Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El mito del oasis catalán s Los empresarios presionan al Gobierno VIERNES 9 s 11 s 2007 ABC La patronal amenaza con una huelga fiscal si persisten las mentiras contra Cataluña Fomento del Trabajo reclama poner fin a la mentira de que Cataluña recibe un trato de favor y reta a que se demuestren con datos las inversiones ejecutadas JOAN CARLES VALERO BARCELONA. La historia puede repetirse. El presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joan Rosell, lanzó ayer una velada amenaza de huelga fiscal, como la que ya protagonizaron los industriales y comerciantes barceloneses en 1899. La alusión de la patronal se une a la que propuso en septiembre el ex presidente catalán, Jordi Pujol, que recibió el inmediato apoyo del también ex presidente Maragall. Rosell aclaró que los empresarios somos gente responsable y seria a los que nos gustan los números por lo que insistiremos en la pedagogía Pero en un tono duro y directo, el presidente de la patronal reclamó que se publiquen las balanzas fiscales territorializadas y advirtió de que, en el caso de que prosigan los insultos y mentiras en torno a la supuesta insolidaridad catalana con respecto al resto de España, tomaremos medidas que pueden ser contundentes y extremas, acertadas o equivocadas, como ya ocurrió hace dos siglos refiriéndose al cierre de cajas de 1899. El dirigente empresarial subrayó que estamos ante un momento realmente peligroso, de explosión social ante lo que calificó de catástrofe por el colapso de las infraestructuras ferroviarias, que afecta directamente a 160.000 usuarios y al tráfico de la zona sur de Barcelona. Con los datos del propio Ministerio de Fomento en la mano, Rosell afirmó que Cataluña ha recibido en la última década un 28 menos de inversión del Estado que la Comunidad de Madrid. Y quien diga lo contrario, miente sentenció. El dirigente empresarial acusó a la tecnoestructura del Estado de fomentar la mentira insolidaria y la comparó con una multinacional, en la que cualquier transferencia de dinero- poder es interpretada como la pérdida de poder para quienes están acostumbrados a gestionar el poder De momento, Rosell aseguró que los empresarios catalanes proseguirán con la peda- Esquerra pide la independencia para arreglar Renfe El caos ferroviario de Barcelona está dando argumentos a ERC para su buscado desmarque del PSC en un giro independentista con el que la dirección republicana espera reconducir el descontento de sus bases. Ayer, el portavoz de ERC en el Parlamento autonómico y próximo candidato a las generales, Joan Ridao, encontró en la interrupción del servicio de Cercanías la excusa para reclamar la independencia y anunció que la formación colgará más de 2.000 pancartas reivindicativas en los municipios afectados por el mal funcionamiento de Renfe, en las que apunta a la independencia de Cataluña como solución a sus problemas. La campaña pretende no sólo expresar cansancio por la incompetencia de todo lo que depende de España y no funciona, sino evidenciar que lo que está en juego es el derecho de Cataluña a decidir en el futuro Joan Rosell, junto al secretario general de Fomento del Trabajo, Juan Pujol gogía de explicar que ningún año de la última década los Presuestos del Estado han consignado inversiones en relación a la población de Cataluña o su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) Pero lo más grave para Rosell es que el Ministerio de Fomento no gasta en la comunidad catalana todo el dinero que presupuesta, hasta el punto de que cada cinco años, uno se queda en blanco por falta de ejecución. El cierre de cajas es el nombre que recibió la protesta que protagonizaron los comerciantes e industriales barceloneses en 1899 ante los incrementos tributarios que estableció el ministro de Finanzas Fernández Villaverde para sacar al Go- YOLANDA CARDO Delito de sedición por no pagar Momento peligroso DUERMO BIEN; ESTOY TRANSFORMANDO ESPAÑA La ministra de Fomento asegura que ni las críticas ni el caos en las líneas de Cercanías de Cataluña le quitan el sueño, porque ella sabe lo que está haciendo S. N. MADRID. Ni las críticas que ha recibido desde todos los grupos políticos, excepto el PSOE; ni el caos en las líneas de Cercanías de Cataluña han quitado el sueño a la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Al menos, así lo afirmó ella misma ayer en declaraciones a Telecinco. Álvarez reconoció que no es agradable escuchar las críticas y las voces que piden su dimisión. Hubiera preferido que hubieran dicho lo bien que lo estaba haciendo dijo. No obstante, aseguró que aquella noche durmió exactamente igual que los días anteriores porque ella sabe lo que está haciendo Estoy transformando España a través de los medios de comunicación del transporte declaró, antes de subrayar que esta tarea supone mucho sacrificio, muchos inconvenientes, muchas dificultades Es muy complejo partir de mil kilómetros de alta velocidad y llegar a diez mil, según tenemos previsto en un horizonte de quince años argumentó. También descartó Álvarez que se haya planteado dimitir. Cada vez que hay una dificultad yo pienso en cómo la soluciono y nunca pienso que tengo que irme aseguró e insistió en que lo que su Ministerio está haciendo es muy importante Según la ministra, hay miles de situaciones distintas por las que los catalanes pueden estar cabreados. Yo de lo que me ocupo exclusivamente es de la parte que afecta a mi Ministerio, que son las Cercanías y la llegada del AVE bierno de las penurias económicas que atravesaba por la pérdida de las últimas colonias. Unos aumentos que negaron las esperanzas suscitadas por el Gobierno Silvela- García Polavieja, que prometió reformas, especialmente en el concierto económico regional para poner fin a lo que desde Cataluña se consideraba una exagerada contribución a los gastos del Estado. El alcalde de Barcelona, el doctor Bartomeu Robert, negó a los agentes ejecutivos estatales la autorización de entrada a los domicilios de los morosos durante la huelga fiscal. La negativa indignó al Gobierno, que suspendió las garantías constitucionales, con la consiguiente dimisión del ministro de Justicia, Duran i Bas, lo que comportó la pérdida del apoyo de los reformistas. Tras declararse el estado de guerra, al asimilar la resistencia al pago de las contribuciones al delito de sedición, se produjeron excarcelaciones y el 9 de noviembre (hoy hace 108 años) Barcelona protagonizó el segundo cierre de comercios. La protesta no se sostuvo y se acabó pagando, pero dejó reforzadas las corrientes catalanistas y regionalistas. Más información sobre Fomento del Trabajo en http: foment. com