Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 7 s 11 s 2007 ABC New York Dolls: Si no te entran ganas de desnudarte, es que no es rock and roll La legendaria banda de glam- rock comienza su gira española en Madrid; continuarán en Valencia y Barcelona PABLO MARTÍNEZ PITA MADRID. Han pasado muchos años, más de 35, desde que este grupo neoyorquino plantó las bases de un buen número de derroteros por los que ha circulado el mundo del rock. Representaron el siguiente paso a la Velvet Underground, llevaron el glam de David Bowie o Marc Bolan a la exageración, y eran más divertidos que los Stooges. Se adelantaron al nacimiento del punk, y como a veces ocurre con los pioneros, no conocieron el éxito: Una de las cosas de las que estamos más orgullosos- -declara Sylvain Sylvain, guitarrista y miembro fundador de la banda- -es que demostramos que no había que ser los Beatles o los Stones para fichar por una multinacional Desde los Strokes a Guns N Roses, cientos de grupos han seguido sus lecciones: No nos hemos hecho ricos con la música; nuestra riqueza es la influencia que hemos ejercido. En eso sí somos muy ricos. Aunque tampoco me molestaría ser millonario Fue hace tres años cuando el ex líder de The Smiths, Morrissey, reunió a los supervivientes del quinteto, Sylvain, David Johansen y Arthur Kane, para un concierto en el Festival de Meltdown, en Londres. Ésta, por desgracia, fue la última actuación del tercero de los músicos. Al poco tiempo moriría de cáncer: Adoro a Morrissey por lo que hizo. Le dio su último momento de brillantez. Nos afectó tanto que nos llegamos a plantear si El regreso Los New York Dolls, en Logroño, donde actuaron a principios de este año era una señal de Dios para que no siguiésemos, a pesar de que el teléfono no dejaba de sonar para que volviésemos. Nos preguntábamos si era honesto hacerlo. Fue otra vez Morrissey quien nos dijo que el mundo necesitaba una banda de auténtico rock and roll Aquello dio como resultado un nuevo álbum, One day it will please us to remember even this el tercero de su discografía: Logramos recuperar la energía. Tanto que, al tocarlas en directo, la gente se pensaba que eran de las antiguas. Aunque por supuesto que echábamos de menos a los compañeros que ya no están- -Johnny Thunders, Jerry Nolan y Arthur- tanto como personas como artistas, por la magia que desprendían A pesar de sus palabras, Sylvain no siente especial nostalgia por el tiempo pasado, en aquellos convulsos primeros años setenta: Nueva York cambia constantemente, y eso es ABC JAZZ Harry Connick, jr. Intérpretes: Harry Connick jr. (piano y voz) y su big band. Lugar: Teatro Circo Price, de Madrid. Fecha: 5 de noviembre. Vientos, que no huracanes, de Nueva Orleáns P. M. PITA Comenzó el Festival de Jazz de Madrid con una actuación al alcance del gran público. Porque Harry Connick jr. tiene mucho de gran músico, pero también de showman Desde el principio advirtió de la filosofía que se nos venía encima: That is entertainment esto es entretenimiento Lo cierto es que puso empeño en ello. Siéntense y relájense añadió. Comenzaba un viaje a una tierra pantanosa, a un territorio que vio nacer la gran música del siglo XX: Nueva Orleáns. Con la compañía de una big band formada por tres saxos, tres trompetas, cuatro trombones, un bajo y una batería, dio comienzo el repaso a unas composiciones que forman parte de la herencia cultural de toda una nación: Jambalaya (On the Bayou) Working in a Coal mine Sweet Georgia brown Hello Do- lly Yes we can muchas de ellas pertenecientes también al disco que venía a presentar, My New Orleans Ésta es, precisamente, la ciudad de la que es originario este músico de éxito mundial, capaz de vender más de veinte millones de discos en un género tan poco popular. A esta hazaña le han ayudado, sin duda, un físico bien rematado, sus aptitudes de crooner, sus apariciones como actor en diversas películas y su trabajo para varias bandas sonoras. Pero lo que más destaca en él son sus dotes como pianista, de las que se pudo disfrutar en diversos momentos del recital, pero no tantas como hubiera sido deseable. Porque sus alardes técni- cos se combinaban con largos discursos con el afán de hacer reír a los presentes, igual que sus humorísticos pases de baile, o una larga e intrascendente demostración de su habilidad para la percusión, con zapateado incluido. También daba la sensación de que se hubiera podido sacar más partido de la banda que le acompañaba, que cuando se rugía hacía tambalear el edificio. Lástima: la acústica no acompañaba, siendo ésta especialmente cruel con el sonido de la batería. Llegaba al auditorio una música demasiado compacta. El espectáculo festivo, revestido con los colores alegres de Louisiana, tuvo sus momentos brillantes y otros más prescindibles. bueno. A nosotros nos pasaba lo mismo con respecto a los años sesenta, que parecía que había que echarlos de menos. Uno tiene que hacer lo que tiene que hacer en cada momento. Como decía una canción de ShangriLas: Right here, right now and no later, baby aquí, ahora y no más tarde, nena Naturalmente, ésta ha sido la alocada filosofía que ha marcado la existencia de la banda desde sus comienzos en 1971 hasta su separación en 1977, y en este triunfal regreso ya en el segundo milenio. Así que el público que acudirá durante estos tres días seguidos a los conciertos de New York Dolls en Madrid, Valencia y Barcelona, se puede esperar una buena dosis de algarabía y alboroto: Espero que la gente venga muy vestida, pero dispuestos a quitarse toda la ropa. Cuando era pequeño, había música, como la de James Brown, que hacía que me despelotara y empezara a dar vueltas a la casa desnudo. Si no te hace sentir eso, es que no es rock and roll Más información sobre el grupo: http: www. nydolls. org