA EUROPEA (vía aérea) 3. Las planeadoras son capaces de burlar más eficazmente los controles costeros MAURITANIA MALÍ Vuelos calientes RUTA AFRICANA Colombia Bolivia Perú RUTA AFRICANA 50 18 SENEGAL GUINEA BISSAU GUINEA Pequeñas avionetas Camiones de gran tonelaje A una palabra de diez letras diferentes se le adjudica un número del 0 al 9 a cada letra, en un orden concreto preestablecido, de modo que la palabra pueda ser traducida por un número, que será el mensaje secreto (por ejemplo, un número de teléfono) O E L AG URC I 46 8 0 M 92 1 357 Pesqueros Narcos y cocaína de alta mar Los cárteles colombianos de tráfico de droga atraviesan el océano para llegar a España con métodos cada vez más sofisticados s Así es como funcionan los llamados barcos de la droga POR CARLOS HIDALGO MADRID. España aglutina el 60 de la cocaína decomisada en Europa y el 10 de la mundial. Por ello, no sorprende que en nuestro país y en Gran Bretaña se consuma la cuarta parte del polvo blanco de todo el planeta. España ha sido, y es, puerto de entrada de esta droga y una de las vías más utilizada es el tráfico marítimo. Las investigaciones policiales no hacen más que destapar la intrincada infraestructura de los grupos especializados en este tipo de narcotráfico. Los clanes colombianos siguen a la cabeza. En su día, explican los expertos policiales, se aliaron con las organizaciones gallegas, algo que sigue vigente. Pese a esta coalición delictiva, los clanes colombianos presentan sus propios rasgos. En su organigrama, una de las figuras principales es el lugarteniente: se encarga de la logística, la infraestructura y la contratación del personal: desde los capitanes de barco a los pisos francos, por ejemplo. Para pasar más desapercibidos y moverse con mayor libertad, los lugartenientes suelen tener la documentación en regla en nuestro país, incluso, en ocasiones, desarrollan algún oficio. La otra figura es la del llamado hombre de confianza que se encarga de tareas puntuales, como realizar algún contacto o supervisar el traslado del estupefaciente. En cuanto a los cabecillas de los grupos, son personas que se dedican a delinquir, están fichados muchos de ellos por la Policía e, incluso, dirigen las operaciones desde prisión. No se pueden pasar por alto a los intermediarios, dedicados a labores de comunicación interna. El organigrama de estas organizaciones es, por tanto, similar al de una empresa, cuidando todos los eslabones de la cadena. Los enclaves de las bandas están delimitados por los lugares de operaciones, aunque destacan la zona de la Ría de Arosa, en Pontevedra- -su juzgado es el que más procesos de este tipo instruye- -y Madrid, que funciona tanto como punto neurálgico como de encuentro. También, aunque en menor medida, se han interceptado otros cuarteles generales en Cataluña y Andalucía Occidental, así como en la Comunidad Valenciana. En cuanto al cobro de los servicios, los gallegos, cuando trabajan para otros, van a comisión, que se suelen cobrar en una partida de droga, de hasta el 40 del total. Así, sus jefes, los colombianos, evitan hacer grandes desembolsos, comparten los gastos y, si hay pérdidas, sólo son en mercancía, explican las fuentes policiales. Uno de los asuntos más curiosos es el de las grandes cantidades de dinero que se gastan los grupos de narcos en cada operación. Pongamos un ejemplo: en la operación Grumete la banda de colombianos, con la aportación de Sito Miñanco, se gastaron alrededor de 1,5 millones de dólares: 710.000 fueron para la compra del barco; 30.000 para pagar a la tripulación saliente y la documentación; 200.000, para la tripulación mercenaria; 150.000 para el capitán... Cada intermediario principal se llevó 1.000 dólares por cada kilo de coca transportado. Pero, ¿cómo son esos barcos y tripulaciones? Suelen ser de tres tipos: cargueros o mercantes, pesqueros- -los más comunes- -y embarcaciones de recreo, como yates, veleros o catamaranes. Eso sí, también se dan casos en los que se utilizan petroleros, arrastreros o, incluso, barcos de guerra explica un experto policial. Los buques nodriza- -en es (Pasa a la página siguiente) La cocaína, una de las más baratas de Europa y con una pureza de hasta el 80 Los datos que maneja el laboratorio de la Comisaría General de Policía Científica establecen que, de las muestras analizadas, siete de cada diez presentan una pureza de entre el 70 y el 80 en cocaína base. En casos aislados se percibió un porcentaje que rondaba el 90 La calidad de la cocaína no ha evolucionado ni de manera positiva ni negativamente, al contrario que el hachís o la heroína, cuya calidad sí ha ido aumentando en los últimos años, añaden fuentes policiales expertas en la lucha contra el narcotráfico. En cuanto al precio de la droga, el gramo de cocaína en España tiene uno de los valores más bajos de toda la Europa Comunitaria, sólo por encima de Alemania y Portugal. Barcos de tres tipos ABC Fernando Rubio Clave numérica 32