Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LA ENTREVISTA DOMINGO 11 s 11 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) su Hijo Jesucristo, universal Salvador, sumo y eterno sacerdote. Esta es la intención del Papa. De ahí que haga hincapié en la gran visibilidad de la Cruz, que no debe esconderse: Jesús tiene presencia real en la Eucaristía; y Benedicto XVI desea que esa presencia real de Jesús sea el centro verdadero de la liturgia católica. -Su Eminencia fue nombrado se- derse por Europa, ha encontrado en España, país de gran tradición católica, un territorio de paradójico arraigo. Recientemente ha habido disposiciones legales en asuntos tan diversos como el matrimonio o la experimentación con embriones que chocan frontalmente con la doctrina católica. ¿Cree que estas medidas son un intento de presentar batalla al ascendiente que pueda tener sobre los españoles la moral cristiana? -Son, desde luego, una patente contradicción con toda la tradición católica del pueblo español, una tradición que se ha basado, en sus principios éticos, en el Evangelio y que ha sido fermento de civilidad para el pueblo español. Una tradición que ha permitido que España sea considerada faro y referencia en muchos otros países. ¡Cuántos educadores, intelectuales, misioneros, cuántos trabajadores sociales han salido de España hacia el resto del mundo, volcándose especial- -Aunque yo no provengo de la escuela diplomática, he estudiado y enseñado durante largos años Teoría e Historia de las relaciones entre Iglesia y Estado, y por tanto conozco bien la evolución de estas relaciones y las vicisitudes de la elaboración de los concordatos. Además, en mi cargo de rector de la Universidad Pontificia Salesiana y, sobre todo, como secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y presidente de la Comisión para la Justicia y la Paz de la Conferencia Episcopal Italiana he tenido ocasión de tratar a muchos hombres de la política. Como arzobispo, primero de Vercelli y después de Génova, he mantenido relaciones de manera continua y estable con intelectuales y administradores italianos, relaciones que son muy importantes para la Iglesia en el mundo contemporáneo. Así que, aunque no he tenido esa experiencia diplomática a la que usted alude, sí la he ido adquiriendo mediante mi labor docente y pastoral. Y, en último término, me encomiendo a la acción del Espíritu; siempre es Él quien obra a través de nosotros. -El laicismo, que parece exten- cretario de Estado tras rendir a la Iglesia grandes servicios pastorales y doctrinales, pero carecía de experiencia diplomática previa. ¿Cómo ha sido su adaptación a este nuevo cargo? Bertone, número dos del Vaticano, y Prada charlan durante la entrevista mente en el continente latinoamericano, llevando por todos esos lugares civilidad, ayuda, solidaridad! Este es un dato histórico innegable; y todo esto ha sido inspirado por el gran patrimonio derivado de la fe y de la moral cristianas, profundamente arraigadas en España. Es una contradicción volverse contra este patrimonio; de algún modo, traiciona esta gran tradición de nobleza del pueblo español. Las leyes, es cierto, son obra de la mayoría en un régimen democrático; pero este es un criterio muy reduccionista, porque también en un régimen democrático tiene que abordarse el problema de confrontar y hacer congruentes democracia y verdad, democracia y moralidad. La democracia o es moral o no es democracia. Esta es la gran cuestión de nuestro tiempo, una cuestión que vale para España y para otros muchos países. Cuando lo que decide la mayoría se vuelve contra la ley moral natural, contra los principios éticos fundamentales que son regulación de la vida personal y social, vamos hacia una involución, no hacia una mejora real de la nueva humanidad. Esta es una cuestión que la opinión pública debe plantearse, y muy especialmente los hombres políticos, si en verdad aspiran a alcanzar el bien común. BENEDICTO XVI Se lee al Papa a través de un filtro que ya, en parte, mutila o manipula su pensamiento Es un hombre de una finura y una dulzura excepcionales, que a todos nos seducía y a todos nos escuchaba ISLAM les españoles asistirá la vicepresidenta del Gobierno. ¿Cómo se valoran estos gestos desde la Secretaría de Estado de la Santa Sede? Es voluntad permanente, no pasajera, del Papa profundizar en la interlocución con el mundo musulmán -En los últimos meses se han percibido unas relaciones más fluidas entre el Gobierno de España y la Santa Sede, después de un período de cierta frialdad. Hemos visto que en la beatificación reciente de los mártires estuvo presente el ministro de Exteriores. Ahora se anuncia que al nombramiento próximo de tres cardena- -Ciertamente, nuestra valoración es positiva. Aunque la generalidad de los hechos no nos permite todavía hablar de una mejoría, es cierto que se están produciendo signos de acercamiento. Valoramos, por ejemplo, que el Gobierno español haya entendido el sentido auténtico de la beatificación de los mártires españoles, cuyo ejemplo hoy nos inspira pensamientos de perdón y de reconciliación. Este era el verdadero pensamiento de aquellos mártires y su mejor legado, un legado profundamente cristiano que no admite tergiversaciones políticas. El hecho de que el Gobierno español haya mandado una delegación de alto nivel debe interpretarse como un gesto positivo. El nombramiento de tres cardenales- -el Arzobispo de Barcelona, el Arzobispo de Valencia y el gran canonista y profesor Urbano Navarrete- -es un signo de confianza del Papa en la Iglesia española, que es una Iglesia viva, una Iglesia que tiene una alta misión testimonial de la fe en una situación difícil. Esperamos que estas señales aporten frutos mayores en el propósito de caminar juntas la comunidad religiosa y la civil en España. -No, una denuncia unilateral no tendría sentido en el mundo de hoy. También en Italia existen algunos grupos que quieren la denuncia o la revisión del Concordato, pero no representan en modo alguno el sentir general. Muchos países de América Latina, de África, también países de Europa, de la Europa Oriental, están estipulando acuerdos con la Santa Sede- -distintos, naturalmente, de los acuerdos entre la Santa Sede y el Estado español- países de todo tipo, de las más diversas regiones del mundo, quieren entablar relaciones con la Santa Sede y establecer instrumentos jurídicos concretos. En un momento así, sería poco sensato que en España estos acuerdos fueran puestos en tela de juicio; y constituiría, desde luego, una contradicción con la propia historia del país. -El ministro Moratinos, en su reciente visita a Roma, dijo que los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede son plenamente vigentes, pero en España a cada poco surgen voces desde ciertos sectores del Partido Socialista o desde otras formaciones políticas de izquierda que solicitan que el Estado español denuncie unilateralmente o revise estos acuerdos. ¿Se considera desde la Secretaría de Estado la posibilidad de esta denuncia o revisión?