Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN JUEVES 8 s 11 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro ÉXODO DE LOS EMIGRANTES RUMANOS LA CESTA DE LA COMPRA SE DISPARA ABÍAMOS que el dato de inflación de octubre había sido muy malo y que los responsables eran el petróleo y los alimentos. Pero aun así nos hemos sorprendido cuando el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha publicado la evolución desagregada de los precios por productos alimenticios. La leche ha subido el 12,3 por ciento en doce meses, el aceite de girasol un 16,1 por ciento, las cebollas un 22,0 por ciento, la carne de pollo un 18,3 por ciento o los huevos un 10,4 por ciento. Hacer la compra se está convirtiendo en una aventura peligrosa y a este paso habrá que ir al mercado con calculadora para seleccionar los menús sin poner en peligro el presupuesto familiar. Asusta pensar en la próxima campaña de Navidad si estos son los precios de partida sobre los que se aplicarán los inevitables incrementos estacionales. Son muchas las causas de este encarecimiento de la cesta de la compra que, unidas a la subida en el coste de las hipotecas, ha provocado un fuerte aumento en el número de hogares españoles que declaran dificultades a la hora de llegar a fin de mes. Aumenta el malestar económico de los ciudadanos y ya no se trata de expectativas o percepciones, sino de realidades tangibles, diarias. No cabe tampoco invocar causas externas, ajenas a decisiones del Ejecutivo como hizo el presidente del Gobierno. Es cierto que el petróleo ha subido mucho en dólares, pero no tanto en euros. Por ejemplo, el máximo histórico de 95 dólares por barril registrado ayer mismo, se queda sólo en 65,5 euros al tipo de cambio diario, un precio que no es muy superior al de hace un año. Es además difícil de argumentar una fuerte incidencia de los costes energéticos en el precio de los alimentos al consumidor. Son otras las razones que explican este desaguisado. La deficiente política comercial de este Gobierno, que ha sucumbido a los cantos de sirena del proteccionismo a ultranza de alguno de sus socios nacionalistas en cuestiones como la libertad de horarios o las dificultades a la apertura de grandes superficies hasta ser denunciado por la propia Comisión Europea. La erosión de la uni- S dad de mercado con normas de etiquetado, embalaje, rotulación de escaparates y otras que encarecen los costes de comercialización. Las insuficiencias en la política de defensa de la competencia, más atenta a permitir la creación de campeones nacionales que a evitar posibles cárteles o a perseguir prácticas restrictivas. La desatención a la modernización de las explotaciones agrarias que le ha granjeado varias huelgas en el sector. Y una política fiscal expansiva con crecimientos del gasto público muy superiores al del producto interior bruto, que ha culminado en una miríada de propuestas populistas que comprometen el gasto corriente a futuro. Causas todas ellas que sí son responsabilidad directa del presidente del Gobierno. El Gobierno cosecha un nuevo fracaso en su política económica. Y siguiendo su práctica habitual, el presidente se esconde en la herencia recibida y en conspiraciones internacionales. Adopta ahora, cuando es demasiado tarde, una presunta diligencia que se ha echado en falta durante toda la legislatura: crea comisiones de investigación y observatorios permanentes o insta actuaciones expeditivas de los organismos inspectores. En definitiva, marea la perdiz para llegar a marzo. Se ha perdido toda una legislatura confiando en el ciclo económico y apuntándose a la tesis de que la inflación era cosa del pasado. Pero los hechos han desmentido esta vana esperanza. Estamos ante un serio repunte inflacionista en el que España es desgraciadamente líder europeo. Se ha vuelto a incrementar el diferencial con nuestros socios comunitarios y deteriorado la competitividad. Pero además se está perjudicando a los sectores más desfavorecidos de la población. La inflación es el más injusto de los impuestos, gustaba de repetir Michael Camdessus cuando, como director ejecutivo del FMI, le tocó lidiar con las hiperinflaciones americanas. Nunca es más verdad que cuando la subida de precios recae desproporcionadamente en la cesta de la compra, pues a ella dedican un porcentaje muy superior de su renta las clases populares cuyo paquete de consumo es prácticamente de subsistencia. GOLPE A LA CANTERA DE ETA l Cuerpo Nacional de Policía asestó ayer un duro golpe a los grupos de terrorismo urbano con la desarticulación de la estructura de Segi, organización juvenil proetarra, en San Sebastián. La operación policial se saldó con cuatro detenciones y cerca de una veintena de registros domiciliarios. Por tanto, hay que felicitarse por esta nueva acción antiterrorista que demuestra que el Estado de Derecho cuenta con recursos suficientes para combatir el terrorismo y derrotarlo incondicionalmente, siempre que el Gobierno de turno tenga la voluntad política necesaria