Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8- -11- -2007 JUEVES deESCENA 91 Aquesta tampoc serà la fi del món El cada vez más consolidado festival Temporada Alta estrena estos días en la Sala La Planeta de Girona esta obra, que lleva la firma del autor Jordi Casanovas y que presenta la compañía Flyhard Despedida y cierre Moncho Borrajo pasa en el teatro Amaya de Madrid sus últimas semanas encima de un escenario. El cómico gallego, que ha anunciado su retirada, estará hoy a partir de las 11,30 de la mañana, en el Chat de ABC. es Sabor a miel Concluyen este fin de semana en el teatro Montacargas de Madrid las funciones de este conocido drama de la autora Shelagh Delaney, que ha dirigido Marta Álvarez y que protagonizan Beatriz Uría y Alicia Muñoz ESCENA INTERNACIONAL: NUEVA YORK Frankenstein se muda a Broadway Tras el éxito de Los productores Mel Brooks estrena hoy la adaptación al musical de El jovencito Frankenstein Coincide allí con otro montaje sobre la novela de Mary Shelley ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Los monstruos están de moda en Nueva York. Esta misma noche se estrena en el Hilton Theater de la calle 42, en el corazón de Broadway, la versión musical de El jovencito Frankenstein aclamada parodia del cine de terror clásico. Muchos la consideran la obra cumbre de Mel Brooks, que intentará repetir con ella el mayúsculo éxito de Los Productores Se han llegado a pagar 450 dólares (309 euros) por una entrada para las funciones previas, antes de la gran gala de hoy. Sólo una mala ejecución técnica podría enturbiar un éxito tan cantado y hasta deseado. Y nadie espera eso de Mel Brooks, un verdadero rey Midas. Ha escrito y compuesto toda la obra él mismo, mano a mano con su fiel colaborador Thomas Meehan. La directora y coreógrafa, Susan Stroman, es otra veterana de Los Productores El jovencito Frankenstein se anuncia rica en números musicales fabulosos (con el monstruo liderando coreografías de frac a lo Gene Kelly) y con actores secundarios de una calidad superlativa. En cambio, dicen las malas lenguas que Mel Brooks está de los nervios a causa del mismísimo protagonista, (que no olvidemos que no es el monstruo, sino un descendiente de su creador, llamado Víctor Frankenstein) interpretado por el multigalardonado actor Roger Bart. Parece que Bart está aquejado de unos misteriosos dolores de espalda que dan muy mala espina. Bart tiene, como es habitual en Broadway, un actor suplente más repleto de méritos que de fama. Pero claro, empezar a jugar el partido con el suplente podría no ser lo mejor para la taquilla. Pero la frankensteinmanía no empieza ni acaba con Mel Brooks, ni dentro de Broadway. Fuera, es decir, off- Broadway, se ha estrenado ya otra obra basada en este monstruo que, para mayor inri, es también un musical. Pero en este caso se trata de una pseudoópera que pretende hacer una aproximación mucho más en serio a la novela original de Mary Shelley. Otra cosa es que lo consiga. Las primeras críticas han sido demoledoramente negativas. Se les acusa de no llegar a ninguna parte excepto a aburrir mortalmente al espectador con una puesta en escena vacua y pretenciosa. ¿Será verdad, o será una puñalada trapera? ¿Asistiremos a una guerra de Frankensteins en Nueva York? Por si alguien quiere cogerse un avión, buscar y comparar, el otro Frankenstein lo ponen en el 37 Arts Theater. Firman la adaptación al musical Mark Baron y Jeffrey Jackson, y la dirección es de Bill Fennelly. El monstruo es Steve Blanchard, mientras que al doctor Frankenstein lo interpreta un verdadero peso pesado de Broadway como Hunter Foster. Se da el detalle siciliano de que su hermana pequeña, Sutton Foster, aparece en el Frankenstein de Mel Brooks, donde interpreta a la algo más que sexy asistente del doctor, Inga. Más información sobre el musical: http: www. youngfrankensteinthem usical. com Roger Bart y Christopher Fitzgerald (Frankenstein e Igor) en un cartel de la producción ABC CIRCO ¡Piratas, piratas! Espectáculo del Stardust Circus International basado en una idea de Monica Strotmann y Henk van der Meyden. Director: Frank van Laecke. Coreografía: He Li y Martin Michel. Escenografía y vestuario: Jan Aarntzen. Iluminación: Marc Heinz. Lugar: Teatro Circo Price. Madrid. Piratas del Mar de China JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Hay un nuevo circo que fascina por su equilibrada propuesta de exigencia estética, rigor artístico y despliegue físico, nuevas formas que se miran en espejos pretéritos, en brillantes superficies que muy significativamente evocan, entre otras referencias, la antigüedad oriental. El máximo exponente internacional es el canadiense Circo del Sol. Por esa senda, el Stardust Circus International, nacido en Holanda, bebe en la tradición del circo chino para ofrecer muy cuidados espectáculos que se ajustan a los preceptos del antiquísimo arte: la fuerza y el riesgo acomodan sus costuras al acabado plástico, no se utilizan animales, los números tiene un marcado componente coral en el que todos los artistas conocen todas las técnicas, la acrobacia y los malabarismos asociados a objetos cotidianos o guerreros configuran la espina dorsal de los espectáculos, la mayoría de los intérpretes reciben educación y adiestramiento desde su infancia... Y todo eso barnizado, como en esta ocasión, por comerciales alusiones contemporáneas, pues ¡Piratas, piratas! navega intencionadamente viento en popa en la estela icónica de Piratas del Caribe Así, hay escenografías navales, referencias marinas, monstruos y fantasmas, tesoros, piruetas y abordajes colocados como cobertura de los números tradicionales en los que los artistas despliegan su asombrosa técnica, pasmosa agilidad e increíble sincronización. A excepción de la pareja formada por Vitaly y Oxana Bobrov, multigalardonada y procedente del Circo Estatal Ruso, que realiza una formidable coreografía aérea de gran intensidad estética y tremendo riesgo, el restro del elenco está vinculado al Gran Circo Nacional Chino. A uno se le queda exhausta la despensa de calificaciones a la hora de comentar la calidad y cantidad de escenas de equlibrio, saltos, contorsionismo, pértigas y demás especialidades circenses que ejecutan los disciplinados y estupendos artistas. Números enhebrados en vistosas coreografías, con cuidado vestuario y muy bien iluminados. Tal vez la primera parte del espectáculo tenga un ritmo más vivo que la segunda, pero el público se lo pasa muy bien en ambas, entre exclamaciones de asombro y aplausos.