Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN SÁBADO 10 s 11 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro RETORNO DE CHAD Y PROPAGANDA A pesadilla de la tripulación española detenida en Chad ha acabado de la mejor manera posible: con los tres españoles de vuelta a casa y con una declaración judicial que los exonera de toda responsabilidad por el supuesto delito de tráfico de niños, gracias a la declaración exculpatoria que emitió a su favor el responsable de la ONG El Arca de Zoé Esta es la noticia que esperaba la opinión pública y la única que garantiza la situación jurídica de los tripulantes españoles, expuestos en Chad a un sistema judicial del cuyo nivel de garantismo procesal cabe dudar. Por tanto, el retorno de los detenidos merece ser celebrado, pero lo que carece de motivo es el desmesurado despliegue propagandístico del Gobierno- -culminado anoche por TVE con la retransmisión en directo de la llegada de los tripulantes- -por apuntarse el tanto y, además, afearle la conducta al ex presidente Aznar. El ministro de Asuntos Exteriores, y con él, el resto del Ejecutivo, debió haber contenido su reacción ante la repatriación de los tripulantes y haber actuado con mayor humildad. Después del repaso diplomático y estratégico que le aplicó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, a Rodríguez Zapatero y del ridículo del propio Moratinos, de puente en Marruecos mientras el Rey alauí retiraba a su embajador en España, el Gobierno no tiene de qué enorgullecerse y, menos aún, para dar lecciones de influencia exterior a José María Aznar, cuyos mandatos podrán ser criticables por otros aspectos pero no precisamente por los resultados de su diplomacia, que puso a España en un protagonismo internacional inédito y desgraciadamente dilapidado en poco más de tres años. Más que diplomacia callada lo que dirige el ministro Moratinos- -a quien, al parecer, todo el mundo felicita por sus éxitos- -es una diplomacia ausente y la movilización propagandística que ayer realizó el Gobierno no es más que la prueba de la mala conciencia que tienen por su ineptitud inicial en esta crisis. Sin embargo, ahora tiene el Gobierno la ocasión de explicar qué ha hecho por liberar a los tripulantes- -al margen de prometer dinero para financiar la educación de los menores afectados- -y, sobre todo, qué no hizo desde el primer momento, qué movimientos diplomáticos llevó a cabo ante el Gobierno del Chad, a cuántos funcionarios y de qué nivel desplazó a la capital chadiana, o por qué tuvo que ser el presidente francés el que se trajera a España a las cuatro azafatas españolas. De paso, podrá el Gobierno explicar cuál es su presencia diplomática real en Centroáfrica, a pesar de las diversas giras de los responsables de Exteriores por la zona, que el Gobierno vendió a bombo y platillo como parte de su política para prevenir la inmigración ilegal y que se denominó- -todo un sarcasmo- Plan África Tras ver a Sarkozy acompañando a las cuatro azafatas españolas, el sentimiento de humillación- -incluso de envidia- -fue mucho más general de lo que pretende hacer ver el Gobierno centrando sus ataques en Aznar. La buena noticia es que los tripulantes españoles están en casa. La mala es que España se ha convertido en un peso pluma diplomático. L EL GUERNICA CORRIÓ PELIGRO A carta que hoy publica ABC, dirigida a la anterior directora del Centro de Arte Reina Sofía (CARS) por una empresa fabricante de prototipos de maquinaria, es fiel reflejo del rotundo fracaso en la gestión desarrollada por el equipo dirigido por Carmen Calvo mientras fue titular de Cultura. Fechada en junio de 2006, la carta expresa el punto de vista de la empresa a la que se encargó construir un soporte móvil articulado para el traslado interno- -a otra sala del CARS- -del Guernica de Picasso, con el objetivo de radiografiar el cuadro y ponerle nuevos soportes. Los responsables explican con todo detalle y precisión las fases del desmontaje y posterior montaje, denunciando la incoherencia en las decisiones del CARS en una materia tan delicada. La conclusión es demoledora: Vimos atónitos cómo se arriesgaba inútilmente la integridad del cuadro dicen textualmente, y relatan a continuación el peligro de un destrozo irreparable ante la chapuza que suponía hacer agujeros en el bastidor para poner tornillos sin practicar un taladro previo. Ante la gravedad del caso, la empresa Servimatismos se dirigió a los responsables del CARS, obteniendo por toda respuesta el consejo de que se olvidaran del tema y la orden de que no volvieran por allí porque no hacía falta La lectura del documento produce una lamentable impresión acerca del funcionamiento de uno de nuestros museos de cabecera, sobre todo cuando se trata de un cuadro emblemático para la historia de España y para el arte universal. Asusta pensar en los riesgos que corrió esta obra célebre, cuyo regreso a nuestro país desde el Museo de Arte Moderno de Nueva York supuso un verdadero hito en la transición democrática. En efecto, la necesidad permanente de velar por la conservación del patrimonio viene reforzada en este caso por L el