Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9- -11- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 87 EL LARGO VIAJE DE LOS RAYOS CÓSMICOS Galaxias con agujeros negros supermasivos en su centro ¿De dónde vienen? Al parecer, su origen serían los núcleos galácticos activos. Estos núcleos capturan gas, polvo y materia y a su vez emiten enormes cantidades de radiación ¿Qué son? Los rayos cósmicos, las partículas más energéticas que existen, son protones y núcleos atómicos que surcan el Universo con una velocidad similar a la de la luz. Incluso después de recorrer 200 millones de años luz, la enorme energía de estas partículas permite determinar su origen Resuelven el misterio de los rayos cósmicos Ha sido necesario el esfuerzo conjunto de 370 investigadores de 17 países, entre ellos España JOSÉ MANUEL NIEVES MADRID. Son las partículas de materia más energéticas de todo el universo. Y cuando llegan a la Tierra, tras cruzar la inmensidad del espacio durante millones de años casi a la velocidad de la luz, llevan aún una carga de energía que supera en cien millones de veces la que son capaces de conseguir los científicos en sus aceleradores más potentes. Cada una de estas pequeñas partículas subatómicas, generalmente protones y núcleos, contiene, de hecho, más energía que una pelota de beisbol, miles de millones de veces más grande, lanzada a toda velocidad. Los físicos llaman a estas misteriosas partículas rayos cósmicos y cuando chocan con la atmósfera, cada una de ellas se deshace literalmente en una auténtica lluvia de partículas menores que cubren decenas de kilómetros cuadrados y cuyos microscópicos destellos pueden ser observados desde la Tierra, utilizando telescopios especialmente diseñados para ello. Durante décadas, generaciones enteras de investigadores han intentado averiguar, inútilmente, tanto la procedencia de estos rayos cósmicos superenergéticos como la forma en que han conseguido acelerar hasta ese punto. Pero ahora lo han conseguido. Un consorcio de 370 investigadores de diecisiete países, entre ellos varios españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) anuncian hoy en la revista Choque con la atmósfera Cuando estos rayos inciden en la atmósfera convierten su energía en múltiples partículas secundarias formando una avalancha de partículas o chubasco atmosférico ¿Cuanta energía tienen? Estas partículas alcanzan una energía 100 millones de veces mayor que la del acelerador de partículas más grande del mundo Avalancha de partículas Science que esos misteriosos rayos cósmicos parecen proceder de los núcleos de ciertos tipos de galaxias muy activas y relativamente cercanas. Esta clase de galaxias gira alrededor de enormes agujeros negros, con masas de miles de millones de veces la de nuestro sol, y se encuentran entre los objetos más violentos de todo el universo. Para averiguar la procedencia de estas partículas superenergéticas, los científicos han utilizado los instrumentos del Observatorio Pierre Auger, en Argentina, el mayor detector de rayos cósmicos que existe en todo el mundo. Observando las partículas resultantes de la colisión de un rayo cósmico contra la atmósfera, los físicos pueden determinar sus direcciones y, por tanto, también la procedencia del rayo cósmico original. Sin embargo, esta tarea aparentemente sencilla se enfrenta con un hecho que la complica en extremo: solo llega a la Tierra, como media, un rayo cósmico de esta clase por kilómetro cuadrado y siglo. Por eso el Observatorio Auger está compuesto por 1.300 detectores como el que muestra el gráfico junto a estas líneas, repartidos regularmente en una superficie de 3.000 kilómetros cuadrados en plena pampa argentina. Completan el equipo cuatro baterías de telescopios especialmente diseñados para captar los destellos de las partículas. Observatorio Pierre Auger Antena GPS Hay 1.600 detectores de partículas en distintos países y 25 telescopios que detectan la luz de los chubascos atmosféricos Panel solar Antena de comunicaciones Interior de un detector Equipo electrónico 1.300 detectores Baterías ABC Carlos Aguilera A la caza de rayos cósmicos desde lo alto de un tejado Descubiertos en 1912, los rayos cósmicos están constituidos generalmente por núcleos de átomos como hidrógeno, oxígeno, carbono, nitrógeno o hierro. Muchos de ellos llegan hasta la Tierra procedentes del sol o de lejanas supernovas, pero estos apenas tienen una fracción de la energía de los que proceden de los núcleos activos de galaxias cercanas. Ya en el año 1936, el físico español Arturo Duperier, pionero en esta clase de investigaciones, intentaba detectarlos desde un tejado de la Universidad de Valencia y, años después, desde el interior de una estación de metro de Londres 3 Tubos fotomultiplicadores de 9 pulgadas Depósito con 12 toneladas de agua Hasta el momento, los científicos han sido capaces de registrar 81 partículas con energías superiores a cuarenta trillones de electronvoltios. (Un electronvoltio es la energía cinética que adquiere un electrón al ser acelerado por una diferencia de potencial de 1 voltio y equivale a 1.602176462 10- 19 julios) Una energía enorme Incluso después de recorrer 200 millones de años luz- -explica el físico Sergio Pastor, del Instituto de Física Corpuscular del CSIC y uno de los participantes en el estudio- -la enorme energía de estas partículas subatómicas permite determi- nar, con pocos grados de incertidumbre, la dirección de la que procede el rayo cósmico De estas partículas, 27 resultaron tener energías superiores a 57 trillones de electronvoltios. Según Pastor, comparando las direcciones de procedencia de estas 27 partículas con las posiciones conocidas de 381 núcleos galácticos activos, creemos que la mayoría pueden proceder de los más cercanos, que se encuentran a menos de 200 millones de años luz de la Tierra, como es el caso de la galaxia Centaurus A Más información: http: www. auger. org