Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 s 11 s 2007 Secuestro de menores en Chad ESPAÑA 27 Maniobras peligrosas en Chad Sarkozy atiza el sentimiento antifrancés en Chad, pero los españoles no pierden la fe s Manifestaciones en Yamena contra el segundo viaje de rescate del presidente francés ALFONSO ARMADA ENVIADO ESPECIAL YAMENA. El aire está tan pesado como los ánimos. Convertido en maquinista de la general, el presidente francés ha atizado los sentimientos antifranceses- -y antieuropeos en general- gracias a su inoportuna (según el ministro de Justicia chadiano) disposición a volver a Yamena para llevarse a sus compatriotas y que sean juzgados en Francia. Convertido en gran teatro local, la caldera del Palacio de Justicia se ha convertido en el escenario donde los más exaltados vecinos de Yamena expresan ante las cámaras su animadversión hacia la madre Francia, la potencia colonial que por boca del hiperactivo Nicolas Sarkozy parece empeñada en humillar y ofender a los chadianos, en recordarles quien manda. La jugada es peligrosa, confiesa un responsable humanitario en Yamena. Los tres españoles que siguen a la espera de que el juez decrete su puesta en libertad mantienen la fe y el optimismo y reiteran, como su abogado, su ignorancia de las maniobras de El Arca de Zoé, que pretendía llevarse a 103 niños de pueblos de Tiné y Adré, fronterizos con Sudán. Poco después de que el abogado Mario Stasi, ex presidente del Colegio de Abogados de Francia, que defiende a una de las enfermeras de El Arca de Zoé, insistiera en que lo mejor en estos casos es que los políticos no abran la boca y dejen actuar a la justicia en un nítido reproche a Sarkozy, una veintena de motoristas que llegó anunciándose con sus bocinas se plantó ante el acceso principal al Palacio de Justicia animados por Abdramane Brahim Ali Zene, presidente de la Coordinadora de los Comités de Barrios y de las Asociaciones de Jóvenes Chadianos. Un gigante de casi dos metros que cuando levanta los brazos logra que su túnica se convierta en un referente para jóvenes con ganas El abogado de los franceses se dirige al tribunal de Yamena, junto a un policía de jolgorio y que ayer levantaban los brazos con evidentes ganas de pasárselo bien y hacer política. Gritos contra Sarkozy y a favor del Chad se escucharon a las puertas del tribunal, sin que llegara la sangre al río. Aunque los enviados del diario El País fueron apedreados- -sin consecuencias- -por estudiantes de la Facultad de Derecho (en huelga a causa de la carestía de becas) en el patio arenoso del palacio no se llegó a las manos. Tanto mujeres (alguna de uniforme) como hombres aprovecharon la ventana electrónica que les brindaban los camarógrafos franceses y españoles para hacer proclamas y análisis de urgencia: Si Sarkozy vuelve a Francia para llevarse a los criminales del Arca de Zoé se lo impediremos Los chadianos contribuimos a la liberación de Francia y ahora es así como nos pagan No quieren a nuestros inmigrantes, les ponen barreras, pero se llevan a nuestros niños eran algunos de los titulares que urdían con vehemencia. A pesar de que en los panfletos que reparte casi a diario se cuida Brahim Ali Zene de defender la ejecutoria de su presidente en toda la crisis de los niños, AP No abrir la boca Los tres españoles siguen a la espera de que el juez decrete su puesta en libertad y reiteran su ignorancia de las maniobras de El Arca de Zoé Mercancía para negociar el activista Abbo Sileck, presidente de la Alianza Nacional de la Resistencia del Chad, acusó a Idriss Déby de haber montado una trampa para las autoridades francesas y, según el quincenal Africa Confidential usará a los detenidos (quedan seis franceses, un belga y los aviadores españoles Agustín Rey, Sergio Muñoz y Daniel González) como mercancía para negociar Sileck recalca que todos los niños que se pretendía secuestrar eran zaghawa, el mismo grupo étnico que Déby, y que el presidente- -que se hizo con el poder mediante un golpe de Estado en 1991 con el beneplácito francés- -pretende borrar sus culpas en la matanza de los tama en la frontera entre Chad y Sudán mientras sigue cultivando el respaldo de los zaghawa esparcidos a ambos lados de la porosa frontera internacional.