Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA EDUCACIÓN MARTES 6 s 11 s 2007 ABC EDUCAR SIN ESCUELA Siete de cada diez graduados en Formación Profesional encuentran empleo en seis meses José Luis García Garrido (viene de la página anterior) pecialidad que corresponda. Los ciclos se agrupan por familias- -ahora existen 29- -y sus enseñanzas se diversifican en módulos, con una determinada carga de formación teóricopráctica. El último tramo de formación consiste en un módulo profesional en la empresa. La Paloma mantiene relación con 1.272 empresas de diferentes sectores para la realización de esa formación in situ Ledesma asegura que en Formación Profesional no existen problemas de convivencia ni fracaso escolar, porque los alumnos se matriculan en algo que han elegido y hacia lo que se sienten motivados Y el horizonte laboral es en numerosos ciclos, especialmente de Grado Superior, mucho más claro que en algunas ingenierías técnicas, ya que se coloca el 90 de los titulados Sus palabras son ratificadas durante el recorrido por las instalaciones. A media mañana de un día de clase, el ambiente de trabajo inunda el recinto. Los alumnos se afanan en sus clases teóricas o prácticas, según corresponda. Madera y Mueble, Automoción, Electricidad, Edificación y Obra Civil, Mantenimiento y Servicios de Producción Informática de Gestión, Fabricación Mecánica o Actividades Físicas y Deportivas son algunas de las familias profesionales que tienen cabida en el centro. Los alumnos son más numerosos que las alumnas, sobre todo en Ciclos Industriales. Y una anécdota: La alonsomanía ha llegado a los centros de FP. Cada vez son más los alumnos que quieren hacer automoción para ser el mecánico de Fernando Alonso comenta Ledesma. Los alumnos se muestran satisfechos. Algunos proceden de la Universidad y han llegado a este centro para poder hacer prácticas. Alejandra estudia un ciclo de Grado Medio en Artes Gráficas, especialidad de Preimpresión. Vengo de otro centro- -dice- -donde hice Iniciación Profesional en Artes Gráficas y estoy aquí porque me gusta y por tradición familiar Aldo, cursa un ciclo superior en Artes Gráficas y afirma que está en esta especialidad porque le gusta, pero también porque hay salidas LA NECESARIA FORMACIÓN PROFESIONAL a política educativa española sigue empeñada en no conceder a la Formación Profesional la atención que merece. Se trata sin duda de un viejo problema, enraizado en los esquemas mentales típicos de nuestra población, pero que por eso mismo no puede ser superficialmente resuelto con anuncios televisivos. Hacen falta medidas sólidas, como las que vienen adoptando desde hace ya un par de décadas algunos sistemas educativos apercibidos oportunamente de que la cosa era importante. También en esos países, como aquí, los alumnos que pretendían recorrer la ruta de los estudios generales, conducentes a la universidad, habían ido aumentando. Salvo escasos países de la Europa septentrional, en los que la formación profesional siempre había resultado prestigiosa, la mayor parte de los restantes se dejaba llevar por esa senda. Senda que, además de ser contraria al correcto desarrollo de las respectivas economías, acababa por defraudar profundamente a quienes la recorrían más por presiones sociales que por verdadero interés. A partir de los últimos años 80 las políticas educativas comenzaron a rectificar el rumbo, favoreciendo el paso a la formación profesional de todos aquellos alumnos forzados a realizar estudios académicos sin verdaderas ganas ni adecuado aprovechamiento. El empeño de las reformas fue el de ofrecer a estos alumnos, que por principio constituyen mayoría, rutas de formación práctica acordes a sus intereses a partir de los 14 ó 15 años de edad. Aquí hicimos exactamente lo contrario. La Logse facilitó las cosas para que se metieran más fácilmente en el Bachillerato (un descafeinado Bachillerato de dos años) incluso quienes no querían. Lo peor es que diecisiete años después, la LOE no sólo insiste en la dosis, sino que la refuerza. El objetivo de nuestros políticos educacionales es que los estudiantes españoles transiten sin demasiadas molestias por la vía académica hasta los 18 años o más, aunque arrastren importantes asignaturas pendientes. Reforzar la Formación Profesional es algo que sólo se deja a la propaganda mediática. L La familia Branson Sánchez, en un momento de las clases en casa F. DE LA HERA Imputan a un matrimonio por sacar a sus hijos de la escuela La familia, que reside en Irún, está dispuesta trasladarse a Francia, donde está reconocida la educación en casa MIGUEL VILLAMERIEL SAN SEBASTIÁN. Si no nos dejan seguir con la educación de nuestros hijos en Irún, tenemos decidido que nos iremos a vivir a Francia, donde el homeschooling educación en casa está permitido Las palabras de Ketty Sánchez sonaron decididas en el despacho de la fiscal de menores de San Sebastián, donde declaró como imputada junto a su marido, Michel Branson, por haber sacado del sistema educativo a sus cuatro hijos. El matrimonio irundarra está convencido de que la razón y las leyes les asisten y no tienen la más mínima intención de dar marcha atrás a una decisión que ha mejorado y enriquecido nuestras vidas Todo comenzó cuando los padres de los cuatro menores, de entre seis y doce años, decidieron sacar a los niños del sistema educativo y matricularlos en un colegio a distancia de California. Aseguran que su decisión no tuvo nada que ver con las discrepancias que podamos tener con algunas cuestiones del sistema actual. Casi nos vimos obligados a ello por la dificultad que tenía para compaginar los horarios de mis cuatro hijos, que estaban en dos colegios diferentes, pero tenían una hora de entrada y salida similar Pidieron a Educación que juntara a los cuatro en el mismo centro, pero durante dos años les negaron la petición aduciendo que no había plazas libres. Como no podía seguir multiplicándome para llevarlos a todos al mismo tiempo, en enero optamos por dejar de escolarizar a los dos hijos medianos Y como la experiencia fue tan buena, decidimos usar este sistema con nuestros cuatro hijos explica Ketty Sánchez. A partir de ese momento empezó su cruzada contra Educación, que ha hecho lo posible para que los niños vuelvan a ser escolarizados. Ya en enero recibimos una carta del Inspector de Educación de Guipúzcoa que nos instaba a devolver a nuestros hijos al centro. Ante nuestra negativa, fuimos dirigidos a la Fiscalía del Menor. La fiscal nos citó como testigos en julio y nos advirtió que nos denunciaría por desacato si no los matriculábamos para este curso Pese a que sus cuatro hijos están inscritos en el mencionado centro de California, la fiscal les imputó un delito según lo dispuesto en el artículo 486 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Al recibir la citación nos quedamos de piedra, porque nos tratan de criminales por educar a nuestros hijos. ¿Es un delito querer educar a tus hijos? se pregunta Ketty. Tras tomarles declaración por separado en los Juzgados de San Sebastián, la fiscal de menores les dijo que estudiará el caso en profundidad y tomará una decisión en aproximadamente dos meses. Según explicó el abogado de la familia, la fiscal debe dilucidar ahora si existen o no motivos para presentar una denuncia, que sería cursada por el Juzgado de Instrucción correspondiente. Si no aprecia delito en la actitud de los padres, la propia fiscal podría decidir el archivo de las actuaciones El matrimonio ha decidido llegar hasta el final en este tema y asegura que una posible denuncia, y más aún una condena, les obligaría a trasladar su residencia unos kilómetros al este, a Francia, donde la educación en casa está reconocida por ley. El mismo colegio Prácticas Los padres de los cuatro escolares han matriculado a sus hijos en un colegio a distancia de California