Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8- -11- -2007 El colombiano que sufrió una agresión racista dice que tuvo miedo de denunciar 51 co les haya resultado desafortunado. Generalizar es muy fácil. Es como si yo me voy de vacaciones a China, me atracan y luego voy a la televisión a decir que todos los chinos son unos ladrones. Pues no, señor, los habrá que sí, y los habrá que no opinaba Daniel, con 21 años de profesión a la espalda y algo irritado. A mí me da igual en qué lengua hable, como si me quiere hablar en latín, mientras le entienda la dirección a la que le tengo que llevar y me pague la carrera, tan contento añadía. Héctor, recién llegado al gremio, coincidía con él. Pues claro que puede haber un taxista radical que odie a los catalanes y no le gusten, ¿y qué? Yo me estoy fumando un cigarro y eso no le convierte a él dirigiéndose a un compañero en fumador Otros, lejos del enojo, mostraban total indiferencia. Que diga lo que quiera, me da igual, de verdad Eso es ganas de crear polémica, no hay que hacerle ni caso Si tuviera en cuenta todo lo que dicen los políticos me habría vuelto loco hace tiempo También había quien usaba un tono amenazante: A ese señor que no se le ocurra meterse en mi taxi si viene a Madrid, que a él sí que lo echo, pero no por catalán, sino por charlatán Pujol afirmaba en el mismo escrito que el supuesto comportamiento de esos dos taxistas madrileños se debe a un clima de hostilidad que se vive en la actualidad contra Cataluña. La mujer de Luis es catalana. Yo quiero mucho a esa comunidad, y tiene una gastronomía fantástica y muchas cosas buenas. Ese tipo de comentarios no le hace bien a nadie. Lo que tienen que hacer los políticos es arreglar lo que está mal, no crear enfrentamientos explicaba. Manuel, ingeniero industrial de 26 años, es barcelonés. Me siento obligado a lanzar un capote a los taxistas de Madrid. Cojo unos dos taxis semanales más o menos, y siempre me han tratado bien. Espero que siga siendo así Blog con las opiniones de Jordi Pujol: www. jordipujol. cat Absurdo y vergonzoso según las asociaciones del taxi SARA MEDIALDEA MADRID. Muy desafortunado absurdo vergonzoso son algunos de los calificativos que vertieron ayer los responsables de las organizaciones del taxi para calificar las opiniones del ex presidente de la Generalitat catalana Jordi Pujol, en las que aseguraba que conocía casos de catalanes que habían sido obligados a bajarse de taxis en Madrid por hablar a través del móvil en su lengua. Las afirmaciones del político han dolido, y mucho, a los profesionales del taxi de Madrid, que rechazan cualquier generalización en este asunto y aseguran tratar a todos los clientes por igual, hablen en catalán o en chino Así lo aseguró José Luis Funes, presidente de la Asociación Gremial del Taxi, la principal asociación del sector en la capital. Desde su punto de vista, con estos comentarios me da la impresión de que hay personas que han perdido el protagonismo nacional e intentan recuperarlo generando un conflicto donde no lo hay Madrid, añadió, es una ciudad muy cosmopolita; el taxista madrileño no trata con murcianos, castellanos o gallegos, sino con estadounidenses, griegos, judíos, australianos... y con personas de todo el mundo que viven en Madrid, y no hay ni un taxista que vaya diciéndole a un cliente que se baje del taxi: eso aquí no pasa De hecho, reiteró, el profesional del volante lo que quiere es hacer muchas carreras y ganar dinero. Ese comentario de Pujol es propio del año 78, pero no del 2007 A su juicio, el político catalán demuestra tener una visión localista y pueblerina, y esto no es un pueblo; Madrid es una de las ciudades Clima de hostilidad Una ciudad cosmopolita Indiferencia más importantes del mundo Para corroborar sus tesis, informa que en la Oficina Municipal del Taxi, la entidad oficial que gestiona las quejas de los usuarios, no hay ninguna denuncia por esta cuestión. De la misma opinión es Julio Sanz, de la Federación Profesional del Taxi, para quien Pujol parece tener alguna obsesión, algo patológico Desde la parada de taxis de la terminal T- 4, en Barajas, manifestaba su estupor por las afirmaciones del ex presidente de la Generalitat: Aquí estamos esperando al cliente, sea catalán o búlgaro; no conozco ningún caso en que se haya hecho bajar a un cliente por el idioma que habla Los taxistas madrileños, añadió, somos un colectivo de más de 20.000 personas; si ha tenido él o algún amigo suyo algún problema con uno, eso no pasaría de una anécdota, pero no puede generalizar