para tomar las decisiones que requiere un compromiso de esta naturaleza. En este sentido, la operación contra Segi ofrece varias lecciones sobradamente conocidas pero frecuentemente olvidadas. La primera es que el Gobierno vasco no participa en la lucha policial contra ETA, pese a que la Policía autonómica- -la Ertzaintza- -está, teóricamente, en mejores condiciones objetivas para combatir la kale borroka Se trata de una pasividad tan persistente y notoria que sólo puede obedecer a una decisión política directamente imputable al PNV y al Ejecutivo del lendakari Ibarretxe, cuya reedición de la propuesta soberanista es, como denunció en su día Josu Jon Imaz, el plan B de ETA, porque ni siquiera exige el previo cese de la violencia. Al contrario, en la renovada estrategia del lendaka- E ri, el terrorismo es la amenaza necesaria para ceder al chantaje de su consulta soberanista. La segunda lección atañe al Gobierno y al PSOE, porque es cierto lo que dice el ministro del Interior, Alfredo Pérez- Rubalcaba, cuando califica a la kale borroka como cantera de ETA. Lo importante de esta afirmación- -que es, por otro lado, una verdad histórica- -no es pronunciarla con solemnidad, sino ser políticamente coherente con ella, de forma que los socialistas no vuelvan a olvidarse de semejante obviedad en el futuro, haya o nuevas treguas de ETA, porque con la intención de salvar el proceso de negociación con los terroristas llegaron a negar la evidencia. Aún está vivo el recuerdo de aquellas lamentables declaraciones de dirigentes del PSOE en las que, por ejemplo, con motivo de la quema del negocio de un concejal de UPN en Barañáin (Navarra) ponían en duda no sólo que fuera un acto de terrorismo urbano, sino incluso que, aun siéndolo, la responsable fuera ETA. Pues bien, algo se habrá ganado si en el PSOE se abandonan definitivamente aquellas dudas artificiales sobre la kale borroka y se tiene claro que la violencia callejera es una estrategia más del terrorismo de ETA, supeditada a las decisiones de los dirigentes etarras y orientada a los mismos e inadmisibles objetivos de la banda terrorista. NA de las cuatro libertades fundamentales de la Unión Europea es la libre circulación de personas. El ingreso de un país como Rumanía en la UE lleva consigo por tanto su acceso al disfrute de este derecho. Sin embargo, en toda la historia de la Europa moderna no se había conocido un fenómeno tan desordenado e irregular como el que se ha producido en este caso con los emigrantes rumanos que se han esparcido por el continente. Lo que ha sucedido en Italia concretamente es extremadamente grave, porque provoca sentimientos xenófobos- -indeseables en cualquier caso- -y además debilita la confianza de todos en la construcción europea, a la que se hace responsable de estos desequilibrios. Lo mismo puede suceder en España si se confirman las advertencias sobre la próxima llegada a nuestro país de los colectivos que abandonan Italia huyendo de las medidas que toma el Gobierno de Roma ante la situación que ha provocado un grupo de indeseables. España es con diferencia el país de Europa que ha acogido un mayor número de rumanos, que ya habían venido de forma ilegal antes de que su país ingresase en la UE como miembro de pleno derecho en enero de este año, y su convivencia con la sociedad de acogida no ha sido siempre fácil. Una gran parte de ellos se han integrado de forma impecable, pero una minoría está poniendo en peligro el prestigio de los que ostentan su pasaporte. Si no se hace nada al respecto desde Bruselas y sobre todo, desde Rumanía, lo que ha pasado en Italia puede acabar pasando en España y probablemente después se reproducirá en Portugal o en Francia. Y así sucesivamente. Lo que no puede ser una solución en ningún caso es que se favorezca la creación de un grupo de ciudadanos nómadas que trasladen de un país a otro sus comportamientos indeseables y, en algunos casos, gravemente delictivos. Antes de que sea irremediable, el Gobierno español debe actuar con la mayor contundencia dentro de la ley, pidiendo a la Comisión Europea la aplicación de las cláusulas de salvaguardia que le fueron impuestas a Rumanía y a Bulgaria en el momento de su ingreso. Por su parte, las autoridades de Bucarest están obligadas a actuar para poner fin a una situación impropia de un país que ha sido admitido en la Unión Europea. El desgarro de las estructuras sociales civilizadas y morales ha sido uno de los efectos secundarios del pasado comunista de Rumanía, y eso es algo que explica en parte las dificultades que tienen para integrarse algunos sectores de los rumanos que quieren instalarse fuera de su país para huir de la triste miseria en la que tienen que vivir sus conciudadanos, otra de las consencuencias del régimen totalitario anterior. Pero otros países que también sufrieron la dictadura comunista ya hace tiempo que han sabido superar este problema y reconstruyen con éxito sociedades humanas y avanzadas dentro de Europa. Rumanía no debe ser la excepción. U