Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA El éxodo de los rumanos SÁBADO 10 s 11 s 2007 ABC Una mujer rumana de etnia gitana, con sus hijos en un poblado de los alrededores de Roma AFP Los rumanos gitanos comienzan a abandonar Italia Los inmigrantes dejan paulatinamente los bosques, descampados y parques VERÓNICA BECERRIL CORRESPONSAL ROMA. Ya están empezando a salir de Italia, y, si se les echa de allí, es lógico que muchos de ellos terminen recalando en España. Los gitanos rumanos prefieren estos dos países por ser de origen latino, lo que para ellos significa idiomas más fáciles de aprender. Lo desvelan los propios ciudadanos de este país cuando se les pregunta por los países europeos de su preferencia. Quien no ha abandonado por elección, lo ha hecho por la fuerza, sobre todo ante la amenaza de expulsiones por parte del gobierno. Muchos de los gitanos rumanos que dejaron sus hogares han vuelto a su país, pero otros muchos se han esparcido por el resto de la geografía italiana e incluso han emprendido el peregrinaje por Europa. Según Cáritas Italia, son medio millón los rumanos que se encuentran en Italia, una cifra muy superior a las oficiales, que se detenían en escasos 342.000. En esta cifra se incluyen muchos nómadas, pero otros tantos quedan fuera de la estadística. Son personas sin identidad que viven en la calle como pueden, o gracias a pequeños trabajos o robando. El miedo sigue reinando en Italia ante las posibles represalias no sólo políticas, sino también a nivel ciudadano. Dos personas rumanas terminaron ayer en el hospital al ser agredidas por italianos, mientras que las comunidades gitanas de Yugoslavia y Bosnia tienen miedo de mandar a los niños al colegio, como explicó a ABC el portavoz del campo nómada 900, Najo Adzovic. La elección de Italia ha sido siempre la mayoritaria, por una cuestión de cercanía y de permisividad de las leyes, según comentó a este diario el periodista rumano George Buhnici. En Rumanía ante cualquier delito, las autoridades actúan con mayor dureza que en Italia, de ahí el flujo continuo de estos gitanos rumanos explicó. Este sector de la población, acampado en bosques, descampados o parques, ha ido abandonando paulatinamente sus asentamientos, como pudo comprobar este periódico al visitar los restos de los lugares en los que se refugiaban. Miedo a la diáspora La comunidad rumana instalada en Castellón mira con recelo hacia Italia y teme las consecuencias de la diáspora de rumanos gitanos alentada por este país. No son rumanos, son gitanos una etnia en la que se integran hasta catorce colectivos diferenciados POR LORENA PARDO CASTELLÓN. Cuando Marian Mirita se quemó a lo bonzo en Castellón, volaron por internet los comentarios escritos por rumanos que querían marcar distancias y dejar claro que no era uno de los suyos. No es un rumano, es un gitano decían. Hoy Castellón y sus colectivos rumanos miran con temor al futuro la decisión de Romano Prodi de expulsarles de Italia. El presidente del Centro Cívico Rumano de Castellón, Dan Ionita, califica de populista la anunciada diáspora, mientras que la presidenta de la Asociación Ciudadanos del Este, Angela Placsintar, exige que las autoridades, tanto rumanas como españolas, y las Fuerzas de Seguridad de ambos países, se sienten a planificar medidas para abordar esta realidad e impedir la circulación de delincuentes así como fomentar el odio masivo hacia un colectivo heterogéneo y diverso La presidenta de la Asociación O de la Mentha, Okita Paún, que inició su andadura en Burriana hace dos años, explica que dentro de la etnia gitana hay catorce colectivos diferenciados. A los gitanos rumanizados se les llama rom La asociación O de la Mentha, se creó para atender a mujeres gitanas rumanas en peligro de exclusión. Su presidenta asegura que se ha sentido excluida por la mayoría de colectivos de sus compatriotas como si nos les interesase que nosotros saliéramos en la foto La delincuencia no tiene nacionalidad, pero los rumanos de Castellón temen la llegada de compatriotas a la provincia conocida como el paraíso de los rumanos y donde ya no hay oportunidades de empleo para todos... Si llegan y no pueden ganarse a la vida, ¿a qué se van a dedicar? dice Ionita. El cónsul de Rumania en Barcelona, Florin Angelo Florián y la embajadora de Rumania en Madrid, Maria Ligor, estuvieron ayer en Castellón para firmar el contrato de alquiler del local donde se abrirá el próximo 1 de diciembre, día nacional de Rumanía, la oficina consular de este país en Castellón. Los dos pidieron sensibilidad para no caer en el estereotipo y atribuir la delincuencia a una determinada etnia o nacionalidad La masiva presencia de rumanos en Castellón, unos 80.000, ha cambiado hábitos y costumbres. Hay agentes de la policía que estudian rumano para neutralizar la acción de bandas de delincuentes. La Universidad de Valencia y la Jaume I de Castellón planean ser una extensión de la Universidad Vasile Goldis en la Comunidad Valenciana para ofrecer una educación a distancia y dar una respuesta de formación a los naturales de aquel país que por falta de tiempo no llegan a dominar el castellano. El proyecto está maduro. Hay profesores de la universidad de Arad dispuestos a venir para tutorías y exámenes. ¿A qué se van a dedicar? Los representantes de las asociaciones de rumanos de Castellón reconocen que con la llegada de ciudadanos del Este a España también arribaron miembros de cuerpos paramilitares, policía secreta y ex militares que integraron bandas organizadas de delincuencia, pero esos llevan buenos coches, extorsionan a los empresarios y disfrutan de lujos y nada tienen que ver con la gente que puede llegar a robar por la necesidad de comer explica Placsintar, que llevará este tema a la convención de Asociaciones Rumanas de toda España que se celebra mañana en Madrid.