Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL SÁBADO 10 s 11 s 2007 ABC Michael Mukasey, el El ex jefe de Policía de fiscal general con menos Giuliani, acusado de evasión votos a favor desde 1952 fiscal y prácticas corruptas A. G. NUEVA YORK. El juez federal retirado Michael B. Mukasey, de 66 años, ya es el 81 fiscal general (el equivalente a ministro de Justicia) de los Estados Unidos. Fue elegido en la comisión de Justicia del Senado, después de cuatro horas de agotador debate, por 53 votos a favor y 40 en contra. Es el apoyo más bajo a un fiscal general desde 1952. Es un balance poco alentador para quien teóricamente tenía la tarea de dignificar el departamento de Justicia después de Alberto Gonzales. Mukasey fue propuesto por el presidente George W. Bush, pero inicialmente partía con la ventaja de no tener vínculos políticos directos y de contar con la estima de senadores demócratas tan influyentes como el neoyorquino Charles Schumer. Todo esto se tambaleó cuando Mukasey se negó a calificar de acto de tortura los ahogamientos simulados denunciados como práctica de interrogatorio habitual en Guantánamo. En ese momento, se le echaron encima todas las asociaciones de defensa de los derechos civiles y casi todo el Partido Demócrata. Ni uno solo de los senadores con aspiraciones a la presidencia le ha votado. Lo que no se entiende a la primera es por qué le han votado los otros. La elección de Mukasey no habría sido posible sin el respaldo de seis senadores demócratas. Pero incluso Schumer, su gran defensor, ha subrayado en público que el nuevo fiscal general está terrible y mortalmente equivocado sobre qué es y qué no es tortura. De ser cierto, no parece un error insignificante. Pero Schumer y los que han votado como Schumer insisten en que se puede pensar eso y a la vez votar a Mukasey. Lo presentan como una decisión pragmática pensando en el futuro de la Justicia americana. Como si fuera Mukasey o el diluvio. Lo cual puede ser verdad, vista la cerrada defensa que Bush hizo de Mukasey, dejando claro que no estaba dispuesto a considerar alternativas, y el tenaz bloqueo político de los demócratas, incluso en las cámaras donde tienen mayoría. El candidato republicano promocionó a Bernard Kerik para ser alto cargo de Bush ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Bernard Kerik, amigo del ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, y que fue también su jefe de Policía y hasta su chófer, se entregó ayer a las autoridades federales para prestar declaración, acusado de evasión fiscal y prácticas corruptas. Los cargos exactos estaban pendientes de ser perfilados, pero eran lo bastante serios para obligar a marcar distancias a Giuliani, que opta a ser candidato republicano a la presidencia. Lo más grave para Rudolph Giuliani no es ni siquiera haber tenido a Kerik en su equipo municipal, sino haberlo promocionado ante el presidente George W. Bush para un cargo federal. De hecho, fue propuesto para secretario de Seguridad Interior en 2004. Previamente, en 2003, había pasado un tiempo adiestrando a la Policía local en Irak. Tenía que haberme asegu- Decisión pragmática Bernard Kerik AFP Karateka profesional, limpió de delincuencia Nueva York y fue chófer y guardaespaldas del alcalde rado mejor de si era la persona adecuada manifestó ayer Giuliani. Kerik limpió las calles de Nueva York para Giuliani de prostitutas y delincuentes. Karateka profesional, es un tipo duro con una biografía aún más dura. Nacido en 1956, no supo hasta el año 2001 quién fue su madre: una prostituta asesinada a golpes por su proxeneta. El hijo llegó a la Casa Blanca literalmente desde la hez: pasó por la policía del ejército, fue entrenador de artes marciales en los cuerpos especiales e incluso protegió a la realeza saudita. Volvió a casa para trabajar en una cárcel de Nueva Jersey. En 1985 entró en la policía de Nueva York con otro trabajo muy tranquilo: detective encubierto a la caza de narcotraficantes. En 1993 fue chófer y guardaespaldas del alcalde Giuliani, que ya no paró de ascenderle a una velocidad meteórica. Cuando dejó la alcaldía, se lo llevó de socio a Giuliani Partners, su consultoría privada. Con semejante currículum, las acusaciones de tirar por la calle de en medio no son de ahora. A Kerik han llegado a reprocharle que pinchara ilegalmente el teléfono de la ex fiscal Jeanine Pirro para investigar amoríos extramaritales de su esposo. Aunque en principio, esto no se verá en los tribunales. Los problemas legales concretos empezaron para Kerik cuando se descubrió que había aceptado unas reformas de su casa valoradas en 165.000 dólares (112.480 euros) realizadas gentilmente por una empresa constructora que estaba pendiente de una licencia municipal, y que además estaba relacionada con la mafia. Kerik ya ha admitido que cometió una falta en este asunto, pero la justicia federal puede pedirle cuentas, además, por una evasión fiscal de cientos de miles de euros. A todos los candidatos les crecen los enanos y los amigos, pero el caso del ex alcalde Giuliani empieza a ser llamativo. Aparte de Kerik, cuenta entre sus relaciones a un sacerdote acusado de conspirar para proteger a otros sacerdotes y a sí mismo de acusaciones de abusos contra menores, un empresario tejano perseguido legalmente por estafa y un líder sindical encarcelado por robar fondos del sindicato. Las reformas de su casa AFP Un avión procedente de Madrid se sale de la pista en el aeropuerto de Quito Un Airbús 340- 600 de la compañía Iberia, que despegó de Madrid con 333 personas a bordo, se salió ayer de la pista del aeropuerto de Quito en el momento de tomar tierra. El accidente, que no dejó heridos, pudo haberse producido por la explosión de una de las llantas del tren de aterrizaje. El aeropuerto Mariscal Sucre se encuentra próximo a una zona muy poblada del norte de la ciudad. La terminal permaneció cerrada durante tres horas.