Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 6 s 11 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero CEUTA Y LAS ELECCIONES espeto y la más alta consideración para el Rey y sospechas de oscuras maniobras electorales de Rodríguez Zapatero y el juez Garzón. En Rabat, L Opinion publica un análisis firmado por Abdezahid Hayat Mansouri, que escribe: Por S. M. don Juan Carlos sólo tenemos respeto y consideración. Y una real admiración por el príncipe, don Felipe, que vino a Marruecos a inaugurar el mayor centro cultural español en África Avanzado el respeto, consideración y admiración al Rey, el analista de L Opinion estima que el juez Garzón y el presidente español han decidido jugar con fuego. Por su parte, Aujourd hui Le Maroc publica una entrevista con Khalid Naciri, portavoz oficial del Gobierno marroquí, que declara: No hay que descartar la finalidad electoralista del calendario de esta visita. Y esa hipótesis electoralista me parece lamentable Esa finalidad electoralista del presidente Zapatero y las acciones judiciales del juez Garzón, inscritas en el mismo calendario electoral, son percibidas como acciones que enturbian las relaciones hispano- marroquíes. Sin embargo, en Rabat siempre, L Economiste recoge la opinión de los medios empresariales, mucho menos escandalosos, comentando: Hay que saber preservar la razón. Los intereses comunes permiten excluir la ruptura diplomática L Economiste cita la eficacia económica de Nicolas Sarkozy en Marruecos, trabajando para los empresarios franceses, en oposición a la diplomacia ideológica española. Aujourd hui Le Maroc avanza otra razón de peso, explicada por la ministra francesa del Interior, Michèle Alliot- Marie, presente en Marrakech con motivo de la asamblea general de Interpol, cuando declara: La amenaza islamista debe unirnos a todos. Debemos construir fronteras electrónicas contra la criminalidad En ese marco, la crisis del Chad es presentada por la prensa marroquí en un tono jocoso contra la diplomacia española. Alta Vista presenta con cierto aparato tipográfico las declaraciones de Jorge Moragas preguntándose, con cierta ironía, si Zapatero no habrá subcontratado a Sarkozy la diplomacia española en el Chad. Rumanos y delincuencia Los actos delictivos de unos pocos rumanos en Italia han provocado la ira de muchos ciudadanos y alimentado un fenómeno xenófobo de gran amplitud en Europa. La clase política de aquel país ha aprobado de la noche a la mañana leyes abusivas para la expulsión de los inmigrantes comunitarios que a primera vista parecen problemáticos Los carabinieri (policías) interpretan y aplican estas leyes, para lo que sólo necesitan la firma del alcalde, eliminando el derecho fundamental a recurrir en un plazo legal de treinta días. Esta situación se está utilizando como moneda barata en las campañas electorales. Con esta carta no pretendo defender o justificar la delincuencia, sino llamar a la Justicia española para solucionar estos casos de violencia, que también aquí ocurren, de una forma rápida y firme. Haciéndolo rápido acortamos el procesoy porlotanto el tiempo dedelinquir. La Justicia española ayudaría así a mantener la buena imagen de los casi un millón deinmigrantes rumanos quetrabajan honradamente en España, sin llegar a la lamentable situación italiana. Para cumplir con esas expectativas se requiere la colaboración de ambos gobiernos, el rumano y el español, a través de programas serios de integración del colectivo rumano. Creemos firmemente que el derecho a trabajar y la anulación de la ley de moratoria podría reducir sustancialmente la delincuencia y contribuir a la economía atravésdelas nuevasaportaciones a la Seguridad Social. Marcel Pircalabes Asociación de Rumanos de Coslada y San Fernando (Madrid) Carta abierta a Manuel Castro Durante el I Congreso Europeo de Educadores Franciscanos (espléndido por las ponencias y el ambiente) le hice dos preguntas, a las que no me sentí contestada, y como no había derecho de réplica, es por lo que le escribo esta carta. La primera pregunta era una forma de comunicarle mi temor de que no hay ningún soporte jurídico, no hay un real decreto (sólo una carta del secretario general de Educación, que dice que los centros educativos deberán completar, concretar y desarrollar en su Proyecto Educativo el currículo para las distintas materias, a partir del establecido por el Gobierno y las Administraciones educativas que defienda el derecho de adecuar los contenidos de Educación para la Ciudadanía al ideario del centro. Por eso, como un tanto muy elevado de los contenidos mínimos que figuran en los decretos son inadaptables a un ideario católico, me temo que las escuelas católicas estarán, al