Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MARTES 6- -11- -2007 ABC Imagen de Castilla. La fiesta del pan que, con 14 metros de ancho y tres y medio de alto, es el lienzo más grande de los catorce que integran la muestra Visión de España Valencia, primera parada del histórico viaje a España de la obra cumbre de Sorolla Visión de España se verá durante dos años en Sevilla, Málaga, Barcelona, Bilbao y Madrid antes de volver a la Hispanic Society MARTA MOREIRA VALENCIA. Colgados casi a ras de suelo, ensalzando su monumentalidad y su redivivo cromatismo, los catorce lienzos que integran la Visión de España de Sorolla aguardan a su inauguración en la nueva sede de la Fundación Bancaja de Valencia. Los Príncipes de Asturias presidirán mañana lo que ya se interpreta como un hecho histórico: el retorno a España, por primera y última vez, de la obra más ambiciosa de Joaquín Sorolla. El encargo que el hispanista norteamericano Archer Milton Huntington realizó al pintor valenciano en 1911 para decorar las paredes de la biblioteca de la Hispanic Society de Nueva York partió en 1926 hacia Estados Unidos sin exhibirse antes en el Museo del Prado, como era expreso deseo de Sorolla y del propio Rey Alfonso XIII. El maestro luminista, que comprometió sus últimas fuerzas en la ejecución de este titánico encargo- -sólo el cuadro Andalucía. El encierro ya tiene casi las mismas dimensiones que el Guernica murió antes de la inauguración. De todos modos, Visión de España no disfrutó de la fervorosa acogida de público y crítica que sí tuvieron sus primeras exposiciones en París y Nueva York dos décadas antes. Aunque Sorolla llegó a hacerse rico en vida y a gozar de fama internacional, siempre fue un pintor descolgado entre el impresionismo del pasado y las vanguardias europeas, cuya eclosión alejó su pintura del gusto de la juventud. Tras la recuperación de Visión de España reside por tanto el deseo de revalorizar estos paneles, prejuzgados en parte por su carácter costumbrista y folclórico, La Hispanic Society de Nueva York ha ampliado de uno a dos años el periodo de cesión de estas obras, que podrán así extender su itinerancia por distintas ciudades de España. La muestra podrá visitarse en Valencia hasta el 31 de marzo de 2008; posteriormente, viajará al Museo de Bellas Artes de Sevilla (del 22 de abril al 29 de junio) y al Museo Municipal de Málaga (del 18 de julio al 21 de septiembre) El complicado traslado de los murales- -que suman más de 200 metros cuadrados de pintura- -se reanudará en Barcelona, en cuyo Museo Nacional de Arte (MNAC) se exhibirán del 16 de octubre al 11 de enero de 2009. Tras pasar por el Museo de Bellas Artes de Bilbao entre el 2 de febrero y el 12 de abril, el Museo del Prado acogerá la Visión de España probablemente en la segunda planta de la nueva ampliación. La itinerancia concluirá de nuevo en Valencia (hasta el 12 de octubre de 2009) ciudad en la que estas obras, ampliamente separadas entre sí, respiran mucho mejor que en su emplazamiento habitual, según confesó ayer el propio director de la Hispanic Society, Mitchell Codding. El coste total de esta operación, incluido el tercio que aporta la Fundación Bancaja a la entidad norteamericana, es de tres millones de euros. La idea inicial de Hungtington era plasmar en un enorme friso de 70 metros de largo por casi 4 metros de alto fragmentos de la historia de España. Pero Sorolla, que por entonces contaba 50 años, se sintió incapaz de afrontar la documentación que requería esta petición, por lo que el multimillonario hispanista reformuló su propuesta hacia la captación de la esencia y el espíritu de las regiones del país al que consagró sus actividades filantrópicas. El pintor valenciano inició entonces una aventura que se alargó durante algo más de siete años, entre 1912 y 1919. Viajó por España y tomó numerosos bocetos al natural y fotografías, que luego trasladaba a enormes lienzos en su estudio de Madrid. En algunos casos pintaba directamente de la naturaleza, sin intermediarios. La calidad artística de los catorce paneles no es uniforme, pero ninguna valoración general puede obviar la enorme vitalidad y el virtuosismo cromático y compositivo de un Sorolla en plena madurez. Su modernidad se aprecia en el arrojo de lienzos como Castilla. La fiesta del pan fragmen- Una aventura de siete años Descolgado de las vanguardias La calidad de los lienzos no es uniforme, pero muestra la vitalidad de un Sorolla en plena madurez