Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA HISTÓRICA VISITA DE LOS REYES A CEUTA Y MELILLA ENTUSIASMO EN LA CALLE MARTES 6 s 11 s 2007 ABC La ciudad bandera Ceuta se reivindicó a sí misma con sus colores blanquinegros (la bandera de casa) y rojo y gualda, con sus iglesias y sus chilabas, con su africanidad y su europeísmo, con sus recuerdos e ilusiones POR LUIS DE VEGA CEUTA. Ceuta, hilvanada toda con cientos de metros de tela roja y gualda, era ayer una sola bandera para dar la bienvenida a Sus Majestades los Reyes. Los colegios suspendieron sus clases a las once de la mañana, pero a esa hora meter un alfiler en los alrededores de la plaza de Nuestra Señora de África hubiera costado ya trabajo. Por eso, Abubakar, un escolar de seis años, presionó a su madre para no ir a clase y poder ponerse en primera fila. Quiero ver al Rey Y ahí estaba el niño, coleccionando banderitas, apostado en una de las vallas delante de la sede de la Asamblea cuando quedaban casi tres horas para la llegada de Don Juan Carlos y Doña Sofía. Su madre, Touria, ataviada con chilaba y tocada con pañuelo musulmán, no quería ni pensar en lo que le quedaba por delante bajo un sol a veces entrenublado que picaba lo suyo. Al menos hoy no le pondrán falta al niño en el colegio. El Faro uno de los diarios locales, saludaba la visita de Sus Majestades reproduciendo en su contraportada la primera página de aquel 20 de septiembre de 1970, cuando siendo Príncipes llegaron por vez primera a la ciudad a bordo de una fragata. Han pasado 30 años y ayer eso se notaba en unas calles que hervían de júbilo, sobre todo cuando, a las 11.47 de la mañana, el helicóptero que trasladaba a los Reyes desde Málaga hizo una primera pasada sobre el centro de la ciudad antes de aterrizar. El muestrario de vivas era amplio y muy variado, incluidos a la Policía y sus perros, que también llevan la bandera de España como señaló una señora entre el público al fijarse en las correas. Mien- tras este reportero tomaba notas, un grupo de chicas jóvenes hablaban entre ellas y a través de teléfono móvil mezclando el español y el árabe. En el lateral de la iglesia de la Virgen de África, un centenar de subsaharianos que viven en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) eran los que más ruido hacían llamando la atención de los periodistas. Cantaban y reclamaban un futuro digno también ellos cubiertos por banderas españolas. Esto es una vergüenza, porque los morenos no son el pueblo de Ceuta. Noso- Han pasado 30 años y eso se notaba en unas calles que hervían de júbilo cuando, a las 11.47, llegó el helicóptero tros somos Ceuta decía una señora, a la que se le hace un favor no pidiéndole el nombre por el lío que se hizo hablando de religiones y derechos. En la acera de enfrente a Carmen Rodríguez, granadina que lleva más de cincuenta años en Ceuta, casi se le caen las lágrimas de la emoción. Mire, en 1970 yo esperé al Rey ahí mismo, en la puerta del Ayuntamiento recuerda. Junto a ella su amiga Arbía. Una cristiana, otra musulmana. Vamos a todos los sitios juntas. Aquí somos todos caballas dice la segunda, refiriéndose al apodo que reciben los ceutíes de este pescado que tanto abunda en sus aguas. Aquí nacimos y aquí moriremos asegura firme Arbía, que a sus 71 años recuerda que su madre conoció hace ochenta años el Rey Alfonso XIII y a la Reina Victoria Eugenia cuando desembarcaron en la ciudad. Un mar de banderas recibió ayer a los Reyes en las calles de Ceuta EFE Palabras de S. M. el Rey al recibir la llave de oro de la Ciudad de Ceuta Muchas gracias, Señor Presidente, por tan generosas y sentidas palabras que nos llegan al corazón. Muchas gracias, asimismo, por la concesión de la primera Llave de Oro de esta querida Ciudad. Una gratitud que, en este bello Salón del Trono de la sede de vuestra Asamblea, deseo extender a todos sus miembros y a los ciudadanos que tan dignamente representan. Sentimos una especial emoción y alegría al encontrarnos hoy de nuevo en Ceuta, esta vez con motivo de nuestra primera visita institucional como Reyes. Agradezco de todo corazón el muy cálido recibimiento de que hemos sido objeto desde nuestra llegada esta mañana. Un cariñoso recibimiento al que queremos corresponder dedicando, a todos los hombres y mujeres de esta ciudad, nuestra cercanía y mayor afecto. Comprobamos con particular satisfacción que Ceuta es hoy una urbe moderna y dinámica, que ha sabido crecer y prosperar en el marco de pluralismo y democracia que define a España, contando con el esfuerzo y la entrega de sus habitantes. Una ciudad de historia y cultura centenarias, marcada por un armónico espíritu de integración y convivencia, que mira al futuro con la confianza y el respaldo de todos, con una juventud cada vez mejor formada. A lo largo de estas últimas décadas, he estado en permanente contacto con vuestras autoridades y he podido seguir de cerca la evolución de Ceuta, sus principales ilusiones, dificultades y transformaciones. También he sentido el testimonio de vuestro afecto y lealtad a la Corona, unos sentimientos que hoy habéis querido reiterarnos. En tal sentido, recuerdo como especial honor la concesión en 1980 de la Medalla de Oro de vuestra ciudad. Han sido muchas vuestras invitaciones y, también, muchos nuestros deseos de volver a visitar Ceuta. Tenía un compromiso pendiente con Ceuta, con los ceutíes y con sus autoridades, pero también con nosotros mismos como Reyes que se deben, ante todo, a todos los españoles. No quería dejar pasar más tiempo sin venir a Ceuta, para expresaros todo nuestro afecto y apoyo, al igual que lo hemos venido haciendo en tantas otras ciudades y lugares de España. A lo largo de los últimos treinta años, juntos hemos conseguido que España haya vivido una profunda transformación como Estado democrático, próspero y moderno, en torno a los principios y valores de nuestra Constitución. Somos un país plenamente integrado en la Unión Europea que, desde el respeto mutuo, cultiva relaciones de sincera amistad con sus vecinos y de estrecha cooperación con el mundo entero. Os reiteramos nuestro más profundo agradecimiento por vuestra afectuosa acogida, así como nuestra gran satisfacción y alegría al visitar hoy esta luminosa y muy querida ciudad de Ceuta. Una ocasión, muy feliz y emotiva, que me permite expresaros el firme respaldo y permanente aliento de la Corona. Muchas gracias.