Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID SÁBADO 10 s 11 s 2007 ABC Cadena de competencias Los ayuntamientos son los responsables de hacer cumplir sus competencias urbanísticas. En caso de construcciones ilegales deben inspeccionar, vigilar, denunciar y tramitar los expedientes abiertos por las policía locales para hacer efectiva la demolición antes de la ocupación. La Comunidad de Madrid es la responsable de demoler, en aplicación de la Ley del Suelo. Agentes forestales. Son los encargados de la vigilancia en las cañadas. Pueden paralizar cautelarmente las actuaciones, precintar o retirar de las instalaciones todo tipo de objetos. Los agentes forestales pueden parar las edificaciones que incumplan la ley, precintarlas y retirar todo tipo de objetos La Policía Nacional sigue haciendo controles aleatorios en las distintas zonas del enorme asentamiento de la Cañada Real IGNACIO GIL Los vecinos de la Cañada paralizan las nuevas construcciones por los derribos La cesión de las parcelas ha caído desde hace un año, y con ello, la especulación, ante la falta de suelo disponible s Los residentes siguen esperando soluciones M. J. ÁLVAREZ MADRID. Calma chicha. Los residentes en los 15 kilómetros de la Cañada Real Galiana, una vía pecuaria ocupada desde hace más de 40 años por todo tipo de construcciones ilegales y por unas 40.000 personas están a la expectativa. Desde la batalla campal desatada el pasado 18 de octubre en el sector V entre policías y vecinos, a raíz del derribo de una vivienda ilegal de una familia musulmana, se han parado las obras. La incertidumbre, el temor a nuevas demoliciones y la presencia policial, a la que se ha sumado en los últimos días las patrullas de agentes forestales que tienen orden de vigilar cualquier indicio de levantamientos en ese suelo son las causas. La situación ha provocado que las obras estén paradas. Las casas que estaban a la mitad siguen igual, exhibiendo los muros de ladrillo, cemento, sin cubierta... a medio edificar. Lo mismo ocurre con la casa de Abdul, que ha optado por hacer lo propio. La reconstrucción que hizo los primeros días, con ayuda de los vecinos, sigue en el mismo estado. Levantó las cuatro paredes y colocó incluso una puerta. Es el que más miedo tiene. Se montó una bien gorda y cree que tiene todas las papeletas para que se la echen abajo con los controles actuales. Y, además, teme que si hay incidentes, le culpen a él de instigarlos explican unos allegados. Tiene que presentarse cada 15 días ante el juzgado porque fue uno de los nueve detenidos. Lo que también ha descendido drásticamente han sido las cesiones el único modo de conseguir instalarse en la Cañada, dado que nadie es propietario del suelo. Hace un año más o menos que no hay; más que nada porque, prácticamente, no quedan parcelas libres. El boom pasó explica el portavoz de la Asociación de Vecinos del sector V de la Cañada Real, Miguel Martín. Con todo, siguen los carteles con el mensaje: Se cede o, incluso, con advertencias: Esta casa es de un gitano seguido de un número de teléfono. Las parcelas son grandes y, el negocio, seguro. Muchos se han ido de allí y han revendido sus parcelas ilegales a nuevos ocupantes. Lo han troceado, de forma que donde había una ca- La reconstrucción de la casa de Abdul, cuyo derribo provocó una batalla campal sigue igual. Él tiene miedo sa con un huerto se han hecho hasta cuatro. Con ello han estado especulando estos años. Los recién llegados han pagado hasta 6.000 y 10.000 euros por cien metros cuadrados que luego han tenido que construir. La especulación que ha habido frenará la posibilidad de legalizar los terrenos, además de que ha contribuido a que se degrade y hacine la Cañada y se deteriore la calidad de vida, indicó el portavoz a Ep. No obstante, piden controles para evitar que esto se repita ante los supuestos realojos en pisos, si es que los hubiera. Esto no puede estar dejado de la mano de Dios. Queremos soluciones a través de una mesa en la que estén ayuntamientos, la Comunidad y los 4 sectores de la Cañada. Sería un primer paso importante subrayó. Además, lo tiene claro: No se puede legalizar al cien por cien de los residentes. Sí a los que llevan 30 años Bomberos, funcionarios, profesores de Secundaria y hasta un arquitecto, entre los que buscan la legalización Ep MADRID. Dos bomberos del Ayuntamiento de Madrid se encuentran entre los vecinos del sector 5 de la Cañada Real Galiana que desde hace años buscan la legalización de sus viviendas, levantadas sobre terrenos no urbanizables, según diversos representantes vecinales. Estas mismas fuentes aseguraron ayer que uno de los funcionarios heredó la vivienda de un familiar, mientras que el otro compró el terreno hace siete años y levantó un chalé sobre una parcela de un total de 250 metros cuadrados. Entre los vecinos de este sector, habitado principalmente por personas de origen musulmán, destaca también un arquitecto, varios funcionarios del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, con el que los vecinos llevan litigando desde hace varios años, así como un par de profesores de Educación Secundaria, otro funcionario de la Administración de Hacienda y un empresario de la construcción de Brunete. El sector 5 de la Cañada Real Galiana fue testigo de una batalla campal entre policía y vecinos musulmanes a raíz del derribo de una vivienda ilegal el pasado 18 de octubre. Los vecinos, agrupados en varias asociaciones, luchan desde hace más de veinte años para que los ayuntamientos implicados en el tema y la Comunidad de Madrid reconozcan sus parcelas y legalicen de una vez por todas sus viviendas levantadas en esta vía pecuaria.