Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6- -11- -2007 El Palau de les Arts de Valencia abre hoy su temporada con la Carmen de Saura 81 Hay que oír la lección de los muertos, que ya no tienen odio, y nos dicen: Paz, Piedad y Perdón Presentan un CD con la única grabación del histórico discurso de Azaña que pronunció en Barcelona en 1938 ANTONIO ASTORGA MADRID. La única grabación oral (de 70 minutos) que se conserva del más memorable discurso de Manuel Azaña, cuando acabó pidiendo paz, piedad y perdón ante el Gobierno de la Generalitat y el de la República en el Ayuntamiento de Barcelona (18 de julio de 1938) pasará a formar parte del Archivo de la Guerra Civil, según anunció ayer el director general del Libro, Rogelio Blanco, al presentar los vinilos, y la vieja maleta que- -sin haber sido despojada de su humedad, y de la lúcida oratoria azañista- -los conserva. El nombre de la persona que hizo la donación permanecerá en el anonimato, aunque se sabe que es sobrino del matrimonio Azaña- Rivas Cherif, a raíz de la carta que acompañaba la maleta depositada a principios de año en la Embajada española de México. Entrego estos discos que Dolores Rivas Cherif, mi tía, me dejó en custodia- -señala- con tres condiciones: que la donación fuera anónima, que se hiciera llegar a quien correspondiera, y que el donante recibiera una retribución económica dado que su pensión en México no era muy generosa. En la transcripción que se hizo en los medios de la época de la oratoria azañista se eliminaron algunos párrafos, y los periódicos El Socialista y El Sol (no el de Ortega y Gasset, sino el del Partido Comunista de España en Madrid) cercenaron la palabra Paz y sólo concluyeron con Piedad y Perdón en boca del presidente de la República, según reveló el profesor y eximio azañista Santos Juliá, compilador de la edición definitiva de las Obras Completas de Azaña, que hoy presenta Zapatero. Manuel Azaña pronunció su discurso barcelonés cuando las relaciones con Negrín se habían deteriorado tras la batalla de Teruel, pero el autor de La vida de Jerónimo Garcés habló con el total acuerdo del Gobierno de la República, expuso Santos Juliá. Es su cuarto discurso, tras los dos pronunciados en Valencia y uno en Madrid. En la capital del Turia Azaña se levantó para decir que no es aceptable una política cuyo propósito sea el exterminio del adversario, el exterminio ilícito y, además, imposible, y que si el rencor y el miedo, el odio y el miedo, han tomado tanta parte de la incubación de este desastre, habría que disipar el miedo y habría que sobresanar el odio, porque por mucho que se maten los españoles, unos contra otros, todavía quedarán bastantes que tendrán la necesidad de resignarse, si ese es el vocablo, a seguir viviendo juntos, si ha de continuar viviendo la nación En Barcelona, Azaña sitúa la Guerra Civil dentro del conflicto europeo y como un hecho que perdura porque están interviniendo potencias europeas. La Guerra de España está agotada como hecho español enfatiza. Se trata de la MIKEL PONCE enésima llamada de Azaña a la Sociedad de Naciones, a Francia, y a Inglaterra para que intervengan buscando una salida a la confrontación fratricida. La voz de Azaña declama un hilo de pesimismo cuando recalca que nos hemos quitado los disfraces y la convivencia es imposible En la última fase de su discurso las cuerdas vocales de Azaña se quiebran, se produce un giro copernicano y se apodera de él una conciencia moral: Es obligación moral sacar de la lección y de la musa del escarmiento el mayor bien posible y cuando la antorcha pase a otras manos, a otros hombres, a otras generaciones, que se acordarán, si alguna vez sienten que les hierve la sangre iracunda que piensen en los muertos y que escuchen su lección: la de esos hombres, que han caído embravecidos en la batalla luchando magnánimamente por un ideal grandioso y que ahora, abrigados en la tierra materna ya no tienen odio, ya no tienen rencor, y nos envían, con los destellos de su luz, tranquila y remota como la de una estrella, el mensaje de la patria eterna que dice a sus hijos: Paz, Piedad y Perdón (Ovación) tado en siete piezas, cuya solución compositiva generaba enorme ansiedad al pintor. Para él este encargo era un reto intelectual- -explica Felipe Garín, comisario de la muestra junto a Facundo Tomás- Él disfrutaba enormemente pintando, pero era consciente de que arriesgaba mucho Algunos lienzos son puramente folclóricos Valencia. Las grupas a otros los dota de un dinamismo casi cinematográfico Sevilla. El baile y cuadros como Ayamonte. La pesca del atún son un verdadero alarde de luminismo. Un ejemplo de la magistral utilización del blanco, color sorollista por antonomasia. Fue un trabajo agotador. En su recta final los temblores casi le impedían agarrar el pincel con la mano. Fue una hazaña que le mantuvo alejado de su familia largas temporadas, inmerso en una soledad que apaciguaba con una larga correspondencia, ahora publicada por Anthropos. Poco después de terminar esta colosal obra, un ataque de hemiplejia, que le sorprendió mientras retrataba a la mujer de Pérez de Ayala en el jardín de su casa de Madrid, zanjó abruptamente su idilio con la pintura. Más información sobre la exposición: http: www. obrasocial. com ABC. es Reproducción de la grabación oral que se conserva del histórico discurso de Azaña en Barcelona (18 de julio de 1938) en: abc. es cultura José Álvarez Junco, Rogelio Blanco y Santos Juliá, junto a los vinilos originales con la grabación del discurso FRANCISCO SECO