Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 8 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM AZAÑA, AZNAR Y ZAPATERO L recuerdo de Manuel Azaña tiene, además de su propio valor histórico- -ni tanto como predican sus devotos, ni tan poco como quisieran sus enemigos retrospectivos- el de constituir una unidad de medida que nos permite tallar a nuestros líderes contemporáneos. Adolfo Suárez sobrevoló sobre su memoria. No estaban aquellos hornos de la Transición, calientes con la inercia franquista, para muchas concesiones republicanas. Leopoldo Calvo- Sotelo le aplicó una dosis de desdén que, seguramente, es lo que más se ajusta a los méritos políticos del personaje. Felipe González le trató con cautela. MuM. MARTÍN chas de las incongruenFERRAND cias socialistas que hicieron fracasar la II República se ponen en evidencia en los escritos de Azaña, y el pragmatismo de González, su mayor virtud, no tiende a gastar pólvora en salvas ni a perder el tiempo con santos de otras cofradías. En días más cercanos, José María Aznar padeció un ataque de fervor azañista de difícil explicación y, al tiempo, de valor sintomático para la mejor comprensión del refundador del PP. Recuerdo, en 1994, con motivo de la presentación de un libro de Federico Jiménez Losantos- La última salida de Manuel Azaña un canto aznarita de honor y gloria al Azaña español que siente la España plural e integradora Luego se enfrió su devoción; pero buena parte de los zigzagueos aznaríes vienen de aquello, de una mala digestión de la lectura de quien Miguel de Unamuno dijo: Cuidado con Azaña. Es un escritor sin lectores. Sería capaz de hacer la Revolución para que le leyeran Así lo certifica Salvador de Madariaga en España Ahora, el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales ha editado, sobre una solvente compilación de Santos Juliá, las Obras Completas del que fue presidente de la República y, en tan solemne ocasión para las zetas que conmueven el ánimo de José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno es el nuevo propagandista del nunca eficaz y siempre sombrío Manuel Azaña. La democracia actual, ha dicho Zapatero sin reparar en su pequeñez y en sus crujidos, es la España que soñaba Azaña Qué pesadilla. Azaña es una pieza imprescindible para entender la retahíla de fracasos nacionales que se engarzan a lo largo de los noventa últimos años; pero, de ahí a su veneración, media la distancia que marca la inteligencia. Mi dios es la Ley decía Azaña y decía bien desde el sentido democrático y la pretensión de un Estado de Derecho; pero, siempre atrapado por el oportunismo y el rencor, podía pasar a decir con idéntica energía: Perezca la Ley para que la República se salve Es la maldición de la Z que, con génesis en quien nunca debió pasar de secretario del Ateneo de Madrid, utilizó Aznar en sus más erráticos sermones y ahora asume y ensalza Zapatero. Cualquier cosa menos mirar al futuro con un ojo puesto en la ciudadanía. LISTAS ABIERTAS PESADILLA O SUEÑO DE ZAPATERO pública, se ve institucionalmente extraviado en una Barceestas alturas no tiene tan siquiera rango de contralona de retaguardia en la que estalla una guerra civil en el dicción que los socialistas celebren el despliegue seño deotra guerra civil. Negrín lediceque, si después dela de banderas de España entre la población entusiasguerra, se modifica la Constitución llegará en esa materia ta de Ceuta y Melilla pero no den importancia alguna a que tan lejos como el que más; y si el pueblo catalán quiere seno ondeen en ayuntamientos vascos y catalanes en los que pararse pacíficamente, no se opondría Azaña anota: el socialismo tienepoder decisorio. El surfeo político deRo Ahí no llego yo le digo. dríguez Zapatero es de superficie, esquiva los túneles oceZapatero, al contrario, siempre parece dispuesto a lleánicos y recela de los desplazamientos trasatlánticos. Ingar un poco más allá, en política territorial, en escluso, más allá del Estrecho de Gibraltar, usa de la trategia exterior, en laicismo o en lo que sea. Pero superficialidad sin atender a los peligros de la recáparte desde la superficie y llega a la superficie. mara berebere. El diputado Tardà, en nombre de Tiene algo de político unidimensional, por conERC, define la visita de los Reyes a las plazas autótraste con las introversiones políticas y humanas nomas de Ceuta y Melilla: Orgía nacionalista esde alguien como Azaña. El sueño placentero de pañola Por sus precedentes históricos, mucho saRodríguez Zapatero parece estar en las antípodas be Tardà de lealtades y de Estado. En 1921, los partide las pesadillas de Azaña cuando de una vez por dos políticos Acció Catalana- -una escisión fatíditodas comprende que no habrá paz ni piedad ni ca de la Lliga camboniana- -y Estat Català enviaVALENTÍ perdón. De algo se siente responsable. Algo le anban un telegrama a Adb El- Krim, quien encabezaPUIG gustia. Percibe lo trágico. Su final es un insomnio ba la revuelta contra España en el Rif: Ante vuessin nombre. tra valiente resolución en defensa de la Patria marroquí En este aspecto, Zapateroes un ser afortunado. Eselpreamenazada por España, los hijos de Cataluña os envían un sidente de Gobierno de una España que ha superado algumensaje de simpatía. No es laprimera vez quelatierra catanas pesadillas, unos pocos atrasos. Tiene, eso sí, socios parlana demuestra su protesta por la invasión de Marruecos lamentarios parecidos a los que padeció Azaña, ha instalaDesde luego, tampoco ha sido la última porque para ERC la do imprudentemente elbanderín deenganche dellaicismo, real visita a Ceuta y Melilla es un acto colonialista, otra hurgadeformairreflexivaen loquellamamemoria históriagresión contra Marruecos. ca y pretende truncar el consenso de un sistema más o meEl superficialismo histórico de Zapatero actúa con la nos bipartidista. Delos primeros tiempos delaSegundaRemisma indiferencia ante la contradicción en cuestión de pública, es un comentario de Pla que viene al caso para las banderas, respecto a sus alianzas parlamentarias o refiescenificaciones histéricas de Mohamed VI. Pla habla de riéndose a Azaña. Zapatero presenta las Obras Completas las relaciones Francia- España y dice que el error consiste de Azaña y afirma que la democracia actual es la España en creer que Francia nos hará un trato especial porque heque soñaba Azaña En realidad, hoy sabemos que en el camos adoptado su forma de gobierno Puesto que la política so de Azaña lo más acertado fueron las pesadillas y no los internacional sólo se mueve por intereses, lo único que les sueños. Defiende el estatuto de autonomía catalán como convenía a los demás países era la debilitación que hubiese una pieza clave del nuevo orden republicano y tiene el apocausado el cambio de régimen en España. Esa es siempre la yo de ERC, según una formulación poco transparente de clave en las relaciones de vecindad. Eso sí que Manuel Azalos pactos de San Sebastián. Las discrepancias entre Azaña lo sabía. Celebremos y leamos ahora sus Obras Compleña y Ortega en aquel debate parlamentario siguen vigentes tas. Algo siempre se aprende, sea sueño o pesadilla. hoy. Muchas serán las quejas de Don Manuel Azaña contra vpuig abc. es el nacionalismo catalán cuando, como presidente de la Re- E A