Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 9 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM BERMEJO TOREA EN GUISANDO OMO el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, es natural de Arenas de San Pedro debe creer el hombre que todos los toros son como los de Guisando. Así se explica la torpeza de la lidia de cuantos asuntos públicos pasan por sus manos, y le coloca en los últimos lugares del escalafón ministerial. Se le advierte también, puestos en ejercicio de memoria histórica, que cuando era niño y jugaba por las calles de su hermoso pueblo natal, en el que su padre ejercía como jefe local del Movimiento, no aprendió algunas lecciones referentes a la libertad y su uso, y, quizás por ello, no es infrecuente M. MARTÍN que trate de limitar la de FERRAND los demás. Sabido es, y aquí quedó comentado, que, a propósito de la sentencia del 11- M, José María Aznar ha entrado en trance e insiste en que tan brutal masacre tuvo como fin el acabar con su Gobierno e impedir la continuidad de Mariano Rajoy en La Moncloa. El ex presidente, en uso de su libertad, repite la cantinela de que el atentado no se diseñó en desiertos lejanos ni en montañas remotas y, se supone, eso le desahoga y alivia las penas en su pregonada distancia política. No lo entiende así el ministro Bermejo que, en una de sus acostumbradas y ya cansinas necedades, ha dicho que Aznar ya no tiene cargos y que los que carecen de responsabilidades, lo mejor que pueden hacer es callarse Los más viejos del lugar, y es mucho lo que aquí llevamos visto, no recuerdan cosa parecida en lo que atañe al despropósito fascistón y torpe de mandar callar a quien- -desde el error o el acierto, que poco importa- -expresa su opinión. A la vista de tan mal uso del cargo y la responsabilidad de uno de sus ministros, es José Luis Rodríguez Zapatero quien debiera ordenarle un prudente silencio a tan bocazas titular de Justicia. Lo que Zapatero ha ordenado a los suyos es que disparen vídeos contra el PP para, con ellos, demostrar las mentiras del partido monopolista de la oposición y, en no muy lúcida reciprocidad, los voceros de Mariano Rajoy han hecho catálogo de las mentiras, muchas, con las que el líder socialista llegó al poder. Mentiras contra mentiras, mal asunto. No se puede negar que a las dos partes les asiste la razón y, puestos en esa tesitura, sólo nos cabe esperar y temer 120 días de campaña electoral que serán una versión corregida y aumentada de los días que, entre el 11- M y el 14- M, cuajaron la última victoria del PSOE. No va por ahí la demanda ciudadana, acuciada con realidades más próximas y prosaicas; pero la partitocracia en que ha degenerado lo que quiso ser democracia parlamentaria y representativa es así. El ministro Bermejo, en uso de su didáctico laconismo totalitario, podría decirnos: ¡vota y calla! Algo es algo. El voto siempre abre las puertas de la esperanza y, en una de esas, se desata aquí una epidemia de sentido común. ÍDOLOS DE LA CUEVA CUMPLEAÑOS EN FAMILIA por tropas extranjeras desde tiempo inmemorial. Una OMO mamá había llegado a la verdadera edad capital, hay que recordarlo, que figura entre las más de la razón (me permitirán que omita los años caras del mundo, y en la que, como dato, un billete para que cumplía: a ella no le haría mucha gracia que un trayecto mínimo en el Underground (por cierto, ustedes, al fin y al cabo unos desconocidos, se enterauna de las redes de metro más cochambrosas de este ran) la familia decidió celebrarlo con una excursión continente) se pone, al cambio, en unos seis euritos de colectiva a Londres. No somos millonarios (todavía) nada. de manera que decidimos organizar un viaje económiPero nada de eso arredró a los españoles, dispuesco, pero digno. Mis hermanos, más duchos que yo en tos a disfrutar de una ciudad en la que, además, cuestiones de organización, estudiaron las poha dejado de llover en noviembre ¿de qué camsibilidades, hicieron números, compararon prebio climático me está usted hablando? En los cios y se ocuparon de contratar viaje y hotel. autobuses que hacen el recorrido por el centro Y para allí salimos once personas y personiurbano, la lengua de uso era cualquiera de las tas dispuestas a estrechar lazos y a que mi maoficiales españolas, Harrod s estaba ocupado dre viviera una experiencia inolvidable en el por las mismas hordas nacionales que El Corte tiempo récord de cuatro días. Y así fue, me apreInglés en día de comienzo de rebajas, y el Millesuro a aclarar, aunque no siempre por motivos nium Bridge de Foster amenazaba hundimienprevisibles. Para empezar, uno no debería viaMANUEL to por sobrepeso con estrépito español. Parecía jar durante un puente goloso. La política econóRODRÍGUEZ que allí estábamos todos. mica de este Gobierno puede ser desastrosa, coRIVERO Viajamos todo lo que podemos. Y podemos mo proclaman los profetas radiofónicos del mucho, a pesar del precio de las cebollas y de los pollos cuanto- peor- mejor y del dónde- están- los- autores- intey de la leche. Invadimos y contaminamos tanto como lectuales, y quizás por ello los españolitos hayan perdinos invaden y contaminan a nosotros en esa democrado poder adquisitivo. No digo que no. El descenso se nocia universal de los vuelos low- cost. No importa que el ta, sin duda, en la cesta de la compra: las cebollas, el poincremento exponencial de nuestros viajes placentello y la leche se han puesto por las nubes. Pero no los ros (con o sin mamá) contribuya al aumento espectacuviajes en avión, que habría sido lo suyo. lar de las emisiones de gases de efecto invernadero, etAunque parezca increíble, en nuestros días uno puecétera. Todo está pensado: la compañía de bajo coste de viajar a Londres por lo que cuesta un saco de ceboque contratamos ofrece también una coartada para la llas, un pack de envases de leche pasteurizada o media mala conciencia y sugiere una opcional aportación docena de pollos de corral (depende de las ofertas) Lo de 3,87 euros para equilibrar los 201 kgrs de dióxido que no deja de tener consecuencias. El dulce Támesis, de carbono que, previsiblemente, cada uno de nosoque sigue fluyendo tan suavemente (aunque más contatros envía a los cielos durante el viaje. minado) como en los tiempos de Spencer (o de Eliot) se Volvimos en un vuelo atestado en el que las sufriconvirtió el pasado fin de semana en testigo de un imdas azafatas se ganan el sueldo trabajando como asispresionante hervidero de ruidosos turistas procedententas forzadas. Ayudan, advierten, colocan, venden, tes de toda Europa. Los españoles, al parecer letalmensirven, sonríen, tranquilizan y pasan (3 veces) la bolsa te golpeados en su economía familiar por la pésima para que arrojemos la basura. Los españolitos, cansagestión de los rompedores de España, se encontraban, dos, regresábamos a casa a soñar con otro puente low sin embargo, a la vanguardia de la ocupación de una cost. Mamá estaba radiante. ciudad que se enorgullece de no haber sido invadida C C