significado social y político del Guernica Por razones bien conocidas, esta obra sufrió múltiples traslados y algunos desperfectos antes de recalar en el museo neoyorquino y de volver a España. Su delicado estado de conservación, avalado por el consenso científico de los mejores especialistas del mundo, fue la razón concluyente para que el Ministerio de Cultura denegara en su día su traslado a Bilbao con motivo de la inauguración del Guggenheim. En aquella ocasión, los responsables ministeriales, el Patronato y la dirección del Reina Sofía actuaron con la máxima prudencia, y la decisión se adoptó después de un informe de los técnicos, que está considerado como un trabajo de referencia en la conservación de bienes culturales. Las diferencias saltan a la vista. Ana Martínez de Aguilar, cuya salida del CARS fue casi inmediata tras la llegada del nuevo ministro, autorizó un traslado, no sólo innecesario e inoportuno, sino lleno de riesgos para el universal icono de Picasso. Esta grave irresponsabilidad se suma a las múltiples deficiencias en el funcionamiento de la institución durante la etapa de Carmen Calvo en Cultura. El documento que hoy publica ABC exige la apertura inmediata de una investigación interna para aclarar este lamentable asunto. Los nacionalistas vascos continúan en el empeño de solicitar, incluso en el Congreso, la cesión temporal del Guernica al Guggenheim, y es probable que hayan encontrado un pretexto para reiterar una petición que la más elemental prudencia aconseja no atender, como así ha ocurrido gracias al acuerdo sin fisuras entre PSOE y PP. Se trata, en último término, de una cuestión que no debe enfocarse con criterios políticos o partidistas, sino desde el punto de vista del interés artístico y cultural, ahora cuestionado por una gestión irresponsable. LA CUMBRE DE LAS DIVISIONES A XVII Cumbre Iberoamericana comenzó ayer con un reconocimiento a la labor de Don Juan Carlos en la mediación entre Argentina y Uruguay. Aunque esta gestión no haya logrado impedir el enconamiento de la crisis de la papelera, en lo único en lo que estaban de acuerdo tanto el presidente de Argentina, Néstor Kirchner, y su esposa y sucesora, Cristina Fernández, como el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, ha sido en elogiar la labor del Rey de España, que no dudó en comprometer sus esfuerzos en esta compleja misión, y a quien Kirchner ha tenido que pedir disculpas por involucrarle en la mediación de un conflicto en el que ni Argentina ni Uruguay parecen querer ceder. Este puede que sea el mejor modo de reflejar un estilo constructivo de abordar una reunión de la comunidad iberoamericana, en contraste con las peroratas de Hugo Chávez, que llegó a Santiago de Chile con ímpetus impropios de una persona que viene a reunirse con aquellos con los que comparte lazos históricos y emocionales tan fuertes. Muy mal deben estar yendo las cosas en Venezuela para sus maniobras de consolidación de un régimen totalitario- -en el que él pretende ser dictador perpetuo- -para que haya empezado con críticas intolerables al ex presidente del Gobierno español, José María Aznar, y al presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Gerardo Díaz Ferrán, y no de manera informal en los pasillos de la Cumbre, sino en el plenario. El lamentable papel de orador estridente que cumplía antes Fidel Castro, lo desempeña ahora Chávez con creces. Esta es también la cuarta cita para el presidente del Go- L bierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien, como representante de un país como España, le corresponde una responsabilidad especialísima para llevar a bien el desarrollo de estas cumbres. A España le hace falta desde hace tiempo un aliado estratégico en Iberoamérica, que debe ser el apoyo fundamental de nuestra política exterior en la región, y hasta ahora el Gobierno ha sido incapaz de encontrarlo porque tampoco ha sabido distinguir con claridad entre aquellos dirigentes que luchan por mantener a flote la democracia y los optan por acabar con ella a través de las tortuosas sendas del populismo y el indigenismo. Las apuestas sucesivas por Chávez o Evo Morales tenían mucho de admiración por modelos políticos trasnochados e imposibles y la de el brasileño Lula Da Silva, que sería la correcta, no se ha sabido concretar. En realidad, a Zapatero le gustan más los gestos como el que acaba de anunciar sobre la construcción de una base de ayuda de emergencia en Panamá, que las posiciones más comprometidas para defender las libertades y las inversiones que los empresarios españoles han llevado a cabo en los últimos años, arriesgando miles de millones de euros en favor del desarrollo de los países iberoamericanos, y que es lo que debería haber hecho ante las andanadas del presidente venezolano. Iberoamérica está dividida y eso es algo que no dejará de quedar reflejado en la Cumbre. Ante cuestiones como la disputa entre Argentina y Uruguay se puede intentar un esfuerzo negociador, como ha hecho el Rey. Ante las posiciones totalitarias como las de Chávez, lo único que se puede hacer es denunciarlas en nombre de la democracia y las libertades.