Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA JUEVES 8 s 11 s 2007 ABC No a la cámara de Garzón La presencia de cámaras de Televisión Española, que acompañan a Baltasar Garzón a Afganistán, provocó ayer la indignación de los militares en el avión que trasladó al nuevo reemplazo, al negarse a que se filmara en vuelo y no haber sido avisados POR P. C. MADRID. La segunda experiencia televisiva del juez Baltasar Garzón no empezó ayer con buen pie. El equipo técnico de Televisión Española que lo acompaña en su periplo por Afganistán para rodar una parte del documental que la cadena pública está elaborando sobre el terrorismo internacional tropezó ayer con la disciplina militar, que no entiende de jueces estrella, sino de cumplimiento estricto de las normas, se llame quien se llame el que las quiera trasgredir. Y es que los militares van a lo que van y no pasan ni una a la hora de hacer respetar su seguridad y la de los suyos. Por ello, ayer por la mañana, cuando se dieron cuenta de que un equipo de televisión compuesto por un realizador, un cámara y un montador, pertrechados con el instrumental necesario para grabar programas, se presentó en el vuelo de Air Europa, contratado expresamente por el Gobierno para trasladar a Afganistán un nuevo contingente de tropas que relevará al actual, pusieron pie en pared y advirtieron que en el vuelo no se podía realizar ninguna grabación. La indignación de los militares iba a más ya que, según los testimonio recogidos por ABC, nadie les había informado de la presencia de los cámaras de televisión. Además, en el avión podrían viajar agentes del CNI, cuya identidad debe mantenerse en secreto y no puede ser desvelada desde ningún medio de comunicación. El comentario generalizado apuntaba al equipo de televisión de Garzón pero nadie divisó al juez en la terminal 2 del aeropuerto de Barajas, desde donde partió el vuelo con destino a Afganistán, con una escala en en la base grancanaria de Gando. La explicación oficial que se ofreció es que iría en otro vuelo desde la base de Torrejón de Ardoz La realidad es que Garzón no se mezcló con la tropa. El juez optó por el anonimato de un avión militar e hizo el viaje a Afganistán desde la base de Torrejón de Ardoz junto al periodista Vicente Romero y un cámara de televisión. Salió por la noche y se sumó a un grupo de otras cuarenta personas y tres toneladas de carga, según confirmó el Ministerio de Defensa, quien precisó que se aprovechó el relevo de las tropas para que el juez viajara al país asiático como un tripulante más de esta aeronave, en un intento de evitar cualquier tipo de especulación sobre favoritismo a Baltasar Garzón. El juez se desplazó a Afganistán para colaborar en un documental que está realizando el periodista Vicente Romero sobre terrorismo internacional, y sobre el que ya tiene algunas tomas filmadas en Estados Unidos y Alemania. Este es el segundo documental en el que participa el juez, ya que el anterior se emitió en abril y se centró en los derechos humanos, bajo el título El alma de los verdugos El equipo de Televisión Española que ha viajado a Afganistán no sólo trabajará para el documental en el que participa Baltasar Garzón, sino que también realizará crónicas para los telediarios sobre el relevo de las tropas. Además, preparará una información para Informe Semanal, que se emitirá en unos quince días, sobre la misión de las tropas españolas en este país asiático. El propio Vicente Romero aseguró a ABC que el juez no está contratado por Televisión Española sino que su aportación a este documental se trata de una colaboración pactada por la que el magistrado no cobra un euro Baltasar Garzón realiza este trabajo en sus días libres y, una vez finalice el rodaje, regresará a España antes del lunes, que volverá a la Audiencia Nacional. Manuel Ortiz, Andrés Casinello y Aurelio Delgado, ayer, en la presentación de la asociación ERNESTO AGUDO Los colaboradores de Adolfo Suárez se unen para reivindicar su legado político Crean la Asociación para la Defensa de la Transición, que defenderá la concordia y no entrará en el juego de los partidos BLANCA TORQUEMADA MADRID. Jornadas difíciles e interminables de café y ducados, presididas por la firme voluntad de cerrar heridas y de poner en pie un marco estable de convivencia, diálogo y concordia. Así se gestaron las instituciones democráticas que han propiciado, a lo largo de los últimos treinta años, el periodo más próspero de la historia de España. Y ahora, para defender ese legado político y cívico, ha nacido la Asociación para la Defensa de la Transición, impulsada por los colaboradores más cercanos del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez y presidida por el teniente general Andrés Cassinello, artífice de buena parte de la fontanería que propició el gran acuerdo nacional y desmontó sin traumas el franquismo recién desaparecido. Ayer, los promotores de esta entidad quisieron esbozar su proyecto ante la opinión pública, en un preludio de la que será su asamblea constituyente el próximo día 12 en la sede del Instituto Gutiérrez Mellado. Casinello, junto al ex secretario de Estado Manuel Ortiz y el que fue jefe de la Secretaría de Suárez, Aurelio Delgado, aseguró que la asociación no tiene una dimensión de actividad política. Se queda fuera del juego de los partidos Su vocación, indicó, es reivindicar una etapa en la que todos cedieron, o, mejor, todos cedimos en unos momentos en los que ese necesario recordatorio cobra la máxima actualidad. Aunque, aclaró, la iniciativa no surge como respuesta a las actuales circunstancias, sino como resultado del trabajo de un grupo de amigos que nos juntamos hace cuatro años para para recopilar material para un libro- -el titulado Adolfo Suárez y el bienio prodigioso (1975- 1977) firmado por Manuel Ortiz- -y que, como resultado de ese empeño, pensamos que teníamos algo más que ofrecer Los promotores informaron de que ya se han mostrado interesadas en esta asociación 103 personas, entre las que hay figuras destacadas como Manuel Jiménez de Parga, Teodulfo Lagunero o Ramón Tamames. Además, se está buscando un acercamiento a Felipe González. Cassinello indicó que la entidad (que, dada su naturaleza, no admite políticos en activo) nace humildemente, pero en un momento clave en el que aspira a ejercer un papel más de pensamiento que de acción a través de seminarios, cursos y publicaciones. Así, opina que podrá influir en el presente sólo en la medida en la que defender la Transición frente a quienes la desfiguran suponga una toma de posiciones. En aquel momento- -insiste- -todos los partidos renunciaron a sus convicciones absolutas. Suárez supo buscar y negociar soluciones de compromiso Recordadon también los impulsores de la asociación que no es cierto que entonces se pasara página en lo que respecta a los represaliados por Franco. Se repararon muchas situaciones injustas Por eso- -apostilló Cassinello, en alusión al debate sobre la memoria histórica- dedicarnos ahora a lanzar muertos contra muertos es un gravísimo error Colaboración pactada Asamblea el día 12 El juez no viajó con la tropa, sino en un avión militar, para participar en un documental de televisión Niegan que entonces se pasara página con los represaliados por Franco, pues se repararon muchas situaciones injustas