Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 s 11 s 2007 ESPAÑA 23 Zapatero se enternece de cañas con Suso de Toro El escritor gallego publica un almibarado perfil personal y político del presidente J. ALBIOL MADRID. A pesar de que esta novedad editorial se gestó de forma más bien prosaica Pásate por Moncloa, nos tomamos unas cervezas y hablamos un almíbar hagiográfico difícilmente igualable se destila en todas y cada una de las páginas de la última obra de Suso de Toro, Madera de Zapatero. Retrato de un presidente editada por RBA. El vate áulico del actual inquilino de La Moncloa no esconde su condición de retratista de cámara (admite que ha hecho un libro de parte y, sin complejos ni rubores, dibuja un perfil de Zapatero (a través de sus propias impresiones y de las de terceros, siempre amigos o familiares del jefe del Ejecutivo como su hermano, su primo, la vicepresidenta del Gobierno o Trinidad Jiménez) en el que no se esboza ni una sombra ni en su personalidad ni en su gestión. Pero, empalagos aparte, la obra despacha algunas opiniones de Zapatero (estimuladas, seguramente, por ese ambiente confeso de camaradería y cañas) que no pasarán inadvertidas. Así, le cuenta al escritor gallego que la derecha española tiene que refundarse cultural e ideológicamente y que la ventaja es que con este PP no hay extrema derecha. Todos los países tienen hoy extrema derecha. Cuando con este PP tenemos hoy una derecha muy derecha, pero no hay extrema derecha Sostiene también Zapatero que la prensa está absolutamente politizada No toda, claro: Hay una mayoría de prensa conservadora. Pero se creen muy listos, porque tienen en sus manos el escribir todos los días periódicos, que luego cuando pierden las elecciones nunca hacen autocrítica Sobre el atentado del 11- M, comenta (a estas alturas y no antes) que no lo relaciona directamente con la guerra de Irak, aunque explica que es verdad que todos los países que de una forma u otra estuvieron en primera línea tienen una exposición mayor Para el presidente del Ejecutivo, el envío de tropas a Irak con el Gobierno de Aznar fue la culminación de ese proyecto ultraconservador que entiende a España como un país cuyo destino más feliz sería estar sometido al más fuerte De la II República dice que era un cambio profundo, democrático, nacional, real Pocas referencias hay, significativamente, a la negociación con ETA: Es pronto para extraer las consecuencias, las lecciones del diálogo con ETA. Pero no hemos prolongado su existencia Se declara un obseso de la paz, en términos ya manidos en su oratoria: Si no hay paz no hay política También confiesa que le gustan las situaciones límite. Sí, me impongo desafíos Sólo falta, a lo largo de 230 páginas, su opinión sobre los libros cortesanos. SU LADO MÁS CURSI Sobre Sonsoles: Supe que no tenía necesidad de conocer a ninguna mujer más. Cuando me acerqué a ella y vi la luz que tenía... Del capitán Lozano: Sabía que lo habían fusilado por ser leal, pero no lo tenía intelectualizado La madre: La parte más íntima de su cariño la volcó en mí. La última frase que le dije fue: ¿Mamá, crees que voy a ser presidente? Sus hijas: Cualquier cosa positiva que hagan, yo me rindo. Con ellas, me rindo antes de empezar Irak y el 11- M