Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 5- -11- -2007 Un colegio público y una piscina ocupan parte de la Cañada Real a su paso por Rivas 43 La historia El Palacio de Comunicaciones, sede de Correos y Telégrafos, es el máximo exponente de la arquitectura monumentalista de principios del siglo pasado. Fue proyectado por el arquitecto Antonio Palacios en colaboración con Julián Otamendi. Comienza su construcción en 1904 y las obras se prolongarían durante 13 años, hasta 1917. Alcanzó un coste de 10.311.860 ptas. de las de entonces. Sección longitudinal Cuatro plantas para una misma torre El ascensor panorámico de la torre y sus escaleras habilitan los niveles por donde pasan con pequeñas exposiciones explicativas (plantas 8, 9 y 10) culminando en la planta 11 con un mirador a la ciudad Planta 11 Planta 10 Planta 9 Planta 8 Planta 7 Planta 6 Cafetería- comedor con una terraza y mesas en el verano. Accesos a una entreplanta superior de intercambio de ascensores Exposición permanente Madrid XX- XXI Concejalía de Las Artes La planta 7, base de la torre, albergará un espacio expositivo para el Madrid del siglo XX- XXI Planta 5 Cubierta acristalada Planta 4 Zona pública y exposiciones Sala de reuniones y despachos de Alcaldía Espacio expositivos y zona administrativa Espacio de acogida e información Patio Planta 3 Planta 2 Planta 1 Salas conferencias y audiovisuales Aparcamiento ABC PEDRO SÁNCHEZ EDUARDO REVALDERÍA remodelación en marcha es obra del equipo de Francisco Rodríguez Partearroyo. Tras ella, además del espacio dedicado a funciones administrativas, una gran parte de la edificación- -en torno al 60 por ciento- -se abrirá al público y será utilizada para actividades culturales, exposiciones, o simplemente como mirador privilegiado sobre la ciudad. Incluso está prevista una cafetería en una de las azoteas de las plantas altas. En el patio del interior del Palacio- -el que ocupa el pasaje de Ruiz de Alarcón- -nacerá un espacio diáfano de 2.600 metros cuadrados, cubierto con una bóveda acristalada que permitirá su uso durante todo el año. Será el Salón de Villa La rehabilitación del Palacio también permitirá recuperar una de las piezas más bellas del edificio: el salón de actos. En cuanto a las zonas administrativas, se ha optado por maderas claras, paredes traslúcidas y espacios abiertos con mucha luz natural. La nueva sede municipal también va a contar con su propio salón de plenos, que está en la zona en que continúan los trabajos. De hecho, se construirá sobre lo que se llamaba sala de batallas -donde los funcionarios de Correos recogían la correspondencia llegada desde toda España y la sometían a una primera clasificación- El traslado del Ayuntamiento a la plaza de Cibeles no ha estado libre de polémica. Desde que se anunció, en el mes de diciembre de 2002 y con José María Álvarez del Manzano como alcalde de la Villa, las opiniones sobre esta mudanza han sido variopintas. En el caso del PSOE: en 2003, la entonces candidata a la Alcaldía, Trinidad Jiménez, se adelantó a su opositor del PP, Alberto Ruiz- Gallardón: en un acto preelectoral celebrado el sábado 25 de enero de aquel año, Jiménez aprovechó para proponer el traslado del Ayuntamiento al Palacio de Correos, para que este edificio siga siendo un lugar abierto a los ciudadanos El director de campaña del alcalde, Manuel Cobo, tachó a la líder socialista de irresponsable porque, dijo, sus declaraciones ponían en riesgo las complejas negociaciones que se llevaban adelante para cerrar el acuerdo que permitiría ese traslado. Sin embargo, el actual portavoz del PSOE municipal, David Lucas, criticaba recientemente que el alcalde prefiere gastar 307 millones de euros en una obra que no le ha pedido nadie antes que atender las necesidades de los madrileños La plaza de la Villa cambia sus ocupantes, tras trescientos años como escenario de la vida municipal Más de 300 años atrás, el Ayuntamiento de Madrid tuvo su primera sede oficial en la Casa de la Villa. Hasta ese momento, las reuniones de los miembros del concejo se realizaban en la iglesia de San Salvador o en casas privadas de las grandes familias madrileñas. Lo que nació como proyecto de cárcel de Villa fue luego Ayuntamiento, tras unas obras que duraron 56 años. Desde entonces, ha llovido mucho, y ha pasado de todo por la plaza de la Villa: tuvo circulación rodada alrededor, luego se hizo peatonal, y finalmente se ajardinó en parte. La Casa de la Villa se quedó pequeña y, a comienzos del siglo XX, se unió mediante una galería a la Casa de Cisneros, donde hasta ahora ha estado el despacho del alcalde. Hasta obuses cayeron, durante la Guerra Civil, sobre su Patio de Cristales, techado con una bella vidriera del francés Maumejean. La Casa de la Villa, pese al traslado del alcalde y sus principales colaboradores, continuará vinculada a labores administrativas y ocupada por funcionarios municipales. Y los plenos seguirán desarrollándose en ella, al menos hasta que esté terminado el nuevo salón que se construye en el Palacio de Correos. Eso sí, está previsto que antes la Casa de la Villa y su entorno sufran también una importante transformación: dentro de la protección que rodea al conjunto- -declarado bien de interés cultural- el gobierno municipal pretende modernizar sus instalaciones e incluso hacer desaparecer el suelo del Patio de Cristales, dejándolo, como en origen, como un patio interior.