Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA MARTES 6 s 11 s 2007 ABC Antonio García Barbeito Cebrián acusa a Zapatero de asesinar la ortografía para ganar En una Real Academia Española repleta, delante de sus ministros y ante los directores de las 22 Academias del idioma español, el académico Juan Luis Cebrián exigió al presidente del Gobierno y a sus asesores que dejen de amedrentarnos con las zetas, y no confundan lexicográficamente al personal ANTONIO ASTORGA MADRID. La tarde en que la ñ entraba en internet, el académico Juan Luis Cebrián le propinaba un soberbio puntapié en el trasero a la z en el transcurso de una conferencia escrita. Fue en el salón de actos de la Real Academia Española. Aforo repleto. La tarde discurría plácida, como en un bloc. Cebrián conferenciaba sobre La vida en un blog pidiendo que la cursiva de este vocablo diera paso a la letra redonda, y se adopte así como natural y propia de nuestra lengua. El presidente del Gobierno, en la mesa presidencial, atendía sus palabras instalado en la habitación de la desgana con vistas a la abulia. Cebrián recuerda que la Academia ha sido siempre muy respetuosa con la norma de llamar a las cosas por su nombre, que sólo pretende contribuir a la construcción del idioma, frente al empeño que otros muestran en destruirlo advertía. De repente, el autor de La rusa gira a la derecha, busca con la mirada a Zapatero y le propina el siguiente párrafo de su discurso: A este respecto, señor presidente del Gobierno, dicho sea con todo el respeto y desde la leal amistad que le profeso, ruego explique a sus asesores que no hace falta asesinar la ortografía para ganar unas elecciones Zapatero, desencajado, pone cara de póquer. Deje pues de amedrentarnos con las zetas- -proseguía el rapapolvo de Cebrián al presidente del Gobierno en la Real Academia, ante los directores de todas las Academias del idioma español y dos de sus ministros, Joan Clos, de Industria, y César Antonio Molina, de Cultura- y no confundan lexicográficamente al personal, ya bastante absorto ante el aluvión de nuevas palabras de bárbaro origen que inundan los medios de comunicación Cebrián, en su reprimenda, acababa de ser respetuoso con la norma académica de llamar a las cosas por su nombre. El presidente del Gobierno no mueve ni un músculo, y sigue el resto del discurso de Cebrián con la misma cara de póquer que se le había quedado tras la diatriba del académico y consejero delegado del Grupo Prisa, en un día en el que Zapatero aparecía especialmente sonriente en la entrevista que concedió al diario Público Cebrián arremetió contra la frivolidad disfrazada de ropajes respetables, la vacuidad sonora de los demagogos o la credulidad prestada a mentirosos y falsarios. Problemas todos ellos muy visibles en el actual universo de la Red Y remata Cebrián: Pero aun cuando la Prensa presuma constantemente de estar fuera de palacio lo cierto es que, en las más de las ocasiones, sus páginas sirven para empapelar los pasillos de la corte director de la Docta Casa, Víctor García de la Concha, que acompañaba a Zapatero en la mesa presidencial, junto a los ministros Clos y Molina- y su enunciado: ocho tildes acentuales, dos diéresis, una l doble, separados sus elementos por un punto volado, una ç y la ñ Zapatero empuña la ñ palabras como sueña, España, cariño, compañerismo, y mañana forman ya parte del cuerpo sólido de internet, y nos hacen ser lo que somos subrayó- -y responde al fuego amigo de Juan Luis Cebrián: Amigo Juan Luis Cebrián: antes has hecho una referencia a esa campaña de la zeta. Quiero decirte que esa campaña parte de una opción: siempre preferiré jugar con las palabras que golpear con ellas LAS HIJAS DISTANTES n las tribus donde las familias humildes tenían muchos hijos, no era extraño que algún familiar que viviera fuera de allí y no tuviera hijos, se hiciera cargo de algún pequeño. Así recuerdo a Alfonso, un chiquillo que un verano se quedó a la orilla del juego mirándonos, extraño y callado. Uno de los chiquillos preguntó quién era, y nadie supo responder. En casa nos contaron la historia. Alfonso era el séptimo hijo de una familia pobre de la tribu, y una hermana de su madre que vivía en un pueblo lejos de allí, casada y sin hijos, se ofreció a criarlo. Nunca supe si el niño se crió considerando que tenía dos madres... o ninguna. En su casa natal, cuando iba de visita una vez al año, era casi un extraño para sus hermanos. Cuando se casó, Alfonso no sabía si darle el sitio principal a sus padres biológicos o a su tía y el marido, y cuando tuvo hijos, al mirarlos, nunca supo bien por qué a él le obligaron a una orfandad de padres vivos, y dicen que abrazaba a sus hijos como si abrazara a un chiquillo desamparado, como si se abrazara él mismo. El día que volvió a la tribu al entierro de su madre, Alfonso sintió culpa de no sentir ganas de llorar. Ceuta y Melilla son dos niñas españolas criadas en África, dos hijas distantes que no reciben visitas de máxima importancia, que se duermen todas las noches sin sentir la cercanía de la madre, por más que se sientan españolas, lo sean en derecho y figuren en el libro de familia de España. Tienen mérito los españoles de Ceuta y Melilla, al sentirse tan nuestros. Llevan muchos años esperando que alguien de su casa las visite, se acerque a compartir su tiempo y sus inquietudes. Y por eso, cuando anuncian visitas oficiales, Marruecos las siente suyas y pretende evitar el roce con sus padres, a ver si las niñas se deciden por lo cercano, más que por lo legítimo. Quizá esto se solucionaba frecuentándolas más, no dejándolas tan huérfanas de visitas, tan lejanas de calor patrio. No sea que un día, con tanta distancia, las niñas, Ceuta y Melilla, acaben por no saber a qué madre abrazar. Que en las ciudades, como en las personas, tanta mella hace el amor como el olvido. gbarbeito telefonica. net E ZP apuesta por la ñ de España La tarde en que Zapatero apostó por la ñ de España, el académico Cebrián le llevó a conocer el deshielo de la z El presidente del Gobierno se las prometía muy felices en la Academia apadrinando los nuevos dominios multilingües en internet a través de Red. es, la entidad pública del Ministerio de Industria. Se trata de trece signos gráficos- -como explicó el Cara de póquer del presidente Zapatero y Cebrián, después de su contienda dialéctica, con García de la Concha de testigo JULIÁN DE DOMINGO INTERCAMBIO DE GOLPES CEBRIÁN A ZAPATERO: Señor presidente del Gobierno, dicho sea con todo el respeto y desde la leal amistad que le profeso, ruego explique a sus asesores que no hace falta asesinar la ortografía para ganar unas elecciones Dejen pues de amedrentarnos con las zetas, y no confundan lexicográficamente al personal, ya bastante absorto ante el aluvión de nuevas palabras de bárbaro origen que inundan los medios de comunicación Y ZAPATERO A CEBRIÁN: Amigo Juan Luis Cebrián: antes has hecho una referencia a esa campaña de la zeta. Quiero decirte que esa campaña parte de una opción: siempre preferiré jugar con las palabras que golpear con ellas