Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5- -11- -2007 Unas nuevas Obras Completas de Azaña incluyen inéditos de su archivo personal 69 El faraón más misterioso La ola de fascinación que recorrió el mundo con el descubrimiento de la tumba de Tutankamón ha conseguido sobrevivir al tiempo gracias a los misterios que rodean a la momia. Además de la disputada causa de su muerte, el hecho que sin duda más ha contribuido a magnificar la fama de este faraón, cuyo breve reinado (9 años) tiene una importancia histórica moderada, es la leyenda de su maldición. La literatura y los medios de comunicación han alimentado durante años la dudosa historia de la existencia de un maleficio que se cierne sobre todo aquél que osa profanar su tumba. Los que apoyan esta teoría se basan en las misteriosas muertes que se produjeron tras la apertura de la tumba. Lord Carnarvon, el mecenas que patrocinó la excavación, murió cinco meses después del descubrimiento. Su perra Susie también estiró la pata en ese mismo momento, mientras que en El Cairo, un apagón dejaba a oscuras la ciudad. El hermano pequeño del lord murió cinco meses después, y se dice que una cobra se comió el canario de Howard Carter el mismo día que se abrió el sepulcro. De las 26 personas presentes en el descubrimiento, 6 murieron en la década siguiente. Desde ayer, los fans de Tutankamón tienen un misterio menos con el que fantasear. Zahi Hawass (con sombrero) en el momento de desvelar la momia del faraón, 85 años después de ser descubierta por Carter REUTERS Los pies de Tutankamón, que murió a los 19 años AFP momificación. Una nueva herida descubierta en la pierna apuntaba como la causante de la muerte. Ahora sabemos que Tutankamón falleció en un accidente, que pudo producirse por la caída de un carro o durante una batalla señaló ayer Hawass. Probablemente la herida se gangrenó rápidamente y el faraón murió de una infección. Este corte no se lo infligió Carter, sino que sabemos que se produjo antes del embalsamamiento porque hemos encontrado dentro de la herida resinas y natrón (un químico utilizado para la momificación) explicó a los periodistas Mustafa Wazery, director del Valle de los Reyes. La momia no se ha expuesto a los visitantes hasta hoy, pero una familia francesa consiguió ayer colarse entre los periodistas para convertirse en los primeros turistas que ven a Tutankamón cara a cara. Ya habíamos visto momias en el Museo Egipcio de El Cairo, pero es mucho más impactante contemplarla dentro de su tumba afirmó Michel Denis, que gracias a la picaresca (y a una propina) pudo entrar en el sepulcro. El pequeño rey, que mide 1,67 metros, ha sido envuelto en varias capas de lino, y sólo se pueden ver sus pies y su cabeza, que muestra unos dientes pronunciados y la ennegrecida piel propia de las momias. La primera vez que lo vi (en 2005) sentí que mi corazón temblaba señaló Hawass. Ahora pienso que me está dando las gracias por preservar su cuerpo para la eternidad Más información sobre Tutankamón: http: www. kingtut. org