Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 5 s 11 s 2007 ABC AL DÍA Luis Prados de la Plaza EN NOVIEMBRE P arece que noviembre ha empezado fuerte, con las intenciones claramente definidas, el viaje relámpago, junto al esplendor de los chirimbolos; la propuesta de fletar con un golpe de manivela otro paquete de cambios denombres en lascalles, porque Tierno Galván se quedó corto; el espacio del diseño, la cultura del diseño, la madre que parió el diseño... para montar el mayor espectáculo de torres negocios que se elevan por encima de la línea de flotación de la decencia; la declaración de no permitir que se corten ni se trasladen árboles de Prado- Recoletos, sin novedad, señora baronesa no se me encadene... Y la mudanza con todo (hasta con el santo y la limosna) desde laPlaza dela Villahasta Cibeles, no se sabe si, también, para llevarle la contraria al recorrido del sol desde la mañana hasta la noche, ¿será por dinero? Hay materia para dar y tomar, mientras la Comunidad de Madridproponeun inventario decaminos y servidumbres, que está por hacer a estas alturas del partido, al menos en lo que se refiere a las escrituras de documentos de bienes, el asiento de ellos hechos con orden y precisión. Delaescapadadelseñoralcalde a Barcelona, no con afán de aprender técnicas deobras públicas, precisamente, sí para besarle la mano a las pescaderas de los mercados y saludar a las estatuas vivientes (aunque sea vestido de indio, con sus plumas y todo) personal de Las Ramblas o del barrio chino, se desprende la confirmación de figurar en la parte alta de la lista para las elecciones del cuatrimestre próximo. Aquí nadie habla del año que viene, sino de las elecciones que vienen. Y teniendo en cuenta que Ruiz- Gallardón no se conforma con serunode loscuarentaprincipales sino que aspira a podium (estandocomo está en el entusiasmo olímpico desatado) su garbeo de signo nacional por Canaletas lo dice todo. O casi todo, si la ruleta de la suerte cumple con la precisión y el impulso a plazo largo, a plazo medio y ¡aquí te pillo! De momento, las pantallas de alta ocupación de espacios urbanos, que están bajo otras sospechas más graves aún de lo que suponetaparlos edificios con los diseños culturales (históricos o no) pueden esperar. Mucho más que al vecino que gusta de admirar la perspectiva de la estatua de Quevedo, un suponer, es el mismo Quevedo el queparece cabreado. Varias personas observaban ayer a Miguel, el organizador del primer Speaker s Corner de Madrid, dar su discurso El rincón de la polémica Madrid experimentó ayer por primera vez la versión castiza del Speaker s Corner londinense. Un centenar de personas participaron en la cita POR LETICIA TOSCANO FOTO CHEMA BARROSO MADRID. Un hombre solo, con su voz y un taburete como únicas herramientas, logró ayer captar la atención de más de un centenar de personas en la Plaza Mayor. Su objetivo era suscitar un debate abierto y plural entre los ciudadanos de a pie, en el que todo el mundo pudiera dar su opinión. La idea, importada del célebre Speaker s Corner del londinense parque Hyde Park, no reprodujo el sistema anglosajón- -en el que varias personas llevan discursos preparados de antemano y los exponen ante una multitud- pero sí logró despertar el interés de los curiosos que paseaban por la plaza y no dudaron en participar. Los temas tratados en esta primera edición del Speaker s Corner madrileño estuvieron muy pegados a la actualidad: la sentencia del 11- M, la Ley de la Memoria Histórica, el problema de la vivienda, las ayudas públicas... Todo un sinfín de materias polémicas que despertaron las discusiones más agrias entre los asistentes. Poco importaba que los contertulios fueran completos desconocidos. La capital rompió ayer durante unas horas las barreras de comunicación entre distintas generaciones e ideologías ante la perplejidad de los que acudieron a la Plaza Mayor con el deseo de pasear. Aunque los curiosos fueron muchos, no todos se atrevieron a dar un paso al frente y exponer sus ideas. Los comentarios de las personas anónimas suscitaban murmullos entre la multitud y provocaban interesantes debates paralelos, a pequeña escala, entre los menos arriesgados. La iniciativa, propuesta por Miguel, un físico que hace poco más de un mes creó una página web denominada La fábrica de palabras despertó muchas reacciones. Algunos se acercaban al grupo y huían al descubrir el cariz político de las conversaciones y otros se incorporaban con naturalidad a las discusiones. Siempre es bueno opinar, cuanto más se hable, mejor comentaba Laura, una oyente que no se atrevió a participar. Guiomar, una de las más activas en el debate, calificó la iniciativa como positiva aunque lamentó que, como siempre, haya gente que no respete ni escuche a los demás y se ponga un poco agresiva Otros criticaban el contenido: Mucha demagogia y nada interesante sentenciaba Antonio. En teoría, los ponentes debían subirse a un taburete para proyectar mejor su voz, pero sólo Miguel, el organizador, se atrevió a hacerlo. Sin embargo, estar a ras de suelo no impidió a personas como Khan Mahomed Ali defender su postura con pasión ante las críticas del grupo. Él, como otros muchos, está interesado en la iniciativa y no descarta participar en la próxima cita, que será el 18 de noviembre en la Plaza Mayor. El objetivo final es que la experiencia se instaure semanalmente en la plaza y se convierta en una propuesta cultural más de la capital.