Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 10 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM AZNAR, SETIÉN Y CÚCHARES OSÉ María Aznar y José María Setién, eméritos los dos, han coincidido en el escaparate de las librerías. El que fue presidente del Gobierno ha escrito Cartas a un joven español para cumplir un compromiso editorial con el que el refundador del PP inauguró una manera distinta de vivir la política. Quien ejerció como obispo de San Sebastián, que sigue en sus trece, acaba de presentar Un obispo vasco ante ETA y, acostumbrado a razonar sus sentimientos, insiste en su vieja teoría de que el dolor de las víctimas de ETA es equiparable- ¿simétrico? -al dolor de los etarras. Ni Aznar ni Setién han encontrado muM. MARTÍN cho eco entre los suyos, FERRAND sus próximos, que miran hacia otro lado y, quizás para disimular sus respectivas discrepancias, tararean bellas melodías regionales. Aznar y Setién quieren seguir predicando después de bajar del púlpito y de quedarse sin él. Los dos coinciden en la gran tentación española, el afán de tener razón. No está muy claro en qué consiste eso de tener razón; pero ellos, que son muy dueños, lo prefieren a tener éxito, amigos, respeto, gozos, admiradores y discípulos continuadores de su obra. Cosa rara tratándose de dos pastores, uno laico y confesional el otro, de larga trayectoria en el pregón de sus ideas. Ninguno, según parece, admite el dilema entre el ser y no ser y lo que quieren es estar. Están. Viéndoles tan erráticos, sin más compañía de las que marcan las normas de la buena educación, se me ha venido a la memoria una pequeña historia que, con intención magistral, nos contó Vicente Zabala a Santiago Amón, Antonio Herrero y a mí mientras los cuatro dábamos cuenta de unos hermosos langostinos de Sanlúcar. Parece ser que Cúchares, al concluir su brillante carrera como matador de toros y de crear un estilo distinto del que había aprendido de Pedro Romero, se dedicó a criar reses bravas. No funcionó su intento y, tratando de enmendar su error, le pidió consejo al duque de Veragua, titular del hierro, entonces, de mayor prestigio. Desengáñate, Curro- -le dijo el acreditado ganadero al maestro de la lidia- las guitarras nunca las hicieron quienes las tocan Aznar y Setién, cada cual en su estilo, alcanzaron notoriedad y prestigio en el desempeño de sus funciones. Los dos tuvieron que acostumbrarse a la crítica y ambos- -tan altivos, tan distantes- -deben sufrir lo suyo por cuenta de sus no siempre desacertados discrepantes. El uno y el otro predicaron- -uno liberalismo y el otro amor- -en flagrante contradicción con sus conductas; pero, me temo, eso es común en la vida pública española. Ahora quieren, no está muy claro, criar toros bravos o fabricar guitarras: se resisten a ser difuminados como exigen el tiempo y los relevos. Escriben libros y se instalan en las machadas, políticas o pastorales, para recordarnos que están ahí, vivitos y coleando. Quieren seguir teniendo razón y protagonismo. EN FIN TEORÍA DEL GOLPE DE ESTADO mente la expresión golpe de estado sólo porque en A denuncia de la posible inconstitucionalidad mi condición de presidente de la Generalitat no puedo del nuevo estatuto catalán no es empeño exclusireferirme a la situación presente en esos términos vo del PP, aunque éste haya sido su principal acSiempre, tan pertinaz como la sequía en tiempos de tor. Durante el tortuoso proceso de elaboración del texFranco, vuelve una y otra vez la asimetría en el juicio, to, constitucionalistas, historiadores y publicistas no cáncer terminal de la política española. Y así, promovinculados a la derecha, o claramente identificados ver contra viento y marea un nuevo estatuto, a sabiencon la izquierda, hicieron sonar las alarmas sobre la das de su discutible constitucionalidad, representa un deriva confederal a la que conducía el periplo en el que acto de normalidad porque se han utilizado los Maragall había embarcado a su partido. Recauces establecidos (y yo también lo creo así) cuerdo de manera especial el alegato con el que pero presentar el recurso al que facultan las José Álvarez Junco (España plural. Cataluña mismas normas constituye una agresión conplural) respondía al requerimiento del PSC patra el pueblo catalán y utilizar los mecanisra que los intelectuales de izquierdas apoyamos de recusación previstos en las leyes equivaran el estatuto: Una fórmula de convivencia le, según la nueva doctrina Montilla, a un golpe para España no debería partir de exhortaciode estado. Es cierto que el PP ha intentado desnes al entendimiento entre distintas naciones que componen el Estado, sino del reconoci- EDUARDO SAN equilibrar a su favor la composición del TC, aunque utilizando las acciones legales prevismiento de la complejidad de las sociedades conMARTÍN tas (Ibarretxe acaba de hacer lo propio con el temporáneas TSJ vasco, buscando el mismo objetivo, y nadie le ha tilHaciendo oídos sordos a lo que constituía un clamor dado de golpista) Pero el Gobierno, y sus magistrados en una parte de la izquierda, incluidos muchos cargos afines, maniobraron desde el principio para demorar y representantes del propio PSOE, que ahora se han lo más posible, al menos hasta después de las elecciovuelto súbitamente mudos, Zapatero rescató, de la manes, un pronunciamiento del tribunal sobre el estatuno de CiU, un proyecto que había embarrancado en el to. Y cuando se vio desbordado por la estrategia del PP, Parlament. Se le practicó una cirugía reparadora de urno dudó en cambiar la propia ley del TC en medio del gencia en el Congreso con la ayuda de los auxiliares de partido. ¿Cómo calificar tal intromisión? enfermería habituales, y se presentó a los ciudadanos Afirmaba Montilla en la misma ocasión que se procatalanes, que lo aprobaron con un sonoro bostezo. duciría un conflicto de legitimidades si el ConstitucioAnte el Constitucional se presentaron, además del nal rebajase un estatuto aprobado por dos parlamentos elaborado por el PP, otros siete recursos. Entre ellos, y refrendado por el pueblo catalán. Yo también lo creo uno de Aragón, gobernada por el PSOE, y otro del Deasí. Pero es lo establecido en las leyes. El legislador ha fensor del Pueblo, el socialista Enrique Múgica. José querido que el TC se pronuncie después del legislativo Montilla siempre ha sido un hombre prudente. Pero el y del refrendo popular. Para evitar (o reglar) el conflicotro día se apuntó a la desmesura. Supongo que acuciato, habría que cambiar la norma, a lo que se opone la acdo por las urgencias electorales, que es la más benévotual mayoría. Entretanto, utilizar las normas vigentes las de las explicaciones que se puede encontrar a la sarpara obtener una sentencia favorable del TC será tan ta de dislates que se escuchan en estos días, de un lado golpe de estado como deslegitimar de antemano sus y de otro. El presidente de la Generalitat vino a comparesoluciones, algo en lo que deja de insistir el propio rar la ofensiva legal del PP contra el estatuto con el golMontilla. pe del 23- F y la sublevación de 1936. Y no empleó literal- J L -No me digas que ninguno merece ganar las elecciones; alguno habrá que sea peor que el otro.