Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6- -11- -2007 Bush promete ayuda a Erdogán para combatir a los rebeldes kurdos del PKK 33 do episodios de violencia islamista e intromisiones judiciales en la acción de su Gobierno, en realidad la decisión ha terminado de sumir en el caos el futuro político del país, a lo que ha contribuido la incertidumbre que recae sobre las elecciones generales, que al menos podían encarrilar el país en la senda de la democracia civil. EE. UU. reclama al general que restaure la democracia y abandone el uniforme La Casa Blanca insiste en una solución democrática, aunque sin desestabilizar un país clave en la lucha contra Al Qaida y con su propio arsenal nuclear PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. El estado de excepción declarado este fin de semana por el general Pervez Musharraf en Pakistán ha colocado a la Administración Bush ante el dilema de respaldar la causa de la libertad en el mundo islámico frente al riesgo de desestabilizar un país con su propio arsenal nuclear, clave en la lucha contra Al Qaida y asediado por extremistas religiosos. Dentro de una reacción muy calibrada, el Gobierno de Estados Unidos ha recalcado una solución democrática pero sin introducir sustanciales medidas de presión. El propio presidente Bush insistió ayer en que Pakistán debería tener elecciones lo antes posible y que Musharraf tiene la obligación de abandonar su condición de militar. Pero, al mismo tiempo, Bush calificó al dictador paquistaní como un fuerte luchador contra extremistas y radicales que entiende perfectamente el peligro existente al haber acumulado ya tres o cuatro intentos de asesinato contra su persona. En un primer momento, el Departamento de Estado planteó la posibilidad de revisar la multimillonaria ayuda, sobre todo militar, que viene facilitando a Pakistán. Unos 11.000 millones de dólares desde el 11 de septiembre del 2001. Pero rápidamente, Condoleezza Rice se apostilló a sí misma indicando que le sorprendería mucho que la actual crisis llegase a afectar la cooperación con el Gobierno de Musharraf en materia antiterrorista. De igual manera, el secretario de Defensa Robert Gates calificó la escalada autoritaria en Pakistán como perturbadora Pero también dejando claro que la Administración Bush no está interesada en dañar los esfuerzos antiterroristas en curso Una serie de rumores, según los cuales Musharraf había sido puesto bajo arresto domiciliario por orden del jefe adjunto del Ejército, inmediatamente desmentidos por el Gobierno, no han hecho más que añadir incertidumbre. El propio futuro de Musharraf estaba en entredicho antes de la imposición del estado de excepción debido a un veredicto que tenía pendiente el Tribunal Supremo para establecer si su reelección como presidente en las elecciones del 6 de octubre era legal. El hombre fuerte de Pakistán se había comprometido a quitarse el uniforme el 15 de noviembre si se confirmaba su victoria en los comicios presidenciales, pero el viceministro de Información, Tariq Azeem, aseguró que ahora todo era incierto. Antes de las elecciones Musharraf querrá garantizar su propio futuro, declaró a AFP el analista político Hasan Askari. Necesita dos cosas para la seguridad. Una es ser presidente durante cinco años; la segunda, seguir como jefe del Ejército mientras lo desee Mientras estas garantías no estén disponibles, no se prevé que celebre elecciones o vuelva el orden constitucional dijo. Arresto desmentido La Administración Bush lleva semanas enviando mensajes al régimen de Musharraf para disuadirle de recurrir a la ley marcial en Pakistán. El último emisario fue el almirante William Fallon, responsable del Comando Central de EE. Emisarios de Washington Una abogada lanza una piedra a la Policía en la protesta de Lahore UU. quien llegó a Pakistán el viernes y ha podido ser testigo presencial de lo que se califica como el segundo golpe militar del general Musharraf, más preocupado por los retos domésticos a su autoridad que de respuestas internacionales de condena. Como represalia más visible, EE. UU. ha decidido posponer sin fecha unas conversacio- AFP ABC. es Vídeos de los enfrentamientos con la Policía en Pakistán en abc. es internacional El presidente de EE. UU. califica al dictador de fuerte luchador contra extremistas y radicales nes bilaterales con Pakistán sobre cooperación en materia militar. Este foro bilateral, que se realiza una vez al año, estaba convocado para este martes y miércoles en Islamabad. El Pentágono ha indicado su esperanza de poder volver a convocar estas reuniones tan pronto como las condiciones sean más propicias para conseguir los importantes objetivos fijados