Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7- -11- -2007 Mueren 52 subsaharianos de sed, hambre y frío al intentar llegar en cayuco a Canarias 11 Mohamed VI cree lamentable y denuncia el viaje de los Reyes Advierte de las consecuencias para las relaciones, pero más tarde eludió la visita real en su esperado mensaje en TV LUIS DE VEGA RABAT CORRESPONSAL El Rey de Marruecos pasó anoche por alto la crisis con España durante el discurso dirigido a la nación con motivo del aniversario de la Marcha Verde, con la que el Reino alauí ocupó en 1975 el Sahara Occidental. Mohamed VI no se refirió en ningún momento de su alocución, retransmitida por las dos televisiones públicas, al viaje de Sus Majestades los Reyes a Ceuta y Melilla ni mencionó a estas dos ciudades como ocupadas o expoliadas Sí se refirió al Sahara. Marruecos, su Rey y su pueblo no aceptarán ninguna solución que no sea la autonomía dijo el Monarca en referencia al plan de autonomía presentado en la ONU, que copó el discurso y que no prevé la celebración del referéndum de autodeterminación. Se mostró sin embargo dispuesto a que sigan adelante los contactos con el Polisario, al que no mencionó. No refiriéndose a la crisis abierta, Mohamed VI ha optado por una fórmula similar a la elegida por Don Juan Carlos con sus dos discursos de corte conciliador en Ceuta y Melilla. Eso sí, poco antes de su aparición televisiva, el Monarca alauí emitió un duro comunicado en el que lamentaba el viaje oficial de Don Juan Carlos y Doña Sofía a estas dos ciudades que Rabat reivindica junto al resto de territorios españoles en el norte de África, aunque no anuncio que vaya a emprender nuevas medidas que pudieran significar un nuevo retroceso bilateral, pero sí amagó. El viaje de los Reyes es, según Mohamed VI, de una falta de respeto flagrante del Gobierno español al Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación firmado en 1991. El texto del comunicado, leído por un portavoz del palacio real y hecho público por la agencia oficial Map después de un consejo de ministros del Monarca con su Gobierno, recoge por un lado el enfado del Rey, pero por otro aboga por mantener el diálogo franco y honesto entre los dos países. Claro, que entendido desde el singular punto de vista marroquí ese diálogo significa poner sobre la mesa negociadora las dos ciudades ocupadas El Monarca, que ha llamado a consultas a su embajador en Madrid, asumió un tono amenazante cuando insistió en hacer asumir a las autoridades españolas su responsabilidad por las consecuencias que podrían poner en peligro el futuro y la evolución de las relaciones entre los dos países Mientras, los pasos fronterizos, caldeados en días pasados por la visita de los Reyes, van recuperando la normalidad. El Tarajal, junto a Ceuta, vivía ayer la resaca del lunes de protesta organizado por las autoridades y distintas asociaciones coincidiendo con la primera jornada del desplazamiento de Don Juan Carlos y Doña Sofía a las ciudades españolas del norte de África. La normalidad era absoluta y el flujo de miles de marroquíes que cada mañana pasa a la ciudad español se ha recuperado. Muchos de los que se manifestaron contra la visita de los Reyes trabajan y ganan su sueldo aquí en Ceuta comentó un periodista local. Pocos dudan en la ciudad española de que la sensatez se restablecerá pronto, al menos en lo que a las relaciones de vecindad se refiere, sobre todo por el bien de los que viven en el lado marroquí. La totalidad de la prensa del país magrebí llevaba ayer en sus portadas lo que de manera general es considerado, en sintonía con la línea oficial del Gobierno, una provocación El martes fue sin embargo todavía jornada de pataleo en Beni Enzar. El paso fronterizo que separa Melilla del país magrebí congregó mientras se celebraba la visita real entre mil y dos mil personas con banderas marroquíes profiriendo gritos contra España. Pero más allá de unos cuantos exaltados, no hubo incidentes de gravedad. Flujo en la frontera EFE sión Islámica de España, donde la Feeri está representada, de momento, por el desfenestrado Félix Herrero. La Feeri, junto con la Unión de Comunidades Islámicas de España, presidida por Riay Tatary, lleva las riendas de la Comisión Islámica de España. Un organismo, éste, encargado de negociar con el Gobierno y las diferentes administraciones las demandas de la población musulmana que reside en España. Le representa, por ejemplo, en asuntos como las subvenciones, cesión de terrenos, construcción de mezquitas y escuelas, designación de profesores para la enseñanza del Islam. En este último caso su papel es crucial, porque los docentes son elegidos por la Administración, pero sobre la terna, siempre reducida, que propone la Comisión Islámica. El Monarca alauí propone un diálogo con España, es decir, negociar sobre el futuro de Ceuta y Melilla ABC. es Galería de imágenes y vídeo de la visita de Sus Majestades los Reyes a Melilla en www. abc. es