Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN JUEVES 8 s 11 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero EL REY Carta de respuesta de Manuel Castro Quisiera contestar brevemente la Carta abierta a Manuel de Castro publicada el 6 de noviembre. Doña Victoria Palop señala que no hay un solo real decreto que defienda el derecho de adecuar los contenidos de Educación para la Ciudadanía al ideario del centro Para su tranquilidad le informo de que la sentencia del Tribunal Constitucional 77 1985, la LOE (artículos 6.4, 115, 121.1 y 6) y los R. D. de enseñanzas mínimas de Primaria y ESO (artículos 5.4 y 6.4, respectivamente) establecen un sistema por el que los centros deben desarrollar, completar y concretar el currículo, de manera coherente con el carácter propio confesional del centro. Jurídicamente no es posible obligar a un centro a impartir contenidos contrarios a su ideario. En este sentido, no es cierto que los contenidos sean inadaptables al ideario católico. De hecho es lo que harán también los numerosos colegios regentados por las distintas diócesis españolas. Nuestra postura se basa en la legislación vigente y la jurisprudencia del TC y no en una carta del MEC Coincido con usted: el Estado no puede imponer una determinada moral a sus ciudadanos. FERE- CECA ha reiterado que no le gusta esta asignatura y defiende a ultranza su ideario. Nos critican por no promover la objeción de conciencia. Jurídica y objetivamente (y aunque recojamos las posibles solicitudes) la objeción en un centro confesional es, o un rechazo a su ideario, o una acusación al centro de no actuar conforme al mismo. Sin embargo, por un lado, al elegir un centro católico, ya se realiza una opción de conciencia conforme al derecho a elegir la educación de los hijos y, por otro, falta que suceda que un profesor de un centro católico enseñara contrariamente a su carácter propio. La objeción no es un mecanismo preventivo o solidario y exige un supuesto fáctico que no se da en nuestros centros. Sin embargo, la protección del ideario no existe en los centros públicos, por definición neutrales. En este caso sí puede darse el supuesto de hecho que justificara la petición de ser reconocido objetor de conciencia por un tribunal. Manuel de Castro Barco, secretario general de FERE- CECA y EyG Ante un enigma Si no queremos atribuir el comportamiento de ciertos gobernantes a morbosidades físicas o desequilibrios psíquicos tales como resentimientos o fanatismos irracionales, ¡qué difícil es comprender el mecanismo anímico que impulsa a sus actos! En España, sin ir más lejos, el jefe del Gobierno se ha manifestado como uno de los más porfiados y violentos detractores de la dictadura franquista. Su memoria histórica se agota en el registro de los muertos por el bando nacional; los demás, los que cayeron como víctimas de la violencia republicana carecen de nombre y de fisonomía. Pero sobre esto no quiero insistir, porque ya muchos otros han ventilado suficientemente el tema. Me interesa mostrar ahora cómo esta parcialidad de juicio histórico se refleja también en el juicio político de las relaciones internacionales. No se entiende cómo Rodríguez Zapatero, poseído de una especie de furia sagrada, decrete la desaparición de todo vestigio franquista y, por otro lado, cultive amorosamente las relaciones con dictaduras comunistas o filocomunistas en Iberoamérica. La diplomacia española se ha convertido en la defensora más vehemente del régimen totalitario cubano y corteja afectuosamente al comandante Chávez, el cual, con una reforma constitucional que ha impuesto a rajatabla, acaba de dar el golpe de gracia a la democracia y al Estado de Derecho en Venezuela. Según la nueva Constitución, Chávez asume prácticamente la totalidad de poderes y pretende ejercer este poder indefinidamente, lo cual contradice manifiestamente a una concepción liberal y democrática. ¿Cómo explicar el silencio, más aún, la benevolencia del Gobierno español frente a dictaduras tan brutales como la cubana y venezolana? ¿O es que se considera que solamente las dictaduras de derecha son tales? José Leopoldo Decamilli. Berlín Y LOS ENANOS D on Juan Carlos es percibido como el sólido cimiento histórico de la proyección internacional de España, cuando la invisible diplomacia gubernamental complica los problemas más inmediatos. Cuando la BBC de Londres desea presentar los primeros trabajos de la Cumbre Iberoamericana, en Chile, desde hoy hasta el sábado, subraya el puesto del Rey como puente entre España y las América, como mediador en intrincados conflictos