Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10- -11- -2007 Ojos de Brujo sigue cosechando triunfos: el último, un Grammy Latino en Las Vegas 75 Dar alas a los que piden su viaje al País Vasco Sólo cuatro meses después de que el Guernica se moviera, el presidente del Gobierno ratificaba en el Pleno del Senado la decisión de denegar un préstamo temporal del cuadro al Guggenheim de Bilbao, para lo que adujo razones exclusivamente técnicas y muy convincentes que recomiendan su no movilidad pues ha sufrido a lo largo de su vida más movimientos de los adecuados y convenientes Zapatero avalaba así la decisión del Ministerio de Cultura en respuesta a una petición del PNV. ¿Conocía el presidente aquel movimiento que ha dado alas a los que reclaman el viaje del cuadro al País Vasco? de junio (y sello de entrada en el museo de 26 de junio) a la que ha tenido acceso ABC. En primer lugar advierten al jefe de Restauración del museo que la maniobra no era segura, puesto que el centro de gravedad se desplazaba peligrosamente hacia un extremo del S. M. A. Para evitar que el soporte sufriera y produjera vibraciones en un cuadro como éste, le insistimos en que lo subiera con cierta inclinación como se hizo el día en que se descolgó. El viernes 26 de mayo, dos días antes de colgarlo definitivamente, los miembros de Servimatismos observan que se están colocando unos nuevos soportes al Guernica Vimos atónitos- -explican a Martínez de Aguilar en la carta- -cómo se arriesgaba inútilmente la integridad del cuadro. Por un lado, se estaba agujereando innecesariamente su bastidor (con cuatro agujeros por soporte) para poner cuatro tornillos muy próximos entre sí. La carpintera que ponía los tornillos lo hacía directamente sobre el bastidor, sin hacer un taladro previo, de menor diámetro que el tornillo, lo que hubiese impedido que la veta de la madera lleve al tornillo por una trayectoria inadecuada. En cualquier momento la punta del taladro podría resbalar y destrozar el lienzo para siempre Pero no acaban ahí las presuntas irregularidades en la manipulación de esta obra. A los responsables de la empresa les extrañó ver que utilizaban una cuerda y un nivel de burbuja, sujetando todo ello a pulso, sin verificar que el S. M. A. estuviese a nivel, ni tampoco el propio suelo. Nos dimos cuenta de que los soportes, al ejercer presión uno sobre otro en diagonal y no en vertical, creaban unas tensiones innecesarias al bastidor que, a medio- largo plazo, pueden ser nefastas e irreversibles Se estaba manipulando, a su juicio, una obra de arte tan valiosa de manera demasiado arriesgada Pablo Torrecilla explicaba ayer a ABC que se les acusó de intrusismo al advertir de estos problemas, que el jefe de Restauración no les quiso escuchar y no prestó atención a sus sugerencias y que se les vetó el acceso al museo el día en que se colgó el cuadro, a pesar de haber creado ellos la máquina gracias a la cual se pudo llevar a cabo el movimiento de la obra. Pero no consideramos oportuno callarnos y por eso escribimos una carta a la directora del museo advierte. En la misiva, comentan a Martínez de Aguilar: Hemos llegado a la lamentable conclusión de que no ha sentado bien que descubriésemos tantos fallos en el método y sistema de soportes para colgar el cuadro. Resultábamos ser unos testigos incómodos y por eso alguien decidió que era mejor que no estuviésemos delante Cuanto menos sorprende que sea el mismo museo que publicó en 1998 el ambicioso y modélico estudio del cuadro, en cu- Unos testigos incómodos Llegada al CARS del soporte móvil articulado (S. M. A. que sirvió para mover el Guernica en 2006 yas conclusiones se basa siempre el Ministerio para negar su préstamo, el que ponga en riesgo la obra con una al menos cuestionable manipulación de la obra, que además se había silenciado. En las conclusiones del informe de los especialistas internacionales se advierte que el cuadro es especialmente sensible a todo tipo de vibraciones, inevitables en los transportes. Podrían producir nuevas grietas, levantamientos y pérdidas de película pictórica, por lo que se recomienda reducir al mínimo las manipulaciones No fue éste el único movimiento polémico con motivo de la exposición Picasso. Tradición y modernidad cuyos comisarios fueron Carmen Giménez y Francisco Calvo- Serraller. Otro cuadro emblemático, Los fusilamientos de Goya, se trasladó del Prado al Reina Sofía. El especialista Nigel Glendinning ya advirtió en ABC de los peligros de tomar a la ligera una decisión que puede tener consecuencias en un lienzo ya dañado por su traslado durante la Guerra Civil