Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 s 11 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 Yo tengo mi propio mundo y estoy al margen de las modas Harry Connick Jr. volvió a Madrid tras más de una década para abrir el festival de Jazz de la capital JULIO BRAVO MADRID. Aparece con el uniforme oficial de guiri ropa informal, calzado deportivo y gorra calada. Lo completa un rostro cansado, inocultable signo del jet lag porque Harry Connick jr. apenas lleva unas horas en Madrid y no se ha acostumbrado al cambio horario. La capital es, precisamente, la primera plaza de una gira por nuestro país que le llevará también a Málaga, Zaragoza y Barcelona. Aquí inauguró anoche el Festival de Jazz de Madrid, donde no canta desde hace más de una década. Han sido las circunstancias- -se excusa- porque tengo gran simpatía por España. Mi padre escribió un tiempo para un periódico español, no sabría decirle cuál, y adoraba los toros; incluso estaba suscrito a una revista taurina. Y a mí me gustaría aprender español En coincidencia con la gira, Harry Connick Jr. acaba de publicar en España su nuevo trabajo discográfico, My New Orleans un homenaje a la ciudad que le vio nacer hace cuarenta años. El disco no es consecuencia de la tragedia del huracán Katrina. Hacía varios años que tenía la idea de hacer un disco en torno a la ciudad de Nueva Orleáns. Y cuando ocurrió el desastre pensé que era el momento adecuado, encontré una razón más para hacerlo Hoy, Nueva Orleáns ha recuperado su sonido. Cuando CLÁSICA Festival de Otoño Goebbels: auf weiss (Negro sobre blanco) Int. Ensemble Modern. Lugar: Naves del Español. Matadero de Madrid. Fecha: 3- XI La verdad escrita ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Músicos jugando a la pelota, pelotas que golpean un tambor y una lámina, sombras que se proyectan pareciendo raíles, la noche, una trompeta, instrumentistas que atraviesan la pantalla, la realidad convertida en siluetas, suena una alarma, escaleras que se entrelazan, surge ahora una banda estrepitosa, cae el escenario, el agua hierve, la cafetera suena, hace dúo con un pícolo, el vacío, la oscuridad, instrumentos de cuerda sin orquesta, sin orden aparente, individuos perdidos por el escenario, arcos que golpean, todo es seco, rotundo, áspero, todo se derrumba, silencio... Edgar Allan Poe escribe: Vosotros los que leéis aún estáis vivos; pero yo, el que escribe, habré entrado hace mucho en la región de las sombras. Pues en verdad ocurrirán muchas cosas, y se sabrán cosas secretas La gran paradoja es que el Harry Connick Jr. en una imagen promocional el huracán, hubo una estampida y la escena musical quedó reducida a un nicho muy delgado y pequeño; ahora esa escena emerge con vigor, y el French Corner vuelve a llenar de música las calles Voz fundamental del jazz de las últimas décadas y pianista destacado, Harry Connick Jr. logró su mayor popularidad con la banda sonora de la película Cuando Harry encontró a Sally lleno de standards norteamericanos. Me fascina la música de los cuarenta y cincuenta porque son los años del jazz, de la eclosión de un movimiento musical con el que yo crecí. Es la música con la que ABC compositor Heiner Goebbels sólo cree en la realidad. Su espectáculo Negro sobre blanco es una acumulación de heterogéneos elementos musicales y de acción que se funden en un continuo sospechosamente intrigante. Esa es la habilidad: hacer posible lo disímil, proponer, obligar a la imaginación. Goebbels es tan sincero que explica que nada de lo que se ve, escucha y siente es simbólico, todo lo que sucede, sucede Por ello se apoya en dieciocho músicos del Ensemble Modern que tocan, se mueven y hablan con seguridad y precisión milimétrica. Y aún así, Goebbels se apoya en textos de Poe, en otros misteriosos de Maurice Blanchot y en El entierro de los muertos de Elliot. Por alguna razón Negro sobre blanco es su espectáculo más difundido. Acaba de verse en Madrid de la mano del Festival de Otoño, en el Matadero de Legazpi cuyo solo proyecto de recuperación arquitectónica lo convierte ya en un complejo fascinante. Será entonces el lugar lo que ha llevado hasta allí a un público distinto, capaz de abrir los ojos y los oídos. O quizá la fama que precede a Goebbels. Es difícil de saber, pero lo cierto es que alguien pregunta a la entrada cómo es su música, qué era aquello. Al final no paraba de aplaudir. yo aprendí a tocar y la que me ha alimentado durante toda mi vida El jazz vive hoy en un mundo global y dominado por la fusión, pero Harry Connick Jr. asegura que no le afecta. Puede parecer pretencioso, pero tengo mi propio mundo y me mantengo al margen de las modas. Sigo mi camino sin influencias Un camino en el que hace unos meses entró el musical de Broadway. Me encantó la experiencia, y espero volver pronto al teatro Más información sobre el artista: http: www. harryconnickjr. com Un momento del espectáculo de Heiner Goebbels EFE