Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID MARTES 6 s 11 s 2007 ABC El nuevo despacho del regidor en el Palacio de Cibeles: sobre la mesa, varios libros, documentos y un pequeño crucifijo FOTOS: FRANCISCO SECO El despacho más deseado La llegada de Ruiz- Gallardón y de los primeros funcionarios a la nueva sede del Ayuntamiento desató tanta expectación mediática como un estreno cinematográfico. El protagonista del día fue el despacho que ocupará, a partir de ahora, el alcalde SARA MEDIALDEA MADRID. El Palacio de Telecomunicaciones de Cibeles vivió ayer su primer día como nueva sede del Ayuntamiento de Madrid. Y lo hizo en medio del caos que supone siempre una mudanza: las luces fallaron varias horas, hubo zonas donde los ordenadores no funcionaban, y las salas de trabajo eran un hervidero de cajas, llenas y vacías. El protagonista del día: el despacho del regidor. El alcalde llegó a su nueva ubicación a media mañana, tras dos actos celebrados fuera. Allí, en los 78,09 metros cuadrados de superficie más polémicos de los últimos tiempos, atendió los asuntos del día, con el Palacio de Linares a su espalda y la estatua de la diosa Cibeles enfrente. Eso sí, cuando vio a la cincuentena de periodistas que se encaminaban hacia el despacho, salió casi por pies: no hubo foto del alcalde en su nuevo sillón, de cuero blanco. La habitación que ocupa el alcalde- -el actual, Ruiz- Gallardón, y los que sean elegidos a partir de ahora- -es sobria: tres cuadros abstractos en dos de las cinco paredes, una zona de estar con sofás de cuero blanco, una lámpara de diseño moderno. Ni cortinas ni estores en las ventanas, y unas estanterías de madera que, según contó el propio regidor por la mañana, están terminando aún los carpinteros. Sobre una mesa baja, una edición de Othello un gran tomo con la obra de Leonardo da Vinci, y dos enormes tornillos, de casi medio metro de largo cada uno, llegados del Metro de Madrid y que el alcalde tiene desde hace años, desde que era presidente regional En las mesitas auxiliares, una fotografía dedicada del Rey y un galardón de la Generalitat catalana. Su despacho lo flanquean, a la derecha, las tres banderas- -de España, de la Comunidad madrileña y de la ciudad- A la izquierda, un ordenador. Sobre la mesa de trabajo, perfectamente alineados, un ejemplar del dossier olímpico de Madrid 2012 y otro de la ley de capi- Tornillos del Metro El alcalde se va del Palacio, tras esquivar a los fotógrafos (al fondo) talidad, algún libro, documentos varios, un pequeño crucifijo y una botella de agua. El suelo es de arce, las paredes, blancas. La madera, en tonos claros. La misma estética- -blanco en el cuero, tonos claros en suelos y paredes y mucha simplicidad- -que se observa en el conjunto de la zona noble del Palacio- -del área que ahora se ha abierto- todo ello en la planta cuarta. Allí, muy cerca del despacho del regidor, está la sala institucional- -sobre el arco que da acceso al pasaje de Ruiz de Alarcón, en el interior del edificio- dispuesta para las recepciones oficiales. Y también la Decoración minimalista Cuero blanco y madera de arce