adecuar los contenidos, fuera de la ley, puesto que no contendrán mucha parte de los contenidos mínimos exigidos. Y tendrán que claudicar, cosa que creo que en absoluto pueda suceder, o tendrán que cerrar, porque pierdan la subvención o la homologación, y esto es lo que me preocupa enormemente. La segunda pregunta era saber su opinión sobre el hecho de que el Gobierno, al poner una asignatura obligatoria y que educa en valores, se arroga el derecho de educar, lo que significa quitar a los padres dicho derecho, amparado por nuestra Constitución, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Naciones Unidas y apoyado por la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal española. Esto supone ejercer el derecho de objeción de conciencia por parte de los padres normales, o ir a los tribunales las personas o instituciones competentes para ello. Don Manuel, usted y yo tenemos muchísimo en común, puesto que pretendemos la defensa de la escuela católica qué de a nuestros hijos, una educación en valores cristianos y humanos, como hemos oído en el Congreso, al que he tenido el gusto de asistir. Maria Victoria Palop. Correo electrónico R sa mayoría sólo quieren que no haya ni terrorismo ni paro. Carlos Cordero Barroso Guadalupe (Cáceres) Llega la rapiña gastronómica Como en años anteriores, se va a celebrar la IX Feria Lo mejor de la Gastronomía en el Kursaal de Donostia y, como siempre, si nadie lo evita, volverá a ser un caos. No puedo hablar como profesional del sector porque no lo soy; ellos están en su congreso, con sus charlas, conferencias; contactan con futuros clientes en potencia, hacen su publicidad y, aparte, vienen a aprender de los demás colegas. Hasta ahí todo correcto; pero... ¿por qué se mezcla al profesional con el gran público que viene a pasar un rato intentando degustar algún manjar? He Un gran demócrata Una vez más, siguiendo la estela emprendida desde su fundación, este diario tiene que salir en defensa de su Majestad el Rey y de la Monarquía Parlamentaria que representa. Yo también lo hago públicamente, abochornado por los injustos ataques hacia Don Juan Carlos, el primer demócrata de España. Y no me refiero a los que han quemado o queman sus fotos, o a esos de IU que certifican que Felipe no va a ser Rey o enarbolan la bandera de la inútil y antidemocrática Segunda República. Me refiero a los solapados, a los falsos demócratas, a los estirados de la política o de la religión que se creen el ombligo de España y que con sus invectivas están llenando de odio la convivencia entre los españoles, quienes en su inmen- oído críticas de ambas partes: unos se quejan porque no pueden negociar con sus clientes, porque el público abarrota sus stands; otros, la gran masa que viene como a la rapiña (en los que me incluyo) nos quejamos de que hay que echarle mucha jeta para pedir un simple trocito de chorizo y un vaso de vino (del que sea, aunque nos den Don Simón) Partiendo de la base que la entrada nos ha costado nuestros euros... ¿por qué tenemos que mendigar así? La organización advierte siempre que los stands no tienen la obligación de ofrecer su producto al público; vale, de acuerdo, pero ¿no habría otra fórmula para que no parezcamos miles de palomas deambulando a la caza de una mísera miga de pan? Desde mi modesta opinión, ofrezco dos alternativas muy simples: 1: Que se alternen los accesos a la feria. Días pares para los profesionales, días impares para el gran público. 2: Que todos los stands ofrezcan sus productos sin restricciones. Si es preciso, que se suba el precio de la entrada, para que cubran sus gastos, pero que queden dignamente con el consumidor. Entiendo que mi propuesta llega un poco tarde; a lo mejor para el año que viene... Rafa Zamora Sancho Correo electrónico Cariño y alzhéimer Soy cuidadora de mi madre, enferma de alzhéimer. Sin darte cuenta te conviertes en la madre de tu madre. Ahora la protección se la damos mi esposo y yo, pero con la pena de que, cuando eres madre, ves crecer a tus hijos y, en nuestra situación, vemos cómo se le va apagando la vida. Cada día depende más de ti. Te necesita para todo: para estar a su lado y para jugar con sus muñecas. No sabe nada de sí misma: su mirada está perdida y sus ganas de vivir se van acabando. Tiene miedo a la soledad, pero si le coges la mano se queda tranquila. Ella también da cariño: una mirada, o un leve apretón de su mano. Es mi recompensa a tantas horas de silencio. Tienes que enseñarle a comer, a caminar, a dar besos. Pero no le tienes que enseñar a reír: como los bebés, es feliz con sus muñecos y conmigo, que siempre estoy a su lado. Y ella, por su parte, siempre está y estará en mi corazón. Mercedes Busto Barcelona