Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8 s 11 s 2007 Histórico viaje de los Reyes a Ceuta y Melilla s La reacción en Rabat ESPAÑA 17 Rabat y Madrid mantienen su agenda contra el terrorismo El jefe del espionaje responderá a los autores de la querella por genocidio en el Sahara con una denuncia por calumnias LUIS DE VEGA, CORRESPONSAL RABAT. Sus Majestades los Reyes han despertado un viejo conflicto bilateral, pendiente desde siempre con su visita a Ceuta y Melilla, dijo ayer el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de Marruecos, Taieb Fassi Fihri. La solución pasa ahora, según el Gobierno del Reino alauí, por abrir una célula de diálogo entre los dos países sobre la soberanía de las dos ciudades españolas y los islotes cercanos a la costa africana. La demanda de esa célula de diálogo no es nueva por parte de Rabat. El Rey Hasán II se la propuso al presidente Felipe González hace veinte años, pero España nunca ha accedido a poner sobre la mesa la soberanía de unos territorios sobre los que Marruecos es el único país que arroja dudas. Mohamed VI llamó a consultas el viernes pasado a su embajador en Madrid, Omar Azziman, por un tiempo indefinido, en lo que se ha confirmado como el gesto más evidente de que se había abierto una crisis bilateral. Cinco días después, Fassi Fihri no dijo cuándo regresará a su puesto. Rabat sí confirmó ayer al menos que la crisis no afecta por el momento a la estrecha colaboración desplegada por ambos países en materia de lucha contra el terrorismo, la emigración clandestina y la delincuencia organizada. Así lo hizo saber Mohamed Yasine Mansouri, jefe de los servicios de Información, de viaje en Madrid en declaraciones a la agencia France Presse. Mansouri dijo además que se reserva el derecho de denunciar por difamación y denuncia calumniosa a los autores de la querella por genocidio en el Sahara que investiga el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Esa querella, por la que se ha interpelado a trece autoridades marroquíes, es junto a los disturbios para desalojar las viviendas ilegales de la Cañada Real en Madrid, otros motivos alegados por Rabat para la crisis. El nombre de este responsable marroquí, de 45 años, aparecía entre la treintena de personas denunciadas en principio por hechos que, según él, se cometieron cuando tenía doce años Las autoridades españolas insisten a pesar de todo en que las divergencias se arreglarán más pronto que tarde. Para ello parecen contar con la ayuda de Don Juan Carlos, que podría aprovechar su presencia desde hoy en la XVII Cumbre Iberoamericana, en Chile, para reclamar apoyos a favor de la candidatura de Tánger para celebrar una exposición universal en 2012, según fuentes diplomáticas españolas. Florentino Portero VUELTA AL CHANTAJE a diplomacia marroquí es tan previsible como coherente. Desde la independencia hasta la fecha ha hecho del irredentismo uno de sus pilares. El nacionalismo es un instrumento al servicio de la Corona con el que cohesionar a una sociedad que sufre las lacras del subdesarrollo y la ignominia de la corrupción. Para el gobierno de Rabat, Ceuta y Melilla son tan marroquíes como Ifni. Están dispuestos a negociar con nosotros tiempos y formas, pero en ningún caso admitirán su españolidad. Las amenazas de Mohamed VI eran previsibles y sería un error no tomarlas en serio. Está actuando tal y como vio actuar a su padre. No es una reacción desesperada, saben lo que se traen entre manos. Marruecos ha derrotado a España en todas las ocasiones, con la sola excepción de Perejil, porque en- L Colaboración tonces quien gobernaba en el país estaba dispuesto a todo con tal de defender la soberanía nacional. Marruecos sabe de la debilidad de nuestro Gobierno y sin duda lo someterá a presión. Puede volver a abrir el tráfico de inmigrantes ilegales, tanto a través de las vallas como en patera. Puede, por ejemplo, cortar o limitar aún más la colaboración en materia de inteligencia, privándonos de una información importante para combatir el terrorismo yihadista. Hay quien teme que empuje hacia España a destacados islamistas, pero de hecho eso ya lo viene haciendo sin que nadie se alarme. Su influencia sobre las asociaciones de musulmanes españoles ha crecido mucho y puede movilizarlas en contra de la integración de esta población. Los intereses económicos españoles en Marruecos son importantes y, de la misma manera, podrían sufrir aún más dificultades... Marruecos sabe de la debilidad de nuestro Gobierno y lo someterá a presión; puede, por ejemplo, abrir el tráfico de ilegales