Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO VIERNES 9 s 11 s 2007 ABC Una vacuna contra el sida aumenta el riesgo de contraer la infección El virus del catarro, utilizado en el fármaco, podría ser la causa del fracaso N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. La vacuna más prometedora contra el sida suma un nuevo fracaso. El fármaco experimental, desarrollado por la farmacéutica Merck, lejos de prevenir la transmisión de la infección podría aumentar el riesgo en las personas inmunizadas, según un nuevo estudio. Es el segundo revés que sufre este medicamento experimental en el que tantas esperanzas se habían depositado para frenar la pandemia. El pasado mes de septiembre la compañía Merck decidió suspender los ensayos que probaban la vacuna en más de 3.000 voluntarios de nueve países. En la primera evaluación se llegó a la conclusión de que ni evitaba nuevos contagios ni frenaba la evolución de la infección en personas que ya eran seropositivas antes de la vacunación. En estos pacientes, no disminuía la carga viral. Ahora la segunda revisión de los ensayos ha encontrado que además de no ser eficaz podría ser peligrosa. De los 3.000 voluntarios que participaban en la investigación no todos fueron inyectados con la vacuna y los que la probaron tampoco recibieron las mismas dosis. Lo cierto es que hubo más contagios en las personas que recibieron, al menos una dosis de la vacuna, que en el grupo al que se le inyectó una sustancia placebo, o falso tratamiento. Frente a los 49 contagios de los vacunados hubo 33 nuevos casos entre los que no tenían ninguna protección. Estos resultados se presentaron el miércoles en una reunión científica celebrada en Seattle (Estados Unidos) Por qué una vacuna que ha superado con éxito la experimentación animal sufre un fracaso tan importante es una gran incógnita aún por resolver. De momento, se tienen algunas pistas para tirar del hilo de una de las madejas más enredadas. Una de las teorías con las que se especula apunta como culpable al virus del catarro común, utilizado en el desarrollo de la vacuna. Un adenovirus del tipo 5 fue modificado y utilizado como un componente clave del suero. La vacuna por sí sola no infecta, pero de alguna manera el virus catarral utilizado activaría el sistema inmune para hacer a los vacunados más vulnerables a la infección cuando están expuestos al VIH. De momento, es sólo una hipótesis que necesita verificarse en nuevos estudios de laboratorio. La comprobación podría llevar años, con lo que la prometedora vacuna del sida se aleja EL SIDA EN EL MUNDO Hay 39,5 millones de personas infectadas de sida; 4,3 millones de nuevos infectados en 2006 América del Norte 0,043 África del Norte y Oriente Próximo 0,068 0,46 1,4 0,018 0,027 0,019 América 0,14 Latina 1,7 0,065 Cantidad estimada de adultos y niños (En millones, 2006) Personas infectadas Nuevas infecciones Muertos por el sida 2,1 24,7 2,8 0,004 Caribe 0,25 0,59 7,8 Asia meridional y suroriental Oceanía 0,081 0,86 0,036 Europa central y occidental 0,022 Europa oriental y Asia central 0,27 Asia oriental 0,1 (estimación 2006) Casos totales 39,5 0,74 0,012 1,7 0,75 0,043 0,084 4,3 2,9 África Subsahariana 0,0071 ABC Reuters Fuente: Onusida El fármaco no infecta La vacuna en sí misma no infecta. El virus catarral podría activar el sistema inmune y hacer a los vacunados más vulnerables al VIH Hubo más contagios entre los que recibieron, al menos una dosis de la vacuna, que en el grupo placebo aún más. Y más si se cuestiona la presencia del adenovirus, un ingrediente crucial. El ensayo ha fracasado, pero de este fallo se podrá aprender mucho cuando se resuelvan todas las incógnitas. Además de revisar los componentes de la vacuna, se deben resolver otras cuestiones ajenas, como la distinta respuesta entre sexos obtenida en el ensayo. Participaron menos mujeres- -aproximadamente un 40 pero sólo una de ellas se infectó. Otra cuestión a estudio es el número de prácticas de riesgo que tuvieron los participantes y el hecho de que algunos varones estuvieran circuncidados, una práctica que parece reducir la transmisión del VIH por vía sexual. El ensayo aporta más interrogantes que respuestas, asegura la Coalición para el Desarrollo de la Vacuna del Sida. Esta organización ha pedido a los investigadores que no pongan en marcha nuevos ensayos con otras vacunas. La preocupación más inmediata es vigilar a los voluntarios vacunados. Más información: http: www. avac. org Langostas, cangrejos y otros crustáceos son sensibles al dolor y sufren cuando se les cocina vivos ABC LONDRES. Cuando vaya a echar a la cazuela un delicioso crustáceo, piénselo dos veces. Sepa, al menos, que ellos también sufren. La muerte de cangrejos, langostas o bueyes de mar en pucheros con agua hirviendo es una experiencia muy dolorosa. Eso es lo que afirma un nuevo estudio científico que rebate teorías ya aceptadas. Hace dos años, investigadores noruegos llegaron a la conclusión de que el dolor de los crustáceos era casi imposible debido a que sus sistemas nerviosos no eran lo suficientemente complejos para ser sensibles. Sin embargo, un estudio que se publica en el último número de la revista de divulgación New Scientist contradice esas conclusiones e indica que esos animales conocen el sufrimiento. Para demostrarlo, un grupo de científicos dirigido por Robert Elwood, experto en comportamiento animal de la Queen s University de Belfast, echó ácido acético (vinagre) a una parte de las antenas de 144 gambas. Inmediatamente, las criaturas empezaron a frotar las antenas afectadas, pero no las demás, lo que, según Elwood, es consistente con la interpretación de la experiencia del dolor Los científicos consideran que langostas, cangrejos y otros crustáceos comparten con toda probabilidad esa sensibilidad al dolor. Dolor y supervivencia Según Elwood, el hecho de sentir dolor resulta crucial incluso para los animales más primitivos porque les permite Una langosta a punto de cocer cambiar de comportamiento tras una experiencia dañina y aumenta sus posibilidades de supervivencia. Otros científicos no coinciden con esta teoría. Lynne Eneddon, de la Universidad de Liverpool, señala que la respuesta observada en las gambas puede significar simplemente que el crustáceo trataba de limpiar las antenas y no que sintiese dolor. Según Richard Chapman, de la Universidad de Utah (Salt Lake City, EE. UU. la mayoría de los animales poseen receptores que responden a substancias irritantes. Incluso un organismo unicelular puede detectar una substancia amenazadora y retroceder. Pero eso no significa que sienta dolor afirma.