Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La amenaza terrorista SÁBADO 10 s 11 s 2007 ABC El final de la tregua mengua el apoyo internacional a Batasuna La coalición ha fracasado en su intento de recabar en el extranjero muestras de rechazo a la detención de sus cabecillas J. PAGOLA MADRID. Batasuna está más sola que nunca en la esfera internacional, allí donde tradicionalmente ha buscado complicidades que le ayudaran a impulsar sus demandas de autodeterminación. La afirmación no es gratuita. No hace mucho, la coalición ilegalizada vio frustradas sus pretensiones de organizar en el País Vasco o Bruselas un macroacto para exigir la puesta en libertad de los dirigentes detenidos el pasado 4 de octubre en la localidad guipuzcoana de Segura. En efecto, la mayoría de los grupos extranjeros que la apoyaron durante el proceso de paz han rechazado ahora la invitación a implicarse en la actual estrategia de la izquierda abertzale por estar en desacuerdo con la decisión de ETA de dinamitar la tregua. Pocos días después de que agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieran a 23 dirigentes de Batasuna- -de los que 17 permanecen en prisión- el comité en la sombra creado precipitadamente para llenar en la medida de lo posible el vacío de poder intentó recabar apoyos internacionales, tanto en países de Europa como de África y América. El encargado forzoso de este cometido fue Karmelo Landa, aún en libertad, que sustituyó de esta manera al responsable del aparato internacional de Batasuna, Joseba Álvarez, arrestado el 2 de octubre. Landa comenzó por contactar con representantes de distintas formaciones y colectivos internacionales, que durante el denominado proceso de paz sí apoyaron a la coalición, a los que propuso su participación en un macroacto que podría celebrarse bien en el País Vasco- -en concreto Baracaldo o San Sebastián- bien en Bruselas, para darle de esta manera mayor relieve propagandístico. El objetivo, según lo planteado por Karmelo Landa, sería exigir la puesta en libertad de los dirigentes de Batasuna, en prisión por la simple razón de hacer labores de interlocución durante el proceso según su argumento, y, de paso, reivindicar la reapertura de la negociación política entre ETA y el Gobierno. La mayoría de estos grupos, alrededor del medio centenar, han dado la callada por respuesta o, abiertamente, han rechazado la invitación, exteriorizando de esta manera su malestar por la decisión de ETA de dinamitar, por su cuenta, un proceso en el que la denominada izquierda abertzale les había implicado hasta el fondo. Ante el fracaso, Batasuna tuvo que buscar solidaridades entre grupos marginales de Grecia e Italia, independentistas de Bretaña y Córcega o los afines al Sinn Féin, además de movimientos de la extrema izquierda de países como Uruguay, Venezuela, Chile, Colombia o Argentina. Las muestras de apoyo se han traducido en concentraciones de una veintena de simpatizantes ante los consulados o embajadas de España, o en comunicados solidarios enviados a la coalición. Pero los expertos en mediación de conflictos internacionales captados durante el proceso por la coalición, apenas han dado alguna muestra de apoyo a Batasuna tras la detención de la mayoría de sus dirigentes. Grupos minoritarios ABC. es Especial sobre el terrorismo de ETA y Batasuna en http: especiales. abc. es 2006 eta El batasuno Joseba Permach en el momento de su arresto DAVID APREA Edurne Uriarte EL SENTIDO COMÚN DE BERMEJO l ministro Bermejo mostró esta semana su seguridad de que Ibarretxe no irá a la cárcel. Por sentido común, arguyó. Los jueces del TSJPV no tienen, por lo tanto, sentido común y aquéllos que osen condenarle, tampoco. Según el mi- E nistro de Justicia. Al margen de su interferencia en la decisión de los jueces, hay que reconocer que el sentido común, entendido como la percepción de una mayoría de la población, piensa lo mismo que Bermejo. Que no puede ser condenado puesto que no se comprende que sea delito reunirse con Batasuna y no lo sea reunirse con ETA. La condescendencia del sentido común para con Ibarretxe, y López y Ares muestra hasta qué punto se ha degradado en España, y de forma muy parecida en otros países, el tratamiento democrático del terrorismo. Las fronteras de la legalidad y de la ética se han traspasado tantas veces, los delincuentes han sido interlocutores de los gobernantes tan frecuentemente, las mentiras se han reiterado tan impunemente, que el sentido común ha perdido su conexión con el Estado de Derecho. El Derecho se adapta a la negociación con los terroristas, y el sentido común, también. Por eso el sentido común, incluso el del mismísimo ministro de Justicia, no es capaz de diferenciar entre las conversaciones que la policía establece entre los secuestradores de un banco para lograr la liberación de los rehenes antes de entrar por la fuerza y la reunión que el alcalde de la ciudad celebra con el jefe de la mafia local en el despacho del ayuntamien- to. Lo primero, obviamente, no es delito. Lo segundo, sí, puesto que el alcalde se convierte, en la práctica, en colaborador de la actividad delictiva del mafioso. Si las conversaciones con ETA se hubieran limitado a ser lo que decían que iban a ser, meros contactos policiales con los secuestradores, el sentido común no estaría tan confuso. Tampoco lo estaría si los gobernantes nacionalistas no hubieran convertido la burla a la ley, en lo que al jefe mafioso se refiere, en una costumbre. Entonces, el sentido común quizá sí sería capaz de encontrar la contradicción entre la ley y la visita del mafioso al despacho del alcalde. PRÓXIMO SÁBADO 8o LIBRO +3 marionetas 5,95 HANSEL Y GRETEL por sólo Tus hijos se divertirán como nunca con Promoción de ámbito nacional y hasta agotar existencias. Teléfono de información: 902 33 45 55. Colección Teatro- Cuentos: Caperucita roja La princesa y el guisante Los tres cerditos El gato con botas La cenicienta Blancanieves y los siete enanitos El patito feo Hansel y Gretel... y muchos más.