Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9- -11- -2007 La crisis de la inmigración s El éxodo rumano ESPAÑA 13 El hombre que se suicidó a lo bonzo Una de las imágenes del pasado verano fue la quema a lo bonzo de un ciudadano de origen rumano que protestaba ante la Subdelegación de Castellón por su situación de desamparo. Marian Mitrita, de etnia gitana, estaba desesperado al no encontrar ningún tipo de trabajo y malvivir con su familia a la intemperie. No encontró las expectativas prometidas por aquellos compatriotas que le animaron hacia el paraíso español Falleció quince días después en un hospital de Castellón. Estaba solo, su familia ya ese encontraba en Rumanía. El Gobierno negoció con Italia la crisis de los gitanos rumanos El secretario de Estado de Seguridad descarta efectos negativos para España por el decreto de expulsión de Italia LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. El Gobierno reconoció ayer, por boca del secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, que hace varias semanas, antes de que la crisis de los rom saltase a los titulares de prensa, el Gobierno español ya inició los contactos con Roma para evitar que las amenazas de expulsión se tradujesen en un traslado masivo a España por razones obvias de proximidad geográfica, vínculos familiares e idioma. Venía a reconocer Camacho, que el Gobierno estaba preocupado por este éxodo masivo de ciudadanos comunitarios que, en virtud de los derechos adquiridos, pueden circular libremente por toda la UE. De acuerdo con los contactos mantenidos con las autoridades de Roma, Camacho aseguró que la decisión de Italia no tendrá por el momento efecto negativo en España. Pasados varios días desde el inicio de la crisis, Camacho afirmó que el Gobierno ya se ha relajado tras conocer los detalles del decreto, en el que no se prevé ninguna expulsión masiva sino que serán individuales y estarán sometidas a control judicial. Además, tranquiliza el hecho de que Italia contemple la repatriación a Rumanía de los afectados. La sensación de alivio se ve alimentada, además- -según el secretario de Estado- -por el hecho de que la sombra de la Comisión Europea planea sobre cualquier decisión que tenga que ver con la expulsión de ciudadanos comunitarios. La UE no permite a los Estados miembros la expulsión masiva de ciudadanos con pasaporte comunitario, algo que se ha visto obligada a recordar a Prodi en los últimos días, y sólo la justifica en caso individuales y por razones de seguridad. En cualquier caso, cabe recordar que la expulsión de un solo individuo supone la movilización de todo un clan. Para el secretario de Estado la ejecución de la ley italiana no plantea prejuicios a la política de control de la inmigración nacional y recordó que, según la ley de Extranjería, España también podría ordenar la repatriación de ciudadanos comunitarios por razones de seguridad nacional La crisis desatada en Italia coincide con la ampliación del espacio Schengen que pasará a estar integrada el próximo 21 de diciembre por 24 países- -frente a los 15 actuales- -por lo que los ciudadanos comunitarios podrán circular libremente. Las fronteras terrestres, marítimas y aéreas desaparecerán para Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Hungría, República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Malta. Rumanía tendrá que esperar 2 años. Ampliación de Schengen Pero el mestizaje está en todas direcciones. En los menús de centros que prodigan las excelencias del turismo de Castellón aparecen como aperitivo algo tan típico de Rumania como el sarmale Es la influencia de los cocineros de aquel país. Quién sabe si algún día la paella valenciana aparecerá en el menú turístico con la visita al castillo de Drácula.