americanos. En Santiago de Chile, 24 Horas presenta la misma Cumbre recordando que Don Juan Carlos es el único Jefe de Estado que ha participado en todas las XVII ediciones de esta institución de diálogo multilateral, víctima de una maraña de conflictos bilaterales y regionales. El Universal en Venezuela, El Comercio en Perú y Colombia, El Universal en México, destacan la figura del Rey de España. Por su parte, La Nación de Buenos Aires ha publicado artículos de fondo de Carlos Fuentes, Enrique Iglesias, Joaquín Morales Solá, Natalio Botana, glosando al unísono la figura histórica de Don Juan Carlos como sólido puente entre España y América. El tono solemne del respeto internacional hacia la figura del Rey contrasta con la confusión dominante en la escena política y diplomacia. Con resultados siempre más sorprendentes. En el Magreb, por ejemplo, las iniciativas gubernamentales consiguen suscitar las críticas de marroquíes y argelinos, al unísono. En Argel, El Moudjahid tira con bala verbal, acusando al Gobierno español de traicionar al pueblo saharahui, favoreciendo a Marruecos En Rabat, L Opinion y Maroc Aujourd hui continúan atizando el trapo nacionalista. Por su parte, la edición europea del semanario Time publica un largo reportaje intentado analizar con serenidad la crisis hispano- marroquí. Así las cosas diplomáticas, Wall Street Journal sitúa a España en el pelotón de los torpes que no han conseguido introducir las directivas europeas sobre mercados financieros. España está acompañada de Estonia, Hungría, Islandia, Holanda, la República Checa y Portugal. País. mica continúa con su dilatado y costoso despliegue. Sólo en la última fase, finalizada hace unos días, se han gastado un millón de euros en ordenadores, otro millón en placas solares y tres millones en vestuario, entre otras partidas. Y así podríamos seguir con los costes de los coches nuevos, las comisarías nuevas, etcétera. Si sumamos todo, nos está saliendo cada Mosso d Esquadra a precio de oro. Antes ya teníamos una Guardia Civil y una Policía Nacional que funcionaban bien. A diferencia de los Mossos eran profesionales experimentados, conocían el terreno y además con un coste muy inferior. Pero a algunos políticos catalanes no les gustaba la bandera que llevaban en el uniforme y querían tener una policía propia donde ellos mandasen. Sus ansias de poder nos es- tán costando a todos miles de millones de euros. José Ginés Barcelona Los españoles en Chad Es bien conocida de todos la situación de los pilotos de GirJet en Chad. Sin entrar a valorar si tienen base las acusaciones que sobre ellos pesan, no deja de ser cierto que nadie puede garantizar que se vayan a respetar sus derechos en la misma manera que si se encontrasen en un país democrático con plenas garantías. En principio cabe pensar en su inocencia, ya que en una compañía aérea mínimamente estructurada los pilotos ni programan los servicios que van a realizar ni tampoco los contrastan, y es muy raro que sepan a priori el pasaje o la mercancía que van a llevar. Lo sucedido en Una Policía a precio de oro En Cataluña la Policía autonó- Chad con una tripulación española nos lleva a pensar que la situación de esos profesionales pudiera repetirse en el futuro y en cualquier compañía de las muchas existentes. El comandante de la aeronave tiene sobre sí muchísimas cargas como para correr el peligro de que además puedan endosarle las eventuales responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido sus pasajeros. Los operadores de turismo ofertan cada día destinos más inusitados y ello implica que se van a contratar vuelos a esos lugares en los que el Estado de derecho puede ser algo muy lejano y un detenido carece de las más mínimas garantías. Eso pudiera poner en peligro a tripulantes y a empresas, por eso me llama la atención que el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) no se haya manifestado con contundencia contra esta situación de sus compañeros de GirJet. El SEPLA es bien conocido por el público español cuando esgrime sus exigencias- -muy frecuentemente salariales- -frente a las compañías aéreas, casi siempre usando los denominados planes alfa o huelgas de celo. En esos casos no duda en acudir a los medios de comunicación para dar a conocer sus puntos de vista, lo cual es sin duda legítimo. ¿Por qué ahora no hemos oído al SEPLA? Creo que tiene una ocasión de oro para hacerse oír y exigir garantías para que las situación de los pilotos en Chad no vuelva a repetirse. Además mostraría a la opinión pública que no todo son planes alfa ¿o sí? Santiago Tena